Cómo plantar, sembrar y trasplantar

Por Leroy Merlin

Una vez que se han soterrado las instalaciones de iluminación, drenaje y riego del jardín y se han construido los distintos elementos funcionales y ornamentales, llega el momento de adecuar la tierra para las plantas.

¿Qué vamos a hacer?

Te lo contamos paso a paso

Paso 1

Prepara y elige el lugar y el momento adecuado para plantar

La inmensa mayoría de las plantas de jardín necesitan una tierra fértil, ya que es su fuente principal de nutrientes, y, al mismo tiempo, mullida y con buena capacidad tanto para retener el agua como para drenar el exceso.

Por ello, la preparación de los parterres y borduras es una labor esencial. Si aportas abono orgánico al suelo donde sembrarás y plantarás al comienzo de la primavera o del otoño, conseguirás que recupere la fertilidad y las cualidades físicas perdidas y ponga a disposición de las nuevas plantas el alimento y las condiciones que necesitan para crecer sanas y fuertes y proporcionarte una abundante y bonita floración.

1.1. ¿Cuándo conviene plantar?

Las épocas del año ideales para plantar son la primavera y el otoño por sus temperaturas suaves y menor grado de sequedad ambiental. Sin embargo, el invierno es la época más conveniente para plantar árboles, arbustos y enredaderas de hoja caduca, sobre todo si es a raíz desnuda, pero siempre que la tierra no esté endurecida por el frío o demasiado empapada. Si se desea plantar en verano, procura hacerlo en un día nublado o de calor moderado. Las plantas que se presentan en contenedor se pueden plantar en cualquier época del año, con las excepciones señaladas.

Las plantas mediterráneas aprovechan las lluvias del otoño y el invierno para desarrollarse. En cambio, en verano se concentran básicamente en resistir las altas temperaturas y la falta de agua, por lo que dejan de crecer e incluso pueden entrar en reposo. Por lo tanto, lo ideal es plantarlas a partir de septiembre para darles tiempo a arraigar, de modo que, cuando llegue el verano, puedan hacerle frente con más garantías.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

 

Paso 2

Trabaja la tierra del jardín 

2.1. Limpia el terreno de piedras, cascotes duros y malas hierbas.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

2.2. Labra el suelo hasta una profundidad de 20 cm si vas a sembrar. Si vas a plantar ejemplares desarrollados, ten en cuenta la altura del cepellón para profundizar lo necesario (aproximadamente unos 40 cm). Emplea una azada o una pala; si la extensión es grande te conviene usar una motoazada. Si hay plantas que quieres conservar, procura no afectar la zona radicular. Debes voltear la tierra y romper los terrones para conseguir un sustrato mullido y suelto donde las raíces de las plantas puedan expandirse con facilidad.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

2.3. Pasa el rastrillo para eliminar los restos de vegetación y raíces.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

2.4. Entremezcla la tierra con una pequeña cantidad de materia orgánica, como mantillo, compost, humus de lombriz, estiércol de caballo compostado. De ese modo, recuperará los nutrientes que ha perdido y las nuevas plantas podrán desarrollarse adecuadamente. Al mismo tiempo mejorarás la estructura y la textura del suelo, esponjando los de tipo arcilloso, que tienden a compactarse, y aglutinando los arenosos. Es lo que se llama un abonado de fondo.

También puedes utilizar sustratos en sacos listos para usar, que ya contienen abono para las primeras semanas. Con ello te ahorrarás el trabajo de preparar el terreno y además podrás adecuar mejor el medio de cultivo al tipo de plantas (rosales, acidófilas, plantas de flor, cactus y crasas, etc.).

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

2.5. Alisa la superficie con un rastrillo para que quede uniforme.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

2.6. Espera, al menos, 15 días antes de sembrar o plantar.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

 

Paso 3

¿Cómo se presentan las plantas y cómo plantarlas? 

  • En contenedor de plástico

Hoy en día la inmensa mayoría de las plantas vienen en un tiesto de plástico. La ventaja es que se pueden plantar en cualquier época del año, ya que el trasplante no le supone al ejemplar ningún tipo de estrés. Simplemente se abre un hoyo del tamaño del contenedor, en el caso de las herbáceas, o más espacioso si son leñosas, e introduce en él la planta, procurando que el bloque de tierra quede enrasado con el suelo. A continuación, apisona la tierra con las manos o el pie, según el tamaño del ejemplar, para que desaparezcan las bolsas de aire, y se riega en abundancia.

Para que te resulte más fácil extraer la planta del tiesto, corta las raíces que sobresalgan por los agujeros de drenaje e introdúcela, no más de 10 minutos, en un cubo con agua. A continuación, inclina el ejemplar a la vez que lo sujetas y quítale con cuidado el contenedor para que no se deshaga el cepellón.

  • Con cepellón

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

Los árboles y arbustos, especialmente, se presentan muchas veces sin contenedor pero con cepellón, es decir, con el sistema radicular y el sustrato donde ha enraizado formando un bloque de tierra que se muestra empaquetado o escayolado. Antes de la plantación, debes hidratar el cepellón introduciéndolo en un cubo con agua o regándolo generosamente. Antes de introducirlo en el hoyo de plantación debes quitarle el envoltorio procurando que no se desmorone el cepellón y, a continuación, proceder como con los ejemplares en contenedor.

  • A raíz desnuda

La presentación a raíz desnuda, es decir, libre de la tierra en la que se ha desarrollado, solo está disponible en invierno, ya que solo se hace en rosales y árboles y arbustos caducifolios en reposo. Su ventaja es que abarata notablemente el precio de los ejemplares. Antes de llevarla a la tierra, la raíz debe hidratarse durante aproximadamente 15 minutos (fíjate en las indicaciones de la etiqueta) en un tiesto con agua o mediante riego. Antes de introducirlas en el hoyo, se deben desplegar bien las raíces. Lo habitual es que ya vengan bien preparadas del vivero, pero conviene eliminar las que estén dañadas, enmarañadas o retorcidas. El hoyo debe ser espacioso y en él se deben extender bien las raíces. Si añades una capa de abono orgánico en el fondo del hoyo, como se aconseja en el caso de los rosales, cúbrelo con una capa de tierra de unos 40 cm para que las raíces no tengan contacto directo con él.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

Procura que el cuello de la planta quede a nivel del suelo; en el caso de los rosales, el punto de injerto ha de situarse a uno o dos centímetros por debajo del nivel de la tierra. Se rellena el hoyo con el sustrato adecuado y se procede, a continuación, como en cualquier plantación de leñosas.

Los ejemplares que se presentan a raíz desnuda solo se pueden plantar en su período de latencia, desde finales de octubre a finales de febrero, y siempre que el suelo no esté helado.

 

Paso 4

Si plantas enredaderas

La mayoría de las trepadoras son arbustos que han desarrollado la capacidad de enredarse a un soporte; reja, celosía, árbol; o sujetarse a un muro, mediante zarcillos, tallos volubles, raíces adventicias, espinas, entre otros recursos.

Se deben plantar de la misma forma que cualquier otra leñosa. No obstante, dado su carácter trepador habrá que ayudarlas, al menos al comienzo, a sujetarse firmemente a su soporte. Para evitar daños en los tallos, se debe introducir en el hoyo con el o los tutores que ha traído del vivero, que se deberán retirar cuidadosamente solo cuando estén plantadas.

En la mayoría de las enredaderas verás que los tallos están enrollados formando una larga espiral, así que deberás armarte de paciencia para desenredarlos, abrir la mata en abanico y empezar a amarrarlos uno a uno al soporte. Para sujetarlos utiliza bridas o alambre de jardinero recubierto de plástico, que evitarán que se produzcan heridas en la corteza y te asegurarán durabilidad y firmeza; no los aprietes demasiado ni dejes que queden muy holgados.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

 

Paso 5

Si cultivas hierbas aromáticas y culinarias

El jardín también puede incorporar hierbas aromáticas y culinarias entre las plantas ornamentales, una tendencia en auge hoy en día. Así, a sus cualidades como plantas (color y tipo de follaje, forma y tamaño) añaden el aroma que desprenden sus hojas y, además, están a mano para utilizarlas en la cocina o en tisanas. Es el caso de la albahaca, perejil, perifollo, orégano, tomillo, romero, salvia, cebollino, melisa, hierbabuena, menta… Tienen distintas necesidades de riego, suelo y luz, de modo que tendrás que averiguar con qué plantas ornamentales podrán convivir mejor. En el caso de la menta y la hierbabuena ten en cuenta que son invasivas. Debes extremar las precauciones con el uso de fitosanitarios para controlar plagas y hongos, ya que vas a utilizarlas en comidas y bebidas.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

 

Paso 6

Los cuidados que necesitan las especies recién plantadas

Los principales cuidados que requieren las plantas que acabas de plantar son básicamente dos:

6.1. Riego regular. Hasta que arraiguen deberás procurarles agua de forma constante, aunque evitando el encharcamiento. En el caso de las vivaces y leñosas ese cuidado se debe prolongar durante todo el primer año hasta que hayan arraigado.

6.2. Protección ante el frío y el exceso de calor. Unas plantas recién plantadas son mucho más vulnerables a las temperaturas extremas que las que llevan tiempo establecidas y adaptadas a las condiciones climáticas del lugar. Por lo tanto, deberás protegerlas del frío y las heladas, especialmente las de primavera, mediante velos y fundas geotextiles, específicas para este fin, y del calor y el sol intenso mediante pantallas y mallas de sombreo.

Por lo demás, mantén una actitud vigilante para evitar que las ataquen plagas y hongos.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

 

Paso 7

¿Necesitas trasplantar un ejemplar?

Puede suceder que en un momento dado necesites trasladar una planta de un lugar a otro del jardín, ya sea porque no se está desarrollando adecuadamente dadas las condiciones de que dispone: el espacio se le ha quedado pequeño, molesta, una planta contigua le está quitando espacio y luz, te gustaría más en otro lugar… Es fácil que las vivaces soporten bien un trasplante, aunque has de procurar que sea en la época de menor actividad vegetativa (otoño-invierno), pero no es el caso de las leñosas, especialmente los árboles y arbustos. Por ello, es importante pensar muy bien desde el comienzo dónde se van a establecer.

7.1. No todas las especies toleran el trasplante. Los olivos, muchas palmeras, fresnos, chopos, sauces y frutales como los manzanos, cerezos y avellanos soportan el trasplante, así como arbustos como las hortensias y azaleas, rosales, gardenias, boj… Las coníferas, robles, hayas, encinas, nogales, magnolias, acebos y madroños, trepadoras como las glicinias y arbustos como las retamas, jaras, camelias y laurel, en cambio, no suelen sobrevivir a él o soportan un gran sufrimiento y les cuesta mucho tiempo volver a arraigar.

7.2. El tamaño del ejemplar es un factor clave. Mientras más grande sea el arbusto o el árbol, no solo será más difícil extraerlo y moverlo, sino que sus raíces estarán más extendidas y, por lo tanto, sufrirá obligatoriamente cortes importantes, con lo cual necesitará mucho tiempo para volver a generar raíces, si es que logra sobrevivir.

7.3. El tipo de suelo influye: si el sustrato es arenoso, lo más probable es que el cepellón se desintegre al extraer las plantas y las raíces se sequen. Esto es lo que suele suceder, por ejemplo, con las jaras, retamas y muchas coníferas.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

7.4. Para que el trasplante funcione, en el caso en que sea posible, tienes que procurar extraer la mayor cantidad de raíces posible con su cepellón, que deberá tener un tamaño acorde al de la planta (10 veces mayor que el tronco en el caso de un árbol). Si el terreno está húmedo te será más fácil excavar. Haz una zanja en torno al ejemplar, calculando el tamaño del cepellón. A medida que vayas profundizando ve redondeando para conseguir al final un bloque de tierra tan alto como ancho. Echa mano de un geotextil o un plástico para evitar que el cepellón se deshaga. Plántalo inmediatamente.

Cómo plantar, sembrar y trasplantar

 

Materiales y herramientas

  • Sustrato universal o específico para plantas de flor
  • Abono orgánico
  • Pala de jardín
  • Azada o motoazada
  • Rastrillo