Calor a la medida de cada estancia

Por Leroy Merlin

Hay varias opciones para calentar toda la casa. Desde los tradicionales radiadores de agua conectados al circuito de calefacción, a los eficientes emisores eléctricos.

Si tu vivienda cuenta con una preinstalación de tuberías para el circuito de calefacción, los radiadores de agua son una solución cómoda y eficiente para calentar toda la vivienda. Pueden ser de varios materiales. Los de hierro fundido, los de toda la vida, destacan por su gran inercia térmica: tardan más tiempo en calentarse pero también más tiempo en enfriarse.

Los de chapa de acero son económicos. Los de aluminio son los más recomendables, porque se calientan muy rápido y son más duraderos.

Lo habitual es colocar un radiador en cada estancia y su tamaño dependerá de la superficie. Se suele decir que se debe colocar un elemento por cada metro cuadrado, es decir, para una estancia de9 mcolocaríamos un radiador con 9 elementos. Pero debes tener en cuenta también otros factores, como la zona climática en la que vives, si tu vivienda está bien aislada o no, el tipo de cerramientos… Nuestros vendedores expertos te ayudarán a hacer la mejor elección.

Calor a la medida de cada estancia

Los emisores térmicos son una alternativa muy eficiente a la calefacción central si tu vivienda no cuenta con instalación de tuberías para un circuito de calefacción. Permiten ahorrar entre un 10 y un 20% en comparación con los radiadores eléctricos. Además, son muy fáciles de instalar. Se recomiendan para viviendas con necesidades de calefacción moderadas, porque están muy bien aisladas, situadas en zonas donde el frío no es intenso o para hogares de tamaño medio.

También son ideales para instalar en viviendas que necesitan un refuerzo de calefacción, o en bloques de pisos con sistema centralizado en el que la hora de encendido y apagado de la calefacción no siempre coincide con tus necesidades concretas, y como refuerzo a otros sistemas de calefacción en viviendas muy grandes. Como se pueden programar, puedes encenderlo en los momentos que más te convenga y caldear las estancias en las que lo necesites a la temperatura que prefieras y siempre que quieras.

La última innovación son los emisores con termostato digital inteligente, capaces de memorizar los momentos de presencia y de autoprogramarse para proporcionar la máxima comodidad de uso y eficiencia. El secreto está en su termostato digital inteligente. Gracias a él, no es necesario programar el aparato. Basta con ponerlo en modo learning y el emisor “aprende” el comportamiento de las personas en la casa a través de sensores de movimiento. Si detecta presencia, el emisor se pone en marcha hasta alcanzar la temperatura deseada. Sin embargo, si no hay movimiento en la habitación durante 30 minutos, pasa a funcionar en modo ahorro. Además, cuenta con una memoria interna que le permite obtener un patrón de hábitos para cada día de la semana. Y si cambian los hábitos, el emisor lo detecta y se reprograma solo.