¿Cómo funciona un compresor?

Por Leroy Merlin

El compresor absorbe el aire, lo comprime, lo acumula y luego lo deja salir a presión. Sirve para realizar multitud de tareas acoplando accesorios o herramientas neumáticas y cuenta con un motor que puede ser eléctrico  o de combustión.

¿Cómo funciona?

  • El compresor es la pieza fundamental de estos aparatos. Consta de un cilindro con pistón que, impulsado por un motor eléctrico, toma el aire del ambiente y lo comprime.
  • El tanque o calderín es el depósito donde se almacena el aire comprimido.
  • El equipo de control y suministro es el encargado de tomar el aire comprimido y controlar la presión a la que saldrá el aire. Lo hace a través de un tubo flexible con un manómetro en su extremo.

Antes de ponerlo en marcha, realiza las siguientes comprobaciones:

  • Si es la primera vez que lo vas a utilizar, coloca las ruedas y el filtro.
  • Sustituye el tapón de transporte (que es el que no tiene orificio) por el tapón de trabajo (que sí lo tiene).
  • Revisa el nivel de aceite del cárter y, si es la primera vez que lo utilizas, echa aceite hasta el nivel indicado en el visor.
  • Comprueba que el interruptor está en posición de apagado y enchúfalo a la corriente.
  • Coloca el accesorio correspondiente al trabajo que vayas a realizar y ya lo puedes encender para ponerte manos a la obra.

¿Para qué se usa un compresor?

En casa, lo puedes utilizar para realizar todo tipo de trabajos, acoplando el accesorio correspondiente. Aquí tienes algunos ejemplos:

- Pintar

  • Selecciona la pistola adecuada a la pintura y al tipo de aplicación que vas a realizar.
  • Realiza los ajustes necesarios. Las pistolas tienen distintas salidas que les permiten adaptarse a productos más o menos densos.
  • Si utilizas pintura sintética necesitas un filtro antihumedad que evite la presencia de agua durante la aplicación.
  • También cuentan con distintas regulaciones para cuidar los acabados.
  • Antes de empezar, haz una prueba en una esquina.
  • Aplica la pintura respetando la distancia de un palmo de la mano (unos 20 cms).
  • Trabaja cruzando las manos de pintura (primero vertical y luego horizontalmente).
  • Tras la aplicación, limpia el calderín y desmonta los elementos de la pistola limpiándolos con el disolvente adecuado.

- Instalar un friso

  • Acopla al compresor una pistola de clavos de acero para introducir los rastreles que constituyen el soporte del friso.
  • Verifica siempre la presión requerida.
  • Para clavar es conveniente realizar la instalación de los clavos con un ángulo de unos 60º.
  • Clava los rastreles directamente sobre la pared, utilizando clavos de 25 mm.
  • Una vez colocados los rastreles, necesitas otra pistola distinta, ésta vez de clavos de madera, para sujetar el friso.
  • Para mayor comodidad, inicia la colocación desde el lado izquierdo.
  • Recuerda utilizar siempre gafas de protección.