Bombas para vaciar estancias inundadas: cuáles son y cómo escogerlas 

Por Leroy Merlin

Una inundación es un problema muy grave: es fundamental atajarlo de inmediato, evacuando el agua cuanto antes. Escoger y utilizar la bomba adecuada para cada caso (aguas limpias o sucias, más o menos profundas…) constituye la parte más importante de la solución.

Una tubería rota, una lluvia torrencial o imprevista o una avería en la red de fontanería pueden terminar generando una inundación. En estos casos, se impone mantener la calma y seguir los pasos adecuados para atajar el problema. El primero es evacuar el agua estancada antes de que deteriore el suelo o las paredes: cuando supera cierto nivel, la mejor manera hacerlo es utilizando una bomba especial para vaciar estancias inundadas. Existen distintos tipos de bombas válidas para esta tarea: para escoger la máquina adecuada, hay que tener en cuenta factores como el tipo de agua o la profundidad que alcanza la inundación.

Cómo elegir la bomba. ¿Qué factores influyen? 

Las bombas de agua son máquinas que funcionan con un motor eléctrico o a gasolina, cuya función es básicamente extraer líquidos de un lugar para llevarlos a otro. Por esta razón, cuando una estancia se inunda y el agua alcanza un nivel que impide eliminarla por otros medios (con cubos o fregona,) es imprescindible buscar la ayuda de una bomba adecuada que realice esta tarea con rapidez y eficacia. Sin embargo, cualquier bomba no sirve para esta función. Para elegir la más adecuada debemos tener en cuenta los siguientes factores:

Tipo de agua. Las aguas se califican como “limpias” (partículas con calibre menor que 0,5 mm) o “sucias” (partículas con calibre mayor que 0,5 mm). Existen bombas para cada tipo y calibre de partículas, incluyendo aguas fecales.

Profundidad. En las inundaciones el agua no suele alcanzar un nivel muy alto. Para evacuarla suele bastar con usar una bomba de achique de tipo sumergible, diseñada para trabajar a menos de 8 metros de profundidad.

Bombas para vaciar estancias inundadas

Conexión eléctrica. Si hay una toma eléctrica cerca podremos utilizar una bomba con motor eléctrico. En caso contrario, será necesario usar una motobomba con motor a gasolina.

Bombas de achique: las más empleadas 

Las bombas de achique son la opción más habitual a la hora de evacuar agua de estancias inundadas. Son bombas sumergibles que se introducen en el líquido: desde allí lo impulsan hacia la manguera por donde se vacía el agua. Las únicas partes que están fuera del agua son el cable y la manguera. A la hora de escoger la bomba, lo primero que debemos considerar es si el agua es “limpia o sucia”. El agua limpia no está estancada ni usada y no tiene partículas en suspensión; por el contrario, el agua “sucia” es agua estancada o usada, y puede tener partículas de diferentes calibres (tamaños). Elegiremos la bomba según la capacidad de su filtro para procesar dichas partículas.

También es necesario tener en cuenta la potencia y el caudal. La potencia de las bombas eléctricas se mide en vatios (W) y está directamente relacionada con el caudal de bombeo: a mayor potencia, mayor caudal. El caudal, por su parte, indica la cantidad de litros de líquido que la bomba puede evacuar por hora (l/hora). Normalmente, el caudal es un factor a tener en cuenta cuando buscamos una bomba para riego o para suministro de agua. En caso de inundación, la única ventaja que aporta una bomba con mayor caudal de bombeo es que tardará menos tiempo en vaciar la estancia inundada.

Motobombas: perfectas cuando no hay conexión eléctrica 

En caso de inundación, muchas veces hay que desconectar la red eléctrica de la vivienda para evitar accidentes. También puede suceder que no haya una toma de corriente cercana a la que conectar la máquina. En ambos casos resultará imposible emplear una bomba de achique eléctrica: la alternativa es utilizar una motobomba. Son bombas de superficie (no sumergibles) cuyo motor a gasolina de 2 o 4 tiempos garantiza un funcionamiento autónomo y eficaz. Las motobombas con motor de 4 tiempos generan menos gases, son más silenciosas y ofrecen un rendimiento mejor que las de 2 tiempos. Solo se recomienda usar motobombas cuando vamos a evacuar agua limpia o con partículas pequeñas. 

Accesorios para bombas de achique y motobombas 

Si la hemos elegido bien, nuestra bomba nos ayudará a vaciar el agua de cualquier estancia inundada de forma rápida y eficaz. También la podremos usar para vaciar piscinas, estanques, depósitos... Para ponerla en marcha tendremos que equiparla con una serie de accesorios. Algunos de ellos (como la manguera) son imprescindibles, mientras que otros sirven para mejorar el rendimiento de la bomba. Una buena solución es escoger un kit de aspiración  que incluya manguera de aspiración para evacuación y racores de conexión. Si el kit no cuenta con válvula antirretorno, conviene añadirla: esta pieza evita que el agua retroceda, impidiendo que la bomba funcione en seco y previniendo los golpes de ariete (golpes causados por el agua cuando el flujo se interrumpe de forma brusca).

En el caso de que haya que evacuar una cantidad de líquido importante, habrá que contar con un depósito donde almacenarlo. Cuando el agua que se evacúa es agua limpia se puede reciclar para utilizarla en tareas de limpieza, riego…