Coloca suelos de madera en el jardín o terraza

Por Leroy Merlin

Los suelos de madera son una gran opción para colocar en espacios exteriores. Aportan calidez en invierno y frescor en verano, tienen acabados antideslizantes y un tratamiento químico autoclave para optimizar su resistencia a la intemperie y a los insectos. Puedes instalarlos en el formato que prefieras: lamas, baldosas y baldosas con base plástica.

Debes proporcionar a este suelo un mantenimiento regular con productos protectores para madera de exterior para alargar su vida útil y conservar su color.

Descubre cómo hacerlo

En este vídeo podrás encontrar el paso a paso para la colocación del suelo de madera:

¿Qué vamos a hacer?

Te lo contamos paso a paso

Paso 1

Elige el tipo de madera para tu suelo exterior

1.1. Madera de pino tratada en autoclave. Es la más económica de todas las maderas naturales. Es semidura y muy ligera (kg/m3). La encontrarás en su tono natural o tintada, con acabado liso y también estriado o ranurado para aumentar su capacidad antideslizante.

Conviene que estén tratadas en autoclave para mejorar su resistencia al clima y los ataques de microorganismos, termitas e insectos de la madera. Es necesario aplicarle un protector específico dos veces al año.

Coloca suelos de madera en el jardín o terraza

Puedes elegir el formato entre baldosas o lamas. Algunos modelos incorporan una base plástica que facilita el montaje mediante un sistema de clics.

1.2. Maderas tropicales. Las maderas exóticas que se utilizan en exteriores son el ipé, bangkirai tratada en autoclave, pucté o Santa María. Ofrecen una gran variedad de tonalidades y texturas y un aspecto cálido, elegante y de gran valor estético. Son de mayor calidad, más densas, duras y resistentes al clima que la de pino, y resisten el paso de los años sin perder belleza, siempre que se les proporcionen los cuidados precisos. No obstante, conviene tratarlas con aceite o un protector especial al comienzo del invierno y el verano.

Puedes escoger entre lamas o baldosas con acabado liso o ranurado, con o sin base plástica, y con o sin sistema de ensamblaje por clics.

Paso 2

Instala una tarima de lamas de madera

Los suelos de madera en lamas se instalan sobre travesaños o rastreles. Tienen la ventaja de que se encajan sobre grapas o clic inoxidables y permiten conseguir superficies muy uniformes, sin que se vean uniones o cabezas de tornillos. Además, impiden que se cuelen objetos entre las lamas, ya que una buena colocación no deja resquicios entre las piezas. Se pueden desmontar fácilmente si necesitas hacer cualquier trabajo bajo la tarima.

Antes de comenzar el montaje, debes comprobar que el terreno es plano, duro y estable. Si vas a instalar el suelo en un terreno de tierra o hierba, debes cubrirlo con una capa de arena de 5 cm y colocar una malla antihierba para evitar humedades y malos herbajes. En este caso, el suelo lo montaremos sobre una superficie de hormigón.

Sea cual sea el tipo de terreno, hay que garantizar que el suelo tiene una pendiente de entre el 1% y el 5% necesaria para la caída del agua.

2.1. Prepara la base cortando los travesaños de las medidas correctas, recuerda que siempre conviene medir dos veces, y colócalos sobre la superficie en la misma dirección de la caída del agua o pendiente. Presenta toda la estructura de travesaños antes de atornillarlos al suelo para confirmar si su distribución es correcta. Recuerda disponer los travesaños en sentido perpendicular al de las lamas. Si te decantas por colocar baldosas cuadradas deja una separación suficiente entre uno y otro travesaño para poder apoyar posteriormente la baldosa. 

2.2. A continuación, debes instalar la primera lama.

  • Si la tarima es exenta, es decir, si no limita contra una pared o borde, deberás atornillar primero un perfil de remate, al que deberás acoplar la primera lama. Si, en cambio, existe una pared o borde puedes instalar directamente la primera lama arrimada a él.
  • A partir de la primera lama debes ir instalando una a una el resto. Primero atornilla sobre los travesaños las grapas o sistema de clics para encajar cada lama por ambos lados. Puedes ayudarte de un martillo de cabeza de nailon para encajar el perfil a los clics sin dañar la madera y también de un cordel para asegurar que todos los tornillos quedan perfectamente alineados.

Si la superficie a cubrir es muy larga y tienes que instalar dos o más lamas en cada fila, procura que las juntas no coincidan en las siguientes hileras, así lograrás una estructura más firme. Para colocar desde la segunda baldosa en adelante, deja un espacio de 5 mm entre las losetas para garantizar la ventilación. En el caso de las baldosas, puedes colocarlas contrapeadas de manera que sus lamas queden cruzadas.

Coloca suelos de madera en el jardín o terraza

2.3. Es frecuente que la última lama deba encajarse en un hueco más pequeño que ella, o incluso en ángulo. Para cortarla a la medida, mide con un metro el hueco disponible de extremo a extremo y traslada la medición a la lama marcando la línea de corte. Después secciónala con una sierra de calar para madera. Para serrar con más precisión y seguridad, puedes sujetar la lama a una mesa de trabajo con un sargento. También puedes ayudarte de una palanca de pata de cabra para encajar esa última lama si va emplazada junto a una pared.

2.4. Finalmente, corta a medida los perfiles de remate para cubrir los bordes exentos de la tarima: debes tener en cuenta la altura final que es la suma del travesaño con la lama o baldosa. Preséntalos en su posición y practica unos agujeros de guía para atornillarlos a los travesaños de la base con los tirafondos. 

Paso 3

Instala baldosas de madera con base plástica

Las baldosas de madera con base plástica permiten una instalación todavía más sencilla porque no necesitan una estructura de rastreles o travesaños. Su base plástica no solo facilita una unión perfecta entre baldosas, sino que además garantiza el drenaje del agua. Por ello también pueden instalarse sobre suelos de tierra o arenosos siempre que estén bien nivelados y compactados.

Coloca suelos de madera en el jardín o terraza

3.1. Sitúalas directamente sobre la base y encaja unas a otras mediante el sistema de clics incorporados, tanto en los cuatro lados como en dos o tres si son las baldosas para esquinas o bordes. Algunos modelos incorporan piezas de remate para los cantos de la tarima.

3.2. Puedes cortar fácilmente las baldosas para bordes con una sierra de calar, si necesitas ajustarlas a un espacio inferior a su medida junto a un borde o una pared. Para hacerlo, solo tienes que medir el hueco entre la última baldosa y el borde o pared. A continuación, traslada la medida a la baldosa que necesitas encajar, marcando con una regla y un rotulador la línea de corte entre los dos puntos extremos. Con una sierra de calar, que incorpore hoja para madera, podrás hacer un corte limpio y preciso.

3.3. Una vez instaladas, las baldosas quedan fijas, inamovibles y son fáciles de desmontar si quieres cambiar de modelo o hacer algún tipo de obra.

Coloca suelos de madera en el jardín o terraza

Si quieres lucir una decoración de tendencia, te proponemos que combines dos modelos distintos puedes diseñar una tarima en tablero de ajedrez muy original.