Automatismos y protección para tus persianas

Por Leroy Merlin

Descubre los complementos para mejorar el confort en el uso de tus persianas y aumentar su seguridad en tu hogar mediante toldos y persianas para ventanas.

Hay dos maneras muy sencillas de automatizar las persianas para que bajen o suban de manera programada o al pulsar un mando: colocando un motor en el tambor o en la cinta. En ambos casos, necesitas una toma eléctrica cercana, imprescindible para su funcionamiento.

Si tienes fácil acceso al tambor de la persiana, puedes colocar en su interior un motor tubular. Para hacerlo, solo tienes que retirar los flejes de sujeción y sustituir el eje antiguo por el nuevo, que incorpora un motor tubular. Acopla la cinta, regula los topes y comprueba su funcionamiento con el mando a distancia. Si no puedes acceder fácilmente al tambor, lo más práctico es que elijas un motor específico para la cinta. Se instala muy fácilmente. Solo tienes que retirar el recogedor antiguo y en su mismo hueco empotrar el nuevo con el motor. Ten la precaución de sustituir la cinta si está muy desgastada.

La automatización de las persianas se puede completar con un sensor crepuscular que las cierre al anochecer o con un programador de simulación de presencia, con lo que se suben y bajan de manera aleatoria o a las horas que tú programes.

Automatismos y protección para tus persianas

Por otro lado, a las persianas se las puede dotar de mecanismos que hacen frente a la acción vandálica, al dificultar la apertura desde fuera. Los cerrojos se instalan en el remate final de la persiana, que se bloquea al correr el cerrojo, a modo de pestillo, hacia un orificio en los laterales de la pared.

Las pinzas de bloqueo constan de dos patillas dentadas que se sujetan perfectamente entre las lamas y los carriles laterales de la persiana. Los cierres por presión se colocan en un orificio en el marco de la ventana y, cuando se accionan, un bulón de seguridad presiona contra la persiana, impidiendo su apertura por apalancamiento.