Cinco ideas “top” para colocar baldosas cerámicas. ¡Apuesta por las nuevas tendencias!

Por Leroy Merlin

El clásico suelo de baldosas cuadradas, lisas y sin gracia, ha pasado a la historia. Hoy tienes a tu alcance cientos de diseños, materiales y formatos en cerámica con los que crear infinidad de efectos decorativos. Puedes seguir las tendencias o inventarte las tuyas propias: la versatilidad de la cerámica permite desarrollar la creatividad como pocos materiales. ¡Por eso nos gusta tanto!

Si echamos la vista atrás, veremos que existen formas de toda la vida de colocar baldosas que todavía son eficaces. Pero en los últimos tiempos también se han desarrollado nuevos materiales y formatos que crean efectos sorprendentes: es el momento de conocerlos y utilizarlos para renovar el hogar… con cerámica.

SABÍAS QUE...

Según la forma en la que coloques el suelo podrás crear distintos efectos decorativos

Ver productos

Cerámica contrapeada: un clásico que nunca pasa de moda

Contrapeada, escalonada, a tresbolillo… Esta forma de colocar las baldosas cerámicas rectangulares está inspirada en los paramentos de piedra y ladrillo que se construyen desde hace milenios. Consiste en instalarlas por hileras horizontales, de manera que las juntas verticales no coincidan. Normalmente las juntas verticales no se sitúan sobre el centro de la baldosa inferior, sino ligeramente alejadas de los extremos. El efecto es dinámico y tradicional, perfecto para paredes revestidas con los clásicos azulejos blancos tipo “metro” (una de las tendencias de moda). Los nuevos revestimientos cerámicos que imitan ladrillo antiguo, perfectos para espacios tipo loft o cocinas de look neoyorquino, también se colocan con esta técnica milenaria. Una instalación de estilo tradicional que, sorprendentemente, sigue resultando súper moderna.

Esta técnica también es muy apropiada para suelos de cerámica, con formato de lamas que imitan madera. Las lamas escalonadas crean un efecto muy auténtico, similar al de los clásicos suelos de parqué o tarima. En este caso, intenta que las juntas se vean lo menos posible: lo mejor es emplear cerámica rectificada (al final de este artículo te contamos en qué consiste).

Cinco ideas para instalar baldosas cerámicas

Ambientes de impacto con cerámica alineada. ¡Combina colores para un look total!

Es el estilo radicalmente opuesto al de la cerámica contrapeada o escalonada. Consiste en colocar las baldosas de paredes y suelos con las juntas alineadas, tanto en sentido vertical como horizontal. Este tipo de instalación funciona muy bien con piezas rectangulares de formato mediano, y queda genial en la pared. En suelos también funciona muy bien, especialmente si lo que buscamos es un estilo vanguardista y equilibrado.

Fíjate en esta pared: las baldosas alineadas ganan enteros cuando se utilizan combinando colores. Y cuanto más atrevidos, mejor: en este caso, dos paños de baldosa blanca flanquean a una zona central en color verde esmeralda. La simetría de la composición consigue enmarcar la zona de color, creando un efecto “wow!” no exento de elegancia.

Cinco ideas para instalar baldosas cerámicas

Suelos y paredes con personalidad. ¡Cambia la dirección de las lamas!

El que no arriesga, no gana. Los suelos cerámicos que imitan madera se suelen colocar imitando a los de parquet o tarima; es decir, escalonando las lamas a 30 cm. Nada que objetar: es un efecto elegante y atemporal, que no pasa de moda. Pero si quieres que tus ambientes destaquen, atrévete a salirte de lo habitual y a apostar por nuevas combinaciones.

Las baldosas porcelánicas que imitan madera permiten crear suelos inspirados en los de las grandes mansiones, pero con un toque de modernidad. Por ejemplo, puedes colocar las lamas cerámicas en distintos sentidos creando entrepaños (amplios rectángulos con la veta en una dirección, separados por lamas transversales). Una distribución muy equilibrada que aporta movimiento y armonía al espacio. Fíjate en esta foto: para crear un efecto de lo más escenográfico, las baldosas “suben” por la pared de la chimenea y unifican ambas zonas. ¡Perfecto!

Cinco ideas para instalar baldosas cerámicas

Juega con las juntas y consigue espacios con personalidad

Cuando pensamos en renovar un alicatado o un suelo cerámico, lo primero en lo que nos centramos es (lógicamente) en el material. Gres tradicional o porcelánico, azulejos… Hay muchísimas opciones para escoger. Pero además del tipo de instalación de las baldosas (contrapeadas, escalonadas, al hilo, en cartabón…), que también influye mucho en el efecto final, hay otro aspecto que no puedes dejar de tener en cuenta: las juntas. Aunque muchas veces no les prestamos atención, unas juntas bien escogidas pueden crear efectos sorprendentes. En general, tienes estas opciones:

Juntas estándar. Cerca de 5 mm de grosor. Son las más habituales en los suelos cerámicos y los alicatados, muy típicas de los años 80 y 90. Quedan bien en suelos de gres tradicional y alicatados clásicos o de estilo retro.

Cinco ideas para instalar baldosas cerámicas

Juntas muy finas. Son clásicas de los revestimientos rectificados, formados por baldosas de canto muy recto (canto vivo, sin bisel). La idea es que el revestimiento de una sensación de continuidad. Se usan con gres porcelánico y tienen un grosor de unos 2 mm. Siempre tiene que haber junta (aunque sea mínima) entre las baldosas, para evitar que la dilatación de las piezas levante el revestimiento.

Cinco ideas para instalar baldosas cerámicas

Junta gruesa. Tienen unos 8 mm de ancho, o incluso más. Estas juntas generan un efecto rústico, muy interesante para suelos de gres tradicional que imiten barro o para azulejos esmaltados de estilo tradicional (en paredes). La pasta para juntas se puede colorear con pigmentos especiales para obtener tonos originales, con los que crear efectos innovadores. Por ejemplo, las paredes alicatadas con azulejo blanco tipo “metro” quedan genial con juntas gruesas en color gris oscuro. ¿Te lo imaginas!

Cinco ideas para instalar baldosas cerámicas

Como verás, tienes muchísimas opciones a la hora de decorar con cerámica tus paredes y tus suelos. Y no solo hablamos de diseños, formatos y materiales: el tipo de instalación, de canto y de junta que escojas también influirán en el resultado final. ¡Atrévete a probar!

Crea efectos dinámicos con diseños en espiga y chevron

Los suelos en espiga son todo un clásico. Perfectos para habitaciones amplias, generan un efecto visual lleno de dinamismo e interés. Con un suelo de este tipo, es posible apostar por decoraciones minimalistas que respiren elegancia. En cuanto al chevron (piezas inclinadas en distinto sentido, por hileras), es tendencia y aporta un punto arriesgado muy interesante. Si eliges un suelo porcelánico para crear este tipo de efectos, sumarás a la elegancia del diseño la posibilidad de combinar colores. 

Nuestro consejo

Elige tonos neutros que contrasten con el protagonismo del suelo cerámico

Ver productos