¿Cómo hacer un injerto fácilmente?

Por Leroy Merlin

Es un trabajo muy habitual en jardinería. Te mostramos cómo hacer un injerto para unir, en un único ejemplar, dos plantas compatibles y sacar partido a las ventajas que aporta cada una de ellas.

Las especies vegetales injertadas mejoran en vigor, capacidad de adaptación y resistencia a determinadas enfermedades, cualidades ornamentales y productivas, etc. Así se realiza esta técnica.

Aprende a hacer injertos
¿Qué vamos a hacer?

Te lo contamos paso a paso

Paso 1

Elige el patrón adecuado para hacer un injerto exitoso

Necesitarás:

  • Una yema o fragmento de una rama de la planta, que se quiere reproducir y que determinará el tipo de injerto.
  • Un patrón o portainjertos ya desarrollado, compatible con la especie o variedad que se desea reproducir, para que sea factible la conexión vascular de los tejidos y la circulación de la savia.

Entre las leñosas, la compatibilidad solo se da entre plantas de distintas especies, pero pertenecientes al mismo género, con pocas excepciones.

Aprende a hacer injertos

Para seleccionar el patrón hay que tener en cuenta, además, el vigor, que puede ser bajo, como en los patrones enanizantes de algunos frutales; medio o grande; la adaptación a las características del suelo -seco, húmedo, calizo, ácido, arcilloso, pedregoso, profundo, pesado-; la resistencia a las enfermedades del suelo; y la fructificación: lenta, media, rápida, precoz. Lo ideal es que el patrón esté ya establecido en la zona del jardín prevista para la nueva planta, para evitarle, una vez injertado, el estrés de un trasplante. Ten en cuenta que el pie sufre una mutilación importante.

Paso 2

Cómo realizar un injerto de yema en T o escudete

Con este tipo de injerto puedes conseguir que un solo árbol dé frutos de distintas variedades. Para ello tienes que buscar un patrón ramificado de un grosor mínimo de 5 cm de diámetro y máximo de 25 cm, y hacer en cada rama un injerto de una variedad diferente.

Es el injerto más utilizado para los frutales de hueso y pepitas, cítricos y rosales, y el más recomendable, ya que resulta menos traumático para la planta que ejerce de patrón. La mejor época para llevar a cabo este tipo de injertos es desde la primavera al otoño, según la especie.

Paso 2.1 Riega generosamente el patrón el día anterior a la operación.

Paso 2.2 Escoge el lugar adecuado del patrón para hacer el injerto, en los rosales suele ser muy cerca del suelo, y con un cuchillo especial o una navaja haz un corte vertical de 2-3 cm y por arriba uno horizontal de 0,5-1 cm formando una T.

Paso 2.3 En la variedad para injertar escoge una yema bien formada y turgente y practica un corte a 1 cm por arriba en horizontal. Desde los extremos del corte traza dos cortes oblicuos hacia abajo para conformar el escudete. Separa la punta inferior con la ayuda de la navaja y tira hacia arriba con los dedos para despegar la yema; si tiene una hoja por debajo, mucho mejor porque el pecíolo servirá para manipularla con mayor facilidad. Es importante que el escudete comprenda corteza y cambium, que es el tejido situado entre la corteza y la madera con poder de crecimiento que tienen todas las plantas; si te llevaras algo de madera tendrías que eliminarla. Mantén la yema humectada.

Aprende a hacer injertos

Paso 2.4 Separa la corteza cortada en forma de T del patrón en dos solapas y calza en ese espacio el escudete. Es clave que el cambium del pie y el del escudete estén en contacto para que prenda el injerto. Intenta que el corte horizontal de la T coincida con la parte superior del escudete.

Aprende a hacer injertos

Paso 2.5 Utiliza cinta adhesiva especial para injertos o rafia para atar firmemente el escudete al patrón por arriba y por abajo, dejando al aire la yema y el pecíolo si lo tuviera. Quita estas ataduras cuando veas que la yema está más hinchada, señal de que el injerto ha prendido, es decir, que la soldadura se ha producido. Esto puede ocurrir al cabo de 2-3 semanas en los injertos que se hacen en primavera, y unos cuantos meses si es en otoño.

Aprende a hacer injertos

Paso 2.6. Cuando el brote surgido de la yema haya alcanzado unos 8 o 10 cm o a comienzos de la primavera siguiente, poda el patrón cerca del punto del injerto.

Paso 3

Así se hace un injerto de lengüeta

Es una de las técnicas de injerto más sencillas. Se utilizan patrones de pequeño diámetro, entre 1-3 cm, y púas o estaquillas del mismo o grosor o un poco menor obtenidas en invierno y mantenidas en latencia al fresco hasta el momento de realizar el injerto. En los frutales de pepita, como perales o manzanos, se lleva a cabo a comienzos de la primavera; en los de hueso, al final del verano. Por lo general, se efectúan sobre el tronco principal y no sobre una rama.

Si el patrón tiene un diámetro grande podrás injertar dos estaquillas en él, y por lo tanto conseguir un ejemplar con dos ramas. El procedimiento es el mismo que en el de lengüeta, que te explicamos a continuación.

Paso 3.1. A lo largo del año previo al injerto conviene despojar el tronco del pie de los brotes laterales.

Paso 3.2. Obtén las púas que quieres injertar en la época de reposo invernal. Elige una rama de madera del año, recta y bien formada, de un árbol que ya sea productivo y esté libre de enfermedades y plagas. Deben tener unos 25 cm de largo y, al menos, 1 cm de diámetro, y un buen número de nudos. Córtalas a unos 4-5 cm por debajo de un nudo.

Aprende a hacer injertos

Paso 3.3. Una vez obtenidas las estaquillas debes conservarlas en un lugar fresco, húmedo y oscuro hasta el momento de realizar el injerto. La conservación se puede hacer enterrando las púas en una zanja de arena contra una pared del jardín orientada al norte, o guardándolas dentro del cajón de hortalizas de la nevera envueltas en turba de Sphagnum húmeda y una bolsa o contenedor de plástico oscuro herméticamente cerrada. Es muy importante que no se resequen.

Paso 3.4. Riega generosamente el patrón el día anterior al injerto.

Paso 3.5. Haz un corte horizontal en el patrón a la altura deseada, a 25-50 cm del suelo y, a continuación, dos cortes oblicuos hacia abajo formando una cuña con un ángulo de 45°.

Paso 3.6. Elige la púa que tenga mejor aspecto y haz dos cortes oblicuos en el extremo inferior para conseguir una lengüeta de 45° que pueda encajar perfectamente en la cala del patrón.

Aprende a hacer injertos

Paso 3.7. Encaja la púa en el patrón de modo que contacten los cambiums.

Paso 3.8. Ata fuertemente la unión con cinta aislante para injertos y cúbrela con cera o mástic, así como todos los cortes que haya en el patrón y la púa.

Aprende a hacer injertos

Paso 3.9. Protege la planta injertada de las heladas y del excesivo calor en verano, y riégala de forma regular.

Paso 3.10. Elimina de forma habitual todos los brotes que surjan por debajo del punto del injerto.

Paso 3.11. Cuando compruebes que la operación ha funcionado y veas que en los nudos empiezan a verse yemas, retira la cera y la cinta. Según la especie, tardará más o menos tiempo en prender.

Materiales y herramientas

  • Cinta adhesiva transparente especial para injertos
  • Rafias
  • Cera o mástic para injertos
  • Tutor
  • Cuchillo especial para injertos o navaja
  • Tijeras de poda o navaja