Áridos decorativos: cómo crear un pequeño jardín japonés

Por Leroy Merlin

La piedra decorativa te permite crear zonas de bajo mantenimiento en el jardín al tiempo que lo decoras.

Las gravas y piedras para jardín son una solución muy vistosa para decorar el espacio exterior y delimitar ambientes. Además de la función estética, los áridos protegen la tierra de los cambios bruscos de temperatura y conservan la humedad del suelo.

Por su diversidad de colores, texturas y tamaños, la piedra decorativa ofrece grandes posibilidades. Junto con la corteza de pino permite crear jardines cómodos de mantener y respetuosos con el medio ambiente.

Áridos decorativos crea un jardín japonés

La instalación es muy sencilla. Se pueden colocar sobre superficies soladas o terrenos perfectamente planos. Si hay desniveles se deben establecer terrazas planas de retención a distintas alturas. Sirven para extensiones grandes, senderos, zonas de sombra, rincones y borduras. Son parte esencial de los xerojardines (jardines de bajo consumo de agua) y secos de tipo japonés.

Áridos decorativos crea un jardín japonés

Entre sus ventajas, destacan que se pueden pisar, no necesitan riego, evitan las malas hierbas e impiden la erosión.