A tu jardín le toca junio 

Por Leroy Merlin

Con la llegada del verano tu jardín necesita que prestes especial cuidado al riego, para evitar que el césped amarillee y las plantas se sequen con el calor. Además de riego frecuente, también necesita que lo protejas de las altas temperaturas.

Las plantas comienzan a resentirse en junio con las altas temperaturas propias del comienzo de la estación estival. El riego empezará a ser diario pero sin exponer tus plantas a posibles encharcamientos que harían caer enfermos tus ejemplares y también tendrás que potenciar el abonado. ¡Aprovecha el buen tiempo para sacarle todo el jugo a tu jardín!

Consejos para un riego perfecto en verano

El mejor momento para regar es a primera hora de la mañana o por la noche para evitar la evaporación y no derrochar ni una gota de agua, no quemar las plantas y favorecerás que la planta aproveche el agua al máximo.

La frecuencia de riego depende del tipo de planta:

  • Los árboles necesitarán ser regados, al menos, una vez por semana.
  • En el caso de las plantas de interior, procura que la tierra nunca esté seca del todo. En concreto, las plantas florales, sobre todo si se encuentran en macetas, necesitan riego en dosis moderadas prácticamente a diario. Si la temperatura ambiente supera los 25º será necesario que pulverices agua también en las hojas y el follaje, porque el ambiente estará demasiado reseco. En cambio, si tienes un huerto, evita siempre que el agua caiga sobre las hojas y los frutos.
  • En las plantas de exterior con flores es conveniente que riegues a diario en pequeñas cantidades y evitando que se formen charcos, el riego excesivo ahogará tus plantas.
  • Si tienes césped, debes regarlo diariamente para que mantenga la humedad y no se seque con el sol del verano.

Si te vas de vacaciones puedes aprovechar las ventajas de los sistemas de riego automático.

A tu jardín le toca en junio

Riega tus macetas con goteo

El verano y sus altísimas temperaturas obligan a extremar las necesidades de agua de las plantas. Por eso, una buena opción es instalar sistemas de riego por goteo en tus macetas para que no sufran durante las vacaciones y se conserven perfectas todo el verano. Este método es el más recomendable para tus plantas ya que es menos vulnerable a la evaporación.

Elige un programador que se adapte a tus necesidades y revisa las medidas de la salida del grifo para saber qué entrada necesitas (los programadores suelen incluir una salida de 3/4 y 1 pulgada).

Haz un pequeño plano de la terraza con el punto de agua como inicio del sistema para calcular los metros de tubería, goteros y piezas que vas a necesitar. Calcula un gotero por cada maceta y uno cada 20 cm en las jardineras.

Partiendo del programador, monta la tubería y asigna tantos goteros y accesorios como necesites para llegar a todas las macetas. Puedes usar un kit de riego (para un número concreto de macetas) y complementar con más tubería y más goteros. Al hacer estas ampliaciones, ten en cuenta las piezas extra que puedes necesitar, como codos, tapones, tes, etc.

Asegúrate de programar el sistema con riegos cortos y espaciados, preferentemente, en las horas menos calurosas del día.

A tu jardín le toca en junio

Elige el mejor abono

Los abonos son sustancias orgánicas que nutren el suelo para alimentar las plantas. Su aplicación es absolutamente necesaria que el crecimiento de las plantas no se estanque, no estén desnutridas ni pierdan vigor sus hojas y tallos. Si abonas con frecuencia tus plantas florecerán antes.

Por su parte, los fertilizantes desempeñan la misma función pero con la salvedad de que son productos químicos artificiales. De su importancia radica que sea esencial la elección adecuada del mejor abono.

  • Abonos orgánicos de liberación lenta. También se puede aplicar humus de lombriz, mantillo o compost, que aportan nutrientes poco a poco, al tiempo que mejoran las condiciones fisicoquímicas del sustrato. Además, tienen la ventaja de que, en exceso, no resultan perjudiciales para la planta.
  • Fertilizantes de huerta. Están formulados para favorecer una fructificación abundante e intensificar el sabor de los frutos y verduras. Muchos de ellos llevan una etiqueta que garantiza su compatibilidad con la agricultura ecológica. Aplícalos en la dosis que indica el envase.
  • Fertilizantes granulados. Se esparcen directamente sobre la superficie de la tierra de cultivo o se entrecavan ligeramente con la ayuda de una azadilla, regando a continuación. Las hay de liberación lenta o rápida que actúan entre cuatro y seis semanas.
  • Fertilizantes líquidos. Se diluyen en el agua de riego en la dosis recomendada. Suelen ser de efecto rápido.

En líneas generales, debes saber que en los envases de los fertilizantes aparecen las iniciales NPK, que informan de los porcentajes de macronutientes presentes en el producto. Así, por ejemplo, NPK 6-4-6 quiere decir que contiene un 6% de nitrógeno (N), un 4% de fósforo (P) y un 6% de potasio (K).

Por ejemplo, a las plantas florales que tengas en macetas les tienes que proporcionar un abono suave cada 10 o 15 días, para garantizar que tengan el vigor necesario para resistir enfermedades y plagas.

A tu jardín le toca en junio

¿Qué cuidados debes hacer al césped?

Mantén el césped siempre perfecto con la ayuda de un cortacésped, escarificador, abono y rastrillo y con un poco de abono y semillas específicos para césped. Para proteger tu césped, empieza el verano cortándolo una vez a la semana o cada 10 días en junio.

En primer lugar, no descuides el riego. Al regar hay que tener en cuenta el tipo de hierba, las características del suelo, el clima y la relación entre evaporación y transpiración en cada época. Desde junio hasta agosto has de regar todos los días, pero controla la cantidad porque el exceso de riego puede resultar tan perjudicial como su falta.

En segundo lugar, siégalo con la frecuencia necesaria. La siega es clave para conseguir un césped uniforme y tupido, la frecuencia (igual que el riego) están condicionadas por el tipo de césped, el uso, clima, orientación, frecuencia de riego… Además, cada césped requiere una determinada altura de corte, teniendo en cuenta que en épocas de calor o frío intenso conviene no hacer un corte demasiado bajo. Se aconseja cortar una vez por semana de junio a agosto. No obstante, antes de irte de vacaciones corta el césped pero no lo dejes demasiado corto para protegerlo del calor y del sol.

En este mes no abones el césped ya que el calor extremo y el invierno resultan perjudiciales para esta labor.

En tercer lugar, es el momento de escarificar. Con el paso del tiempo, en la base del césped se forma un fieltro de raíces y hojas muertas que cubre la tierra impidiendo el paso del agua y los nutrientes hacia las raíces. Usa un escarificador para rasgarlo y eliminarlo.

Por último, airea los suelos compactados. El sustrato tiende a compactarse con el tiempo y el pisoteo, dificultando la oxigenación, la expansión de las raíces y la labor de los microorganismos beneficiosos. Para revertir esta situación es necesario airear la tierra cada cierto tiempo con agujeros a 5-10 cm de profundidad con una aireador manual o mecánico.

A tu jardín le toca en junio

Prepara mini huertos en camas de cultivo

Con unas pequeñas herramientas de jardín y con espacio para huerto de suelo, sustrato, tutores y plantones puedes preparar tu huerto. Para ahorrarte el trabajo de labrar la tierra, puedes recurrir a las camas de cultivo, cercos sin fondo, o un cuadrado de traviesas que apoyen directamente en el suelo y se rellenan de sustrato. Puedes colocar tantas como quieras y asignar a cada una un cultivo. Así conseguirás, además de un huerto, un espacio ordenado y decorativo. El proceso está al alcance de todo amante de la jardinería:

  • Retira la capa vegetal y las piedras y raíces gruesas del lugar donde situarás la cama de cultivo. Cubre la superficie con una malla antihierbas.
  • Sitúa la cama de cultivo sobre la malla y rellénala con sustrato universal o específico para huerto. Estos sustratos incluyen abono orgánico, así que no necesitarás aportar mantillo. Deja dos dedos entre la superficie del sustrato y el borde del cerco.
  • Alisa la campa de sustrato con el rastrillo y delimita las zonas de cultivo. Puedes sembrar semillas o plantar los plantones inmediatamente si ya no hay riesgo de heladas.
  • Entutora los plantones según su necesidad para que, cuando crezcan y tengan frutos, puedan atarse a los mismos y evitar que las plantas se rompan.
  • Riega generosamente para que los plantones o las semillas asienten bien en el sustrato.
A tu jardín le toca en junio

¿Qué especies puedes plantar o recolectar en junio?

Ya en el inicio de verano es recomendable que optes por los plantones, ya que si siembras desde cero haciendo calor, correrás el riesgo de que tus plantas no se desarrollen. 

Abona las plantas en maceta, tiestos y jardineras. Remueve la tierra de la superficie y espolvorea con compost, estiércol o humus.

Para disfrutar del sabor de tus propias cosechas debes conocer el calendario de siembra y recolección de las frutas y verduras de temporada que corresponde al mes de junio. Algunas propuestas son acelga, ajo, apio, calabacín, cebolla, guisante, judías verdes, lechuga, patata, pepino, pimiento, tomate o zanahoria.

Acolcha el terreno para la siembra

Debes cubrir el terreno para evitar que tus árboles y arbustos puedan secarse. Cubre la base con una capa de mantillo o compost. También puedes utilizar acolchado de entre 5 y 15 cm de espesor de restos orgánicos (como corteza de pino), inorgánicos (como gravilla, marmolina, tierra volcánica…) o con plástico para mantener la humedad y evitar que crezcan las malas hierbas. Debes tener cuidado y no tapar el cuello de la planta, ya que esto podría propiciar la aparición de hongos debido a la humedad concentrada.

¿Conoces los beneficios del acolchado?

  • Reduce la pérdida de humedad por evaporación. Así regarás menos y ahorrarás agua.
  • Regula la temperatura y protege a las raíces del calor.
  • Evita que el sol erosione el suelo del jardín.
  • Impide que crezcan malas hierbas y plantas no deseadas.
  • Enriquece el suelo a medida que se descompone.
  • Cumple una función estética, embelleciendo el jardín.
A tu jardín le toca en junio

Protege tus plantas de enfermedades y plagas

El jardín necesita mayor protección contra las plagas veraniegas, ya que las altas temperaturas favorecen la proliferación de, entre otras, la mosca blanca, la cochinilla o la araña roja. Además, debes atajar la polilla del geranio que, a simple vista, parece una inofensiva mariposa pero es el máximo enemigo de los geranios porque hace que la savia no llegue ni a las hojas ni a las flores y el geranio muestre un mal aspecto y las flores marchitas.

Cuanto más calor más controladas debes tener a las avispas y las hormigas con productos específicos. Los ácaros como la araña roja atacan durante todo el año a las plantas de interior. En verano, son peligrosas para las trepadoras, las tropicales, las arbustivas, los frutales y las hortalizas. Esto se debe a que el ambiente seco y cálido propicia su aparición. Sobre todo se concentran en el reverso de las hojas y las pican para succionar los nutrientes. Puedes prevenir su aparición manteniendo húmeda la tierra y vaporizando agua con cierta frecuencia en las hojas de tus plantas. También proporcionando la cantidad de abono adecuada en la tierra para fortalecer a la planta. Si ya han aparecido, puedes combatirla con un insecticida-acaricida.

Las cochinillas pueden aparecer durante todo el año, pero en verano esta plaga puede ser más agresiva favorecida por las temperaturas altas. Se trata de una plaga que ataca a plantas arbustivas, frutales, palmeras, hortalizas, olivos, higueras, laurel, etc. La mejor forma de prevenir su aparición es mejorar la calidad del suelo mediante un correcto abonado y adecuar el riego a las necesidades de tus plantas.

El gusano ataca, sobre todo, a plantas de flor tanto interiores como exteriores, trepadoras, coníferas y frutales. Para prevenir su aparición es importante mantener el suelo bien fertilizado con los nutrientes necesarios y adecuar el riego a cada planta. Si ya han aparecido tendrás que aplicar un insecticida sobre las larvas y orugas más jóvenes. Puedes favorecer que las aves insectívoras se acerquen a tu jardín porque se alimentan de estos gusanos y controlarán su proliferación.

La mosca blanca se reproduce en verano con mucha más frecuencia y en épocas de sequía su proliferación es mayor; de hecho, su desarrollo lo propician el calor y el ambiente seco. Es importante, no solo el riego y el abonado, sino también el control de las malas hierbas que crecen alrededor de tus plantas, ya que son un refugio para la mosca blanca. Si ya ha aparecido, debes aplicar un insecticida polivalente o específico para acabar con ella.

A tu jardín le toca en junio

 ¿Cuáles son las plantas más características de este mes?

En junio el limonero y la begonia destacan por encima de todas las plantas. También sobresalen, las dalias, adelfas, claveles, surfinias y puedes recurrir a rejuvenecer flores típicas de meses pasados como las hortensias, orquídeas, bougainvillea o petunias.

Además, es el último mes que puedes aprovechar para trasplantar plantas con cepellón o en maceta, pero recuerda que debes regar siempre copiosamente después de la plantación. Procura hacerlo en días en los que no haga mucho calor. Si ya han subido mucho las temperaturas es mejor que esperes al otoño para plantar.

A tu jardín le toca en junio

Labores de poda de setos y arbustos

El verano es una buena época para eliminar las ramas secas y las flores marchitas de los arbustos que hayan florecido en primavera, ya que la poda en verano tiene la ventaja de que los cortes cicatrizan más rápido.

Recorta los setos y arbustos (incluidas las plantas trepadoras) para darles forma, mantenlos cuidados y bonitos. Si tienes árboles frutales, es importante que retires los frutos que se vayan estropeando o los sobrantes. De esta forma, favorecerás que los que crezcan sanos, lo hagan con mayor calidad. En el caso de las trepadoras conviene, también, que revises las sujeciones. Junio es perfecto para podar los tallos ya florecidos de hortensias y rosales para que crezcan brotes nuevos y más fuertes.

¡Recuerda! Siempre que realices tareas de poda retira los restos para evitar que alberguen parásitos que pueden desembocar en plagas y enfermedades.

A tu jardín le toca en junio

Otras tareas de mantenimiento

En líneas generales, con la llegada del verano debes realizar unas sencillas tareas de cuidados básicos del jardín que pasan por las siguientes labores:

  • Limpia de malas hierbas el jardín: escarda las zonas exteriores. En junio, cuando el verano todavía no es muy intenso, es importante que elimines por completo todas las malas hierbas que almacenan tus plantas ya que pueden dejarlas sin nutrientes y las ramas muertas para que la floración y desarrollo sean más intensos.
  • Airea el suelo: cava ligeramente para oxigenar la tierra.
  • Siembra en semilleros y prepáralos para el final del verano.
  • Protege tus cultivos de las aves. A veces los pájaros vuelan por la zona y se acercan para comer o picar las hojas, flores, los frutos o escarbar la tierra. Puedes usar redes o mallas, ahuyentadores tradicionales o electrónicos para evitar daños en el huerto.
  • Protege tus muebles de madera: recupera el aspecto original de tu madera de exterior con tratamientos específicos como aceites y protectores para alargar la vida del mobiliario.
A tu jardín le toca en junio