Calienta agua con el sol y ahorra hasta un 80% de energía

Por Leroy Merlin

La energía solar térmica permite calentar agua a partir de la radiación solar. Colocando un equipo solar térmico en tu casa puedes ahorrar hasta un 80% en la factura energética de tu vivienda.

Calienta agua con el sol y ahorra

El agua caliente es uno de los conceptos que mayor consumo energético produce en los hogares. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético) es un 26% del total. ¿Por qué no reducir este coste aprovechando la energía del sol? Es gratis, respeta el medio ambiente y, además, es inagotable. 

La energía solar térmica sirve para calentar el agua para diversos usos domésticos como, por ejemplo, el agua caliente sanitaria, el sistema de calefacción o el calentamiento de piscinas. El uso más habitual es la obtención de agua caliente sanitaria, mediante un equipo solar térmico. Este sistema puede ser apoyado también por otros sistemas de generación de agua caliente tradicionales.

En qué consiste una instalación solar térmica para agua caliente sanitaria

Una instalación solar térmica para la obtención de agua caliente sanitaria se compone de uno o varios colectores solares, sujetos con una estructura de aluminio, que acumulan el agua producida en un depósito y es conectado al sistema de agua caliente de la vivienda.

Calienta agua con el sol y ahorra

Los equipos solares de termosifón son sistemas muy sencillos de instalar incluso en viviendas donde ya existe otro sistema de generación de agua caliente.

Sus ventajas son que no necesita alimentación eléctrica ni bomba de agua, no ocupa espacio en el interior de  la vivienda y es fácil de montar.

En función de las características del tejado (plano o inclinado) y de la cantidad de agua caliente que demande la vivienda podremos elegir diferentes modelos y tamaños.

Su funcionamiento es sencillo. Captan el calor y lo transmiten a un líquido interno que calienta, por contacto de las tuberías, el agua sanitaria. El agua se almacena en el depósito para su posterior utilización.

Dependiendo de la zona climática en la que se instale, puede usarse con el apoyo de un sistema convencional de producción de agua caliente, si no satisface el 100% de la demanda.