Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica 

Por Leroy Merlin

La cerámica es un material ideal para revestir tus paredes y suelos, pero a la hora de elegir puede que nos surjan dudas, por eso, te descubrimos las claves que tienes que saber para hacer la mejor elección. Desde los formatos y acabados, para que tipo de estancias y hasta todas sus posibilidades decorativas.

Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica

1. Define tu proyecto con cerámica 

Lo primero que debes pensar es si vas a cambiar solo el suelo, la pared o ambos. En Leroy Merlin podrás ver claramente diferenciados los pavimentos para suelos y los revestimientos para paredes. En la zona de revestimientos, además, te proponemos en cada serie los suelos coordinados con el azulejo de la pared para que puedas decorar y combinar más fácilmente tu estancia. Ten en cuenta que todos los suelos pueden instalarse en la pared, sin embargo, no todos los azulejos de pared sirven para el suelo. 

2. ¿Qué uso vas a dar a la cerámica? 

Dependiendo en qué zona de tu casa y el tipo de estancia donde quieres instalar la cerámica,      deberás elegir un tipo de material, es decir, con el acabado adecuado, formatos y resistencia según el uso. Esto son los puntos clave que tienes que saber a la hora de elegir tu cerámica.                                    

Para interior: puedes optar por el porcelánico o la pasta roja. Aunque en estancias donde puedan caer objetos, como cocinas, baños o habitaciones infantiles, es preferible colocar un suelo porcelánico, por su mayor resistencia a los golpes. Para diferenciar si es porcelánico o pasta roja, mira la parte trasera del soporte. Si es blanco, es porcelánico; si es rojo, es pasta roja.

Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica

Para exterior: te recomendamos siempre un soporte porcelánico por su gran resistencia a las heladas y a los cambios bruscos de temperatura. Además es el más resistente al rayado, al tránsito y a los golpes.   

Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica

Antideslizantes o normales: es una característica muy importante para elegir tus suelos cerámicos. Hay varios tipos de antideslizantes: tipo 1: moderado – normal, tipo 2: medio y tipo 3: alto.

Resistencia al desgaste: es otra cualidad en la que debes fijarte. Se expresa con el índice PEI, que mide la resistencia al desgaste o abrasión. Cuanto más alto es el PEI, mayor resistencia tiene la cerámica. Es importante tener en cuenta este dato, principalmente en lugares de mucho tránsito, como pasillos o habitaciones infantiles.

Formato y tamaño: de las baldosas y de la estancia donde las vamos a utilizar. No es lo mismo decorar con cerámica un espacio amplio que uno pequeño o cubrir paredes en estancias de techos muy altos que en habitaciones de techos bajos. En suelos cuanto mayor sea la pieza, menos juntas habrá y mayor sensación de continuidad tendrá la superficie.

3. Elige el acabado y el diseño de tu cerámica 

En Leroy Merlin puedes encontrar varios tipos de acabados y de posibilidades decorativas: desde piedras, mármoles y texturados, maderas, hasta blancos, barros y empedrados. Y siempre con una solución decorativa para coordinar la pared con el suelo.

Imitación madera: la cerámica de aspecto madera es muy natural. Proporciona confort y calidez, con la resistencia a la humedad y la facilidad de limpieza propia de la cerámica. Es ideal para todas las estancias de la casa.

Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica

Piedra: en material natural, ideal para todo tipo de estancias y estilos. Las posibilidades de combinación son infinitas por su neutralidad  encaja perfectamente con otros acabados.

Mármol texturado: para estilos vanguardistas y avanzados. Diseño sutil para dar un aspecto delicado, relajante y sensación de bienestar.

Mármol clásico: los mármoles y travertinos clásicos en tonos cálidos, naturales y luminosos encajan a la perfección en estilos que persiguen un aire elegante y exclusivo.

Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica

Granito esmaltado: en diferentes acabados cromáticos con el que crear ambientes elegantes de superficies únicas y uniformes.

En color: tienes una gran variedad para escoger el tono que tú quieras dentro de una paleta de colores, esta abarca desde los tradicionales hasta los vibrantes y novedosos, que aportan interesantes contrastes decorativos.

Gresite: natural o su imitación, con sus mosaicos de gran variedad de colores, ofrece multitud de posibilidades decorativas en todo tipo de soportes como platos de ducha, entrepaños de cocina y piscinas.

Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica

Barro: para un estilo rústico, se puede combinar con cenefas tradicionales.

Textil: estilo exclusivo y diferenciador que destaca por su textura.

Blanco: sencillos y prácticos son perfectos para aportar mayor amplitud y luz en espacios reducidos. Perfectos para combinar con otros acabados.

4. Elige los complementos perfectos para tu cerámica 

Una vez elegido el acabado y el diseño hay que escoger los complementos para ultimar tu proyecto, encontrarás accesorios decorativos que a la vez te ayudarán a proteger tus paredes y suelos.

Aspectos a tener en cuenta al elegir cerámica

Los rodapiés y zanquines son esenciales para el cuidado de las paredes y hacer de transición entre las diferentes estancias.

Las juntas de rejuntado aíslan la suciedad y la humedad de tus suelos. Tenemos más de 17 colores de juntas diferentes para combinar con la cerámica. Recomendamos escoger el mismo color que la base, pero un tono más oscuro, para que pase desapercibida la suciedad.

Los listelos, tacos, tiras, molduras y cenefas multiplican las posibilidades decorativas de la cerámica, refuerzan su efecto visual, además de proteger suelo y paredes. Las puedes combinar con tu revestimiento cerámico y utilizar las piezas que te sobren para hacer manualidades: desde un portafotos, a un pisapapeles o incluso un macetero.

Las mallas decorativas tienen un alto potencial decorativo para personalizar tu casa y son flexibles por lo que se adaptan a todas las superficies. Las encontrarás de instalación normal o adhesiva, en materiales como la piedra o el cristal, en varios colores y diseños. Puedes usarlas para revestir paredes, pero también para cubrir columnas, forrar el cabecero de la cama, hacer el marco de espejo, fabricar posavasos, salvamanteles y todo lo que se te ocurra.

5. Descubre todas las ideas y posibilidades decorativas de la cerámica  

Además de revestir paredes y suelos, la cerámica ofrece un mundo de combinaciones decorativas en paredes, suelos y en toda la casa. Puedes conseguir diferentes efectos según el formato, la posición y el estilo de la cerámica que elijas. Toma nota de nuestras ideas para colocar y escoger el acabado perfecto para ti… y deja volar tu imaginación. 

Instala la cerámica de forma original 

  • Si colocas azulejos rectangulares en posición vertical conseguirás el efecto de tener mayor altura: una buena idea si los techos de tu casa son bajos.
  • En cambio, si colocas los azulejos en horizontal o incluso azulejos de forma cuadrada, se reduce la sensación de altura de las paredes. Esta técnica se suele utilizar para dar más calidez en baños de techos muy altos, por ejemplo.
  • Opta por colocar la cerámica de manera diferente y combinar distintos tipos de baldosas, conseguirás resultados muy decorativos. Por ejemplo, una única pared decorada con un diseño sencillo de piezas cerámicas rectangulares y el resto lisas: centrarás la atención de todas las miradas.
  • Si eliges una composición sencilla de piezas cerámicas de tonos neutros, puede convertirse en vanguardista con sólo cambiar la colocación y el color de las juntas.

Juega con los acabados y combinándolos a tu gusto 

Si eliges cerámica con brillo aumentarás la sensación de luminosidad, por lo que es ideal en espacios con poca luz.

Las cerámicas oscuras visten muy bien en estancias muy luminosas. Cuando hay poca luz, es preferible optar por colores claros.

Si combinas acabados brillos y mates conseguirás efectos lumínicos sorprendentes.

Los revestimientos de gresite o imitación de gresite son ideales sobre todo para baños amplios porque aportan mucho colorido y llenan el espacio por sí solos. En cambio, si quieres dar sensación de amplitud a un baño pequeño, lo mejor es colocar azulejos de tonos lisos y claros.