Barbacoas de gas: ventajas, modo de uso y factores de elección

Por Leroy Merlin

Puede que tengas una de carbón y que estés pensando en cambiar a una barbacoa de gas porque has oído las ventajas acerca de su rápido encendido. Quizá hayas resuelto que de este verano no pasa que tú te hagas con una. En cualquier caso para decidir sobre la compra de una barbacoa de gas conviene que sepas cómo funciona, qué elementos la componen, cuáles son las ventajas que aporta respecto a las de carbón y en qué debes fijarte para elegir la que más te conviene. ¡Vamos con la información!

Barbacoas de gas: ventajas y modo de uso

Principales ventajas de la barbacoa de gas

  • El encendido se realiza con solo pulsar un botón. Así la llama sale a través del quemador y a los 5 minutos ya se puede empezar a cocinar. Al ser rápido y cómodo ponerla en funcionamiento, notarás que no te da pereza usar tu barbacoa de gas por lo que rentabilizarás la compra.
  • No produce humo al encenderse y durante la cocción la grasa cae sobre los difusores (protectores) que se ubican justo encima de los quemadores. El exceso de grasa se recoge en un recipiente situado debajo de la cuba.
  • El control de la potencia del fuego es muy sencillo y se realiza a través de los mandos que manejan cada quemador. Así puedes ajustar el grado del fuego según lo que cocines. La temperatura llega hasta los 250-300º, como un horno de cocina. Una vez que alcanza la temperatura es fácil mantenerla constante, lo que es muy útil para cocinar algunos platos. La mayoría de modelos de gas incorporan un termómetro para controlar precisamente los grados en cada momento.
  • Permite diferentes tipos de cocinado. Podrás elaborar desde una barbacoa clásica hasta recetas más elaboradas. Además, se convierte en un potente horno gracias a su tapa, lo que multiplica las opciones de cocinar platos saludables (también postres). Algunos modelos incorporan planchas y accesorios concretos para pizzas, verduras al wok y pollos enteros.
  • No produce ceniza (por lo que no hay que retirarla) y se limpia con facilidad. La grasa que mancha la cuba o zona de cocción se limpia de vez en cuando, de acuerdo con el uso. Se puede recurrir a la pirólisis (calentar la zona de cocción con la tapa bajada unos 15 minutos) para quemar los restos de barbacoas anteriores y simplemente retirarlos, cuando se enfrían. Muchas de las partes móviles, como rejillas, planchas o difusores, se lavan en el lavavajillas.
Barbacoas de gas: ventajas y modo de uso

¿Cómo funciona y qué piezas componen una barbacoa de gas?

La barbacoa de gas se alimenta con este combustible. Se conecta a una bombona de gas a través de una manguera y un regulador. La mayoría de modelos cuenta con un lugar para colocar la bombona en el carro o estructura. Una vez comprobada la conexión y abierto el regulador, con pulsar el botón de encendido aparece la llama de los quemadores, que son los que calientan la parrilla o plancha. Con el mismo funcionamiento, hay barbacoas que se pueden alimentar directamente desde una instalación de gas natural.

Las barbacoas de gas pueden ser portátiles, idóneas para los que no cuentan con un espacio amplio en el jardín porque su diseño es compacto y ligero; o de mayor tamaño, que precisan de un sitio fijo en el jardín. La mayoría de estos modelos cuentan con ruedas para poder desplazarlas y colocarlas, por ejemplo, cerca de la mesa o en mitad del patio. También hay barbacoas de gas encastrables para que las coloques en una cocina exterior de obra.

Las piezas que componen la barbacoa de gas son la parrilla o superficie de cocción, los quemadores, los protectores, el botón de encendido, los pulsadores para ajustar la llama, la tapa, el termómetro, la cuba, la bandeja recoge grasas, la estructura o carro y zona de apoyo lateral -según modelos-. La manguera y el regulador no siempre se venden con la barbacoa pero es otro elemento fundamental para la conexión que hay que mantener en buen estado por seguridad. Ese regulador es diferente según el tamaño de bombona de gas que use la barbacoa.

Barbacoas de gas: ventajas y modo de uso

¿Qué debes tener en cuenta antes de elegir una barbacoa de gas?

1. Quemadores, potencia y nº de comensales. Para decidir el modelo que necesitas, debes pensar en el número de comensales que sueles reunir en torno a la barbacoa. Es decir ¿para cuántas personas preparas una barbacoa? Esto te ayudará a elegir la cantidad de quemadores que debe tener, incluso, si necesitas quemadores adicionales para momentos concretos -por ejemplo para colocar un cazo en el que hacer la salsa para la carne-, y su potencia. Puede también que estés acostumbrado a cocinar varios platos al mismo tiempo y esto te llevará a elegir un modelo con varios quemadores para poder hacer, por ejemplo, la carne en un lado y un arroz al lado. El número de quemadores también está relacionado con el tamaño de la superficie de cocción de la barbacoa (más quemadores, más tamaño).

2. Más sobre la potencia. La potencia determina que la zona de cocción de la barbacoa se caliente más o menos rápido y cocine en más o menos tiempo. La potencia se marca en kw y, normalmente, la potencia alta se corresponde con un número mayor de quemadores. 

3. Parrillas y planchas. Las barbacoas de gas tienen diferentes tipos de superficies para cocinar: parrillas o planchas. La parrilla está compuesta de varillas y la plancha es una superficie continua lisa. Muchos modelos incorporan estas dos superficies de cocción y otros solo la parrilla aunque es posible adquirir la plancha como accesorio. Usar una u otra depende del alimento que prepares.

4. Sistema de cocción. Presta atención a los sistemas de cocción de la barbacoa de gas, que amplían las posibilidades de uso, es decir, que no solo puedas hacer una parrillada sino un pollo entero, un wok o una pizza.

5. Barbacoas conectadas. Para olvidarte de conjeturas acerca de si la carne ya está lista, existen termómetros inalámbricos que te darán el dato exacto. Es el caso de igrill de Weber, un termómetro que se adapta a la barbacoa de gas y, a través de una aplicación instalada en el teléfono móvil, permite controlar la cocción de hasta cuatro cortes de carne. Una vez que la comida ha alcanzado la temperatura perfecta para servir, te avisa en tu dispositivo. También el termómetro inalámbrico para asado Barbecook temporiza la señal cuando la carne alcanza la temperatura preajustada. Encontrarás ambos en LEROY MERLIN.

6. Ahumar los platos. Es posible dar a los platos ese inconfundible sabor ahumado de las barbacoas de carbón con soluciones concretas como las cajas para ahumar o ahumadores, que se colocan sobre la parrilla con virutas de madera dentro y, con el calor, desprenden humo. Las virutas se humedecen previamente durante 20 minutos en agua y hay variedades según la madera de la que provienen, consiguiendo matices en el ahumado que maridan mejor con según qué carne, pescado o verduras. También en LEROY MERLIN encontrarás barras flavorizantes, otro sistema basado en barras de acero o cerámica que se colocan en la barbacoa para atrapar el humo y realzar el sabor ahumado.

7. Accesorios. Para completar y mejorar la experiencia de uso de la barbacoa de gas encontrarás en tu tienda LEROY MERLIN accesorios específicos para cocinar como kits de utensilios, mesas y elementos auxiliares para colocar botellas o especias, soportes para alitas, rejillas, piedras para pizza o pan… y otros complementos para su limpieza y mantenimiento (productos, cepillos y otros).

8. Limpieza en lavavajillas. ¿Sabías que muchas de las piezas de una barbacoa de gas que se pueden lavar en el lavavajillas? Eso hace que la tarea de limpieza sea mucho más fácil para ti. Incluso, según modelo, incorporan superficies recubiertas con nuevos materiales que reducen la grasa y las partículas carbonizadas que se adhieren a la parrilla. Basta con pasar un cepillo antes de introducir en el lavavajillas. 

Barbacoas de gas: ventajas y modo de uso