Cómo elegir elevadores de placas

Por Leroy Merlin

Es un elemento casi imprescindible a la hora de instalar revestimientos de placas en el techo, un material voluminoso y con cierto peso que puede resultar difícil de manejar. Dada su función y el trabajo para el que está destinado, es empleado principalmente por profesionales.

Como su propio nombre indica, un elevador de placas es aquel aparato que sirve para alzar a determinada altura paneles de yeso o de madera cuando queremos instalarlos en el techo. Es una especie de grúa que sube las placas, por lo general bastante grandes y pesadas, para facilitar el trabajo de instalación.

Cómo elegir elevadores de placas

Son muy útiles para trabajar con placas o paneles de cartón yeso, tablas de madera aglomerada, paneles de madera o metal, etc. En general todo tipo de placas de revestimiento de techo.

Mecanismo y componentes

Se trata de un aparato portátil y desmontable que, por regla general, suele ser fácil de armar. Tan solo hay que ir ensamblando las diferentes partes de hierro fijándolas con tornillos o pasadores, y desplegándolas en algunos casos.

El elevador de placas está compuesto de dos brazos de carga que se asientan sobre una estructura estable equipada con ruedas, por lo general 3 o 4. Además, los brazos llevan un ángulo de soporte que permite diferentes posiciones (para cargar placas de varios tamaños) e inclinaciones. De esta forma este aparato se puede usar en techos horizontales, en techos abuhardillados e, incluso, en paredes (verticales). Por otro lado, los brazos en los que se asientan las placas llevan topes antideslizantes para sujetarlas de forma más segura.

Para subir las placas el elevador cuenta con un mecanismo que consiste en un torno (también recibe el nombre de cabestrante). Se trata de un cilindro giratorio que se impulsa de forma manual a través de una manivela, sobre el que se va enrollando un cable que es el encargado de levantar la carga, en este caso las placas de yeso o madera.

Ventajas de usar un elevador de placas

Gracias a este instrumento, se facilita de forma considerable la instalación en el techo de placas y paneles. De hecho, el elevador posibilita que el trabajo pueda ser realizado por una sola persona, algo mucho más complicado sin él.

Por otro lado, se trata de un aparato dotado de un mecanismo sencillo, de fácil manejo, que no requiere de formación previa.

Tampoco necesita ningún tipo de mantenimiento especial, más allá de cierta revisión periódica de los distintos componentes. Es resistente y, en función de la calidad del producto, de gran durabilidad.

Cómo elegir elevadores de placas

Medidas de seguridad

A la hora de emplear un elevador de placas es necesario adoptar ciertas precauciones que garanticen la seguridad de los trabajadores. Para empezar, ha de colocarse sobre un suelo plano y estable, y las ruedas han de estar bloqueadas con el freno del que disponen.

Cuando se acciona el mecanismo del torno mediante la manivela, la columna que asciende suele llevar un indicador de altura máxima. El operario debe dejar de girar la manivela del torno cuando visualice este indicador.

Además, es importante no superar la carga máxima del elevador de placas, ni situarse justo debajo mientras se utiliza con el fin de evitar accidentes.

Muchos elevadores de placas incluyen un dispositivo de seguridad en el torno. Se trata de un sistema anticaída que bloquea el aparato en caso de rotura del cable, para que la carga no caiga de golpe.

Antes de la compra de un elevador de placas es importante cerciorarse de que cumple la normativa de seguridad vigente y de que está homologado por la Unión Europea.