3 propuestas para fabricar tu propio escritorio o mesa de estudio

Por Leroy Merlin

De hoy no pasa: es hora de crear ese rincón para trabajar, estudiar o navegar por Internet que tanto has deseado. Solo necesitas un lugar tranquilo, bien iluminado y un escritorio o mesa fácil de hacer. Con unas patas o unos caballetes y un tablero en condiciones, podrás fabricar la mesa perfecta: bonita, sólida, con un coste asequible y en un tiempo récord. Te damos tres ideas para que te inspires y la estrenes cuanto antes.

Cómo fabricar un escritorio o mesa de estudio

La mesa de estudio perfecta para tu casa es más fácil de hacer de lo que pensabas. Solo tienes que buscarle un lugar en el salón, el dormitorio o cualquier rincón tranquilo que no utilices, y tendrás el espacio perfecto para todas tus tareas. ¿Tienes que teletrabajar? ¿Tus hijos necesitan una mesa amplia donde estudiar y hacer los deberes? ¿Te gusta contar con un espacio tranquilo donde navegar por internet? Si has respondido "sí" a alguna de estas preguntas (o a todas), has llegado al lugar perfecto. A continuación te damos tres ideas para fabricar un escritorio o mesa de estudio que se adapte a tus necesidades.

¿Qué materiales necesito para montar mi escritorio?

En realidad solo necesitas el tablero y la base, que puede estar formada por patas, cajoneras o caballetes. Es importante escoger un tablero adecuado: existen tableros para mesa fabricados específicamente para esta funciín, con las medidas y el espesor perfecto y los acabados más actuales. Puedes elegir entre madera maciza y aglomerado, acabados lisos o vintage, madera cepillada o con cantos en bruto... Seguro que encuentras el adecuado para el estilo de tu casa. En cuanto a las patas y los caballetes, también se pueden encontrar en distintos materiales, colores y diseños. Blancos, negros, en madera, rectas, curvadas...¡ Combina distintos modelos para crear un escritorio único y personal!

Cómo fabricar un escritorio o mesa de estudio

1. Con un tablero para mesa y unos caballetes

Esta es probablemente la opción más fácil y práctica. ¡Pero también queda genial! Los caballetes que puedes encontrar hoy día no tienen nada que ver con las antiguas borriquetas de madera, simples y poco decorativas. Tienes modelos en madera, en color negro o blanco, de metal plateado... E incluso caballetes regulables en altura, perfectos para mesas de dibujo o para trabajar de pie. Una de las ventajas más interesantes de esta opción es que puedes desmontar la mesa en un momento, sin herramientas, cuando necesites liberar espacio. ¿Cómo se montan estas mesas? Muy sencillo: busca un tablero para mesa que te guste y con el tamaño adecuado, coloca los dos caballetes en el rincón donde quieras poner el escritorio y pon el tablero encima. Por seguridad, deja por lo menos 10 cm de tablero volado a cada lado: así no se caerá si se mueven los caballetes.

2. Con un tablero para mesa, 2 patas y una cajones

Cuando se trabaja o se estudia, lo normal es tener la mesa llena de cosas. Folios, bolígrafos, pendrives, cargadores... ¡Un caos! Una cajonera con cabida suficiente es la mejor solución para evitarlo. Para no añadir "trastos" a tu rincón de trabajo, te proponemos que la coloques directamente bajo la tabla, sustituyendo las patas de un lateral. La idea es muy sencilla, pero al mismo tiempo muy funcional: solo tienes que atornillar dos patas de una altura adecuada en uno de los extremos del tablero, y apoyar el otro directamente sobre la cajonera. Si no quieres que se resbale, puedes colocar debajo de la tabla unas gotas de silicona antideslizante. Y para que el tabler oquede perfectamente nivelado, escoge patas de altura ajustable (entre 70 y 110 cm). En menos de media hora, ¡despacho completo!

3. Con un tablero para mesa y 4 patas

La tercera opción para montar tu mesa de estudio en tiempo récord es utilizar patas atornillables. Sigue siendo súper sencilla, pero requiere un poco más de trabajo. Coloca el tablero para la mesa boca abajo, sobre el suelo, y marca la posición de cada pata en las esquinas. Intenta que las patas estén a unos 8 cm de distancia de ambos lados, como mínimo; si el tablero es muy grande, pueden ser 10-12 cm. No necesitarás taladrar los tableros: simplemente, presenta la pata o la placa con la varilla sobre las marcas e introduce los tornillos con un atornillador. Dale la vuelta y regula la base de las patas para nivelar la mesa; si quieres, utiliza un nivel de burbuja para asegurarte de que está perfecta. Ya puedes empezar a disfrutar de una mesa sólida, estable y con estilo.

¿Estás listo para fabricar tu nuevo escritorio o mesa de estudio? En LEROY MERLIN te invitamos a descubrir los materiales más bonitos, sólidos y fáciles de utilizar. Búscalos en nuestra tienda online, ¡y no pases ni un día más sin tu rincón especial para trabajar o estudiar en casa!