Aprende a combatir el fusarium

Por Leroy Merlin

Esta enfermedad está causada por unos hongos que provocan la debilidad y marchitación de la planta, tanto cuando es una semilla hasta cuando se convierte en una planta adulta. Afecta a las raíces, que se tornan oscuras, y va subiendo por el tallo. Una serie de medidas previas es fundamental para evitar su aparición y mantener en perfecto estado tu jardín o terraza.

Plantas a las que ataca:

  • Todas las plantas pueden padecer ataques de este grupo de hongos.
  • Son hongos que requieren de ambientes con drenaje y aireación deficientes, o riegos abundantes; atacan generalmente a ejemplares debilitados o con claros síntomas de estrés.

Sintomatología y daños

  • Enfermedad causada por hongos que provocan debilidad, marchitamiento y muerte de semillas (antes/después de germinar), plántulas, planta joven y planta adulta.
  • Atacan a las raíces, que toman colores oscuros, con olor típico por la pudrición de los tejidos; luego avanza por el cuello de la planta, que adelgaza, se dobla y al final muere.
  • Aparecen manchas húmedas, pequeñas, de color verde pálido a marrón en hojas, que se secan y toman textura de papel; también pueden afectar a brotes y tallos, que se secan y toman colores oscuros, con manchas oscuras debajo de la corteza, y pueden producir exudaciones oscuras.
  • Se propaga con rapidez y acaba con la planta; pueden dañar a gran cantidad de plantas a la vez.

Medidas preventivas

  • Utilizar plantas libres de infecciones o tolerantes a la enfermedad y a ambientes húmedos.
  • Cambiar la ubicación de las plantas afectadas por lugares más soleados y ventilados.
  • Reducir la frecuencia de riego y favorecer el drenaje del suelo; adecuar el riego a las necesidades propias de la planta, así como al tipo de suelo, plantación y ubicación de la misma.
  • Recoger y eliminar el material infectado del parterre (hojas, ramas, tallos, raíces).
  • Desinfectar las herramientas de jardinería de manera frecuente, con una solución de lejía.
  • Para facilitar la recuperación de la planta afectada pueden realizarse los típicos abonados líquidos o granulados sólidos aplicados a suelo o a planta si el abono tiene capacidad sistémica.
  • Realizar aplicaciones a suelo o planta mediante el uso de fosfitos de aluminio.

Medidas curativas

  • Eliminar y destruir las partes o bien toda la planta entera que se encuentra afectada.
  • Curar una planta infectada es muy complicado, por lo que es mucho mejor la prevención.
  • Delante de ataques importantes y periódicos, realizar aplicaciones con productos fungicidas específicos para las pudriciones de raíces, especialmente de contacto o sistémicos, como el Alexin.