Cómo elegir un cable para altavoces

Por Leroy Merlin

Para añadir más altavoces a tu instalación de audio o conectar el nuevo sistema de sonido de tu televisión. Los cables HI-FI están diseñados para todas las conexiones relacionadas con el sonido.

Los puedes encontrar en varios colores, grosores y longitudes. Los cables libres de oxígeno se utilizan en equipos de gama alta para conseguir un sonido de máxima calidad.

Cómo son los cables HI-FI

Los cables de HI-FI están formados por dos hilos conductores (positivo y negativo) que hay que conectar en el altavoz correctamente con el positivo y el negativo también. Están identificados con dos colores, para distinguir el canal derecho y el canal izquierdo del sonido.

Para elegir, tienes que tener en cuenta la longitud del cable que necesitas para el montaje. Lo habitual es el cable de entre 1 m y 3 m. Cuanto más cortos sean los cables, mejor, para garantizar un buen sonido.

Se aconseja tenerlos extendidos pero sin llegar a tensarlos, en la medida de lo posible, ya que enrollados son más proclives a que se partan, se quemen y deterioran la calidad de la señal eléctrica.

El grosor influye en la resistencia del cable al paso de la corriente. Si un cable tiene mucha resistencia, conlleva un derroche de potencia del amplificador y disminuye el volumen. Lo recomendable es un cable de 2,5 mm2.

La elección del grosor del cable depende de la potencia del amplificador: para un amplificador de 40 W o menos, se aconseja un cable de 1,5 mm2; a mayor amplificador, cable de 2,5 mm2 en adelante.

Los cables planos son buenos si vas a pasarlos por debajo de la alfombra, por ejemplo, para que se disimulen lo máximo posible.

¿Qué es un cable libre de oxígeno?

Llamado OFC (Oxigen Free Conductivity). Este tipo de cable, transparente y muy flexible, se utiliza en equipos de gama alta para conseguir un sonido profesional en la conexión de altavoces con equipos de sonido. Es más eficaz que los normales y favorece la conductividad. Sus ventajas con respecto a los cables de cobre, son:

  • Ofrece una fidelidad acústica máxima. La tecnología OFC evita que se degrade la señal.
  • Tarda más en oxidarse y en endurecerse por las inclemencias del tiempo. La tecnología OFC evita que se deterioren las soldaduras.

No te olvides de los conectores

Los conectores se usan para evitar el deterioro del extremo del cable. Se aconsejan para aquellos usos en los que se necesita conectar y desconectar habitualmente el cable. Tienen que ser conectores resistentes y con buen agarre.

El plástico que cubre el cable, del tipo que sea, debe tener el grosor adecuado para que pueda entrar en el conector en el que se vaya a instalar.