Beneficios de la sauna

Por Leroy Merlin

Un baño de calor en una sauna provoca reacciones muy beneficiosas para nuestro cuerpo y mente. Te lo contamos.  

La sauna es un baño de calor seco a una temperatura de entre 40 y 100 °C, con un grado de humedad de entre el 15% y el 60%. Estas condiciones hacen que nuestro cuerpo reacciones de un modo muy beneficioso para nuestra salud. Es una terapia óptima para el tratamiento de las vías respiratorias, fortalece el corazón y regula la circulación sanguínea y linfática. Además, previene los resfriados, la sinusitis y la gripe, y también se prescribe para tratar la depresión, la ansiedad o la fatiga psicológica.

Al utilizar la sauna, se producen varias reacciones beneficiosas en tu cuerpo. El ritmo cardíaco aumenta, la respiración se acelera, y la circulación mejora notablemente. Los terminales nerviosos se adormecen, con lo que disminuye la cantidad de estímulos que llegan al cerebro y aumenta la relajación. Al hacernos sudar, activa y mejora los sistemas termorreguladores de nuestro cuerpo.

Beneficios de la sauna

Los efectos positivos que la sauna tiene para la salud son muchos, y se dejan notar a las pocas sesiones. La sauna mejora la flexibilidad de los tejidos, eliminando la rigidez y el agarrotamiento muscular generados tras la práctica deportiva o un duro día de trabajo. Al estimular la sudoración, la sauna nos ayuda a eliminar las toxinas que se van acumulando en nuestro cuerpo. Hay pocas cosas tan efectivas como la sauna para eliminar las impurezas de la piel.

Por otro lado, la sauna tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso, lo que la hace especialmente recomendable para personas con trabajos estresantes o para los cambios de ánimo producidos por la menopausia. Diez minutos de sauna equivalen a 5 km de carrera suave. Al aumentar el ritmo cardíaco y la presión arterial, los baños de calor seco mejoran nuestro estado de forma, acelerando la recuperación muscular tras un esfuerzo físico.