Los beneficios de un huerto en casa

Por Leroy Merlin

La afición por dedicar espacios al cultivo de hortalizas y verduras en las ciudades no hace más que crecer. Cada vez son más las personas que, aun con pocos conocimientos, se lanzan a producir sus propios alimentos en casa. ¡Resulta mucho más sencillo de lo que parece!

  1. Nos proporciona alimentos sanos, nutritivos y sabrosos.
  2. Nos permite redescubrir el auténtico sabor y aroma de las hortalizas y frutas.
  3. Nos aseguramos de que lo que comemos es saludable y orgánico, ya que nosotros mismos hemos controlado todo el proceso de cultivo de principio a fin.
  4. Es una actividad divertida, relajante y saludable. El cultivo del huerto, como la jardinería, es un ejercicio aeróbico, que mejora el metabolismo y el estado cardiovascular y       osteoarticular.
  5. Nos ayuda a valorar la importancia de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.
  6. Contribuye a la educación de los niños a través de una actividad en familia, didáctica, estimulante y colaborativa.
  7. Aprendemos sobre el ciclo biológico de los vegetales.
  8. Potencia nuestra capacidad de observación del medio natural.
  9. Nos ayuda a apreciar la calidad de los alimentos que compramos, valorando su origen y los procesos de producción y distribución.

Busca un lugar en la terraza y ¡crea tu propio huerto!

  1. Un lugar a pleno sol. El huerto necesita recibir abundante sol directo dadas las exigencias de luz de la mayoría de las hortalizas. Una orientación sur o suroeste es lo más adecuado.
  2. Una mesa de cultivo con patas. Es especialmente cómoda para cultivar pequeñas hortalizas y verduras sin tener que agacharse.
  3. Pequeños frutales. El huerto se puede complementar con pequeños árboles frutales que vivan bien en maceta o soportes profundos.
  4. Huertos en vertical. Los huertos verticales permiten aprovechar la superficie de las paredes para cultivar aromáticas, fresas y verduras de hoja.
  5. Cajones y macetas. Los cajones de cultivo y las macetas comunes o de autorriego son muy prácticos y decorativos.
  6. Espacio suficiente. Con cuatro metros cuadrados de huerto puedes cultivar verduras para alimentar a una familia de cuatro miembros.
  7. Sacos de rafia. Son los recipientes más ligeros y, por lo tanto, muy fáciles de transportar.
  8. Un punto de agua. Contar con un grifo próximo a los soportes del huerto es clave para facilitar el riego.
  9. Mesas de suelo. Estos recipientes de formato cuadrado están disponibles en varios tamaños y permiten cultivar muchas hortalizas.