Bombas de agua para jardines y huertos

Por Leroy Merlin

Elegir el tipo de bomba de agua más indicado para el sistema de riego de tu jardín o para tu huerto doméstico requiere considerar una serie de aspectos. Si es manual o automático, dónde se encuentra el agua que quieres extraer y cuál será su destino.

Las bombas de agua aprovechan la energía mecánica que generan para así impulsar el agua. La mayoría son eléctricas o de gasolina y su función principal es bombear agua de un lugar a otro con diferentes fines: extraerla, drenarla o evacuarla y también transportarla. El riego de jardines y huertos es uno de sus principales usos domésticos por su alta eficacia, y en concreto la familia de las bombas de superficie son las más recomendadas. Conoce mejor los diferentes tipos y cómo usarlas.

Bombas de agua para jardines y huertos

Bombas de superficie para riego manual 

Las bombas de superficie suelen ser máquinas eléctricas y sirven para extraer agua de contenedores o depósitos con poca profundidad, hasta un desnivel máximo de 8 metros entre la bomba y el nivel del agua. Según la modalidad del sistema de riego para tu césped y tus cultivos del huerto podrás escoger el equipo más conveniente.

Equipos para el riego por goteo o manguera. Si tienes un riego por goteo o mediante manguera, no necesitas agua con presión. En estos casos es posible trabajar con una bomba de superficie que te permita extraer agua de hasta 8 metros de profundidad. También puedes recurrir a una bomba de achique aunque no sea de superficie si el agua está poco profunda y es necesario contar con un importante volumen en poco tiempo. O utilizar una motobomba, sobre todo si hay que regar con bastante caudal y el agua se encuentra en una parcela o zona rural alejada de casa y sin conexión eléctrica, ya que son aparatos que funcionan con gasolina, mediante motores de 2 o 4 tiempos. Ahora bien, su capacidad de aspiración no suele superar los 5 metros.

Bombas de agua para jardines y huertos

Bombas de superficie para riego automático 

Cuando el sistema de riego es automático, ya sea mediante aspersores o bien con una red enterrada, existen otras bombas de superficie más adecuadas porque podrán garantizarte la presión de agua que requiere tu instalación.

De arranque manual, automático y grupos de presión. Las bombas de arranque manual son una solución óptima si el agua que vas a emplear está poco profunda y son especialmente prácticas si no hay cerca red eléctrica. También puedes optar por bombas de arranque automático, a las que será preciso acoplar una manguera de aspiración para trabajar correctamente, y otra solución son los grupos de presión. Estos equipos pueden incorporar un mecanismo de autoregulación de presión para garantizar una presión constante.

Cómo arrancar las bombas de superficie y sus partes principales 

Para que estos equipos no trabajen en seco, antes de arrancarlos es importante realizar el llamado ‘cebado de la máquina’. Su principal finalidad es evitar que funcionen en vacío y consiste en echar agua a la máquina y a parte de la manguera de aspiración, evitando de este modo que se llenen de aire y puedan averiarse. Por otra parte, antes de poner en funcionamiento estas máquinas conviene familiarizarse con sus elementos principales, que son: el motor, la entrada y salida de agua, su carcasa o cuerpo, siempre de un material anticorrosivo. Y el Press control que pueden incluir, y que permite arrancar o apagar el equipo según la necesidad de presión de agua. 

Los accesorios de las bombas de superficie  

Para que estas bombas funcionen de una forma óptima a la hora de regar tu jardín o el huerto doméstico, es necesario dotarlas de una serie de accesorios específicos para extraer el agua, trasladarla, y para evitar fallos mecánicos de la máquina por cambios de presión, suciedad, etc. Los kits de aspiración son muy recomendables cuando el agua se encuentra a un máximo de 7 metros de profundidad y permiten extraer adecuadamente el agua sin que se produzca una aspiración en seco. Suelen estar compuestos por una manguera de aspiración, un filtro, una válvula antiretorno y un pie de pozo. Otra solución es escoger estos accesorios que son imprescindibles para el funcionamiento de la bomba de forma individual. Como las mangueras rígidas para aspirar el agua, los pies de pozo que impiden la entrada de suciedad y las válvulas antiretorno, que evitan que la máquina se vacíe y funcione en seco. También podemos escoger filtros, presostatos, manómetros, reductores, etc.