Cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas 

Por Leroy Merlin

Impermeabiliza la fachada de tu casa para protegerla de las humedades, filtraciones de lluvia y además evitarás que el calor de tu calefacción se escape, a la vez conseguirás un bonito y saludable aspecto del exterior de tu casa.

Una fachada sana es doblemente importante: por un lado evitas problemas relacionados con humedades y pérdida de calor y, por otro, ofreces una perfecta imagen de tu hogar. Te contamos cómo puedes impermeabilizar la fachada de tu casa con morteros para humedades y aislamiento térmico, y qué otras soluciones tienes para evitar los daños producidos por las humedades.

Revisa el estado de los materiales

Si tu casa no ha presentado nunca daños en el revoco de la fachada o en las paredes interiores, no hay motivo para dudar de que esté correctamente impermeabilizada. No obstante, los materiales se van deteriorando con el paso del tiempo y pueden dar lugar a filtraciones del agua de lluvia. Revisa estos puntos:

  • Juntas entre ladrillos y piedra: deben estar llenas y sanas
  • Revoco: no tienen que manchar al pasar la mano ni desprenderse
  • Ángulos y esquinas: no deben presentar grietas
  • Juntas de dilatación: deben estar protegida con masilla selladora
  • Canalones y bajantes exteriores: no deben tener atascos ni fugas por las juntas
  • Cercos de puertas y ventanas: comprueba que no tienen fisuras, ni holguras

¿Qué tipo de humedad puede afectar a la fachada? 

Al estar expuesta a la intemperie, la humedad que más frecuentemente ataca a la fachada es la producida directamente por la filtración del agua de lluvia, que puede suceder de dos formas:

  • Aunque la fachada esté impermeabilizada, el agua encuentra una fisura como una grieta, una junta deteriorada, un encuentro entre paredes y tejado mal hecho, penetra a través de ellos, dando lugar a manchas en las paredes interiores y deterioro del revoco o del material de obra exterior. La solución pasa por encontrar el punto de entrada del agua, repararlo con un producto impermeabilizante y sanear la zona que se ha dañado.
  • No hay fisuras, pero la porosidad de los materiales incorrectamente impermeabilizados actúa como una esponja, absorbiendo el agua de lluvia y transmitiendo la humedad al interior de la casa, que se manifestará con pintura desprendida, moho, revoco suelto, etc. En este caso, es necesario aplicar un tratamiento impermeabilizante a toda la fachada, haciendo especial hincapié en los puntos sensibles  y en las zonas más expuestas a la lluvia, juntas, etc.

¿Cómo resolver las humedades por filtración? 

Aunque estéticamente pueden resultar muy visibles y alarmantes, las humedades por filtración son las más sencillas de resolver:

  • En obra nueva: usar en su construcción los morteros y materiales adecuados a la situación climática de la vivienda. El coste de estos materiales de altas prestaciones, algo más elevado que el de los morteros convencionales, merece la pena por los años de buena salud que tendrá tu casa.
  • Si ya se ha construido: se pueden sanear las grietas y desperfectos con las pastas y morteros apropiados y aplicar un tratamiento impermeabilizante en toda la fachada, que habrá que renovar cada cierto tiempo, de 5 a 10 años, según las marcas.
  • La fachada, especialmente de casas unifamiliares, también puede verse afectada por humedad ocasionada por capilaridad directamente desde el terreno a través de unos cimientos mal aislados. Si este es tu problema, la solución está a nivel del suelo, en cimientos, muros enterrados y en el perímetro de la casa.
Cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas

Soluciones para impermeabilizar tu fachada 

En obra nueva o rehabilitación total: morteros y revocos impermeabilizantes

A la hora de comprar el revoco para la fachada de tu casa, elige morteros impermeabilizantes adaptados a las características de las paredes que van a cubrir, ya que hay muchos tipos que, además de proteger de la humedad, tienen prestaciones para problemas concretos:

  • Si hay cambios importantes de temperatura entre el día y la noche y van sufrir fisuras a causa de la dilatación y contracción.
  • Si reciben directamente el azote del agua de lluvia.
  • Si están en la cara norte de la vivienda y, por tanto, más expuestas al hielo.

Mortero de saneamiento hidrófugo

A base de cemento, áridos y aditivos, no es un mortero estanco, pero confiere al soporte una impermeabilización suficiente frente a la penetración del agua de lluvia. Es transpirable (deja respirar a los muros) y está indicado para el saneamiento de muros afectados por humedad y eflorescencias (carbonatación) y prevenir humedades en obra nueva.

  • Es muy fácil de manejar. Se aplica con paleta, con un espesor mínimo de 2 cm y se puede teñir a base de pigmentos de óxido.

Mortero impermeabilizante flexible

Además de impermeabilizar, sus polímeros le proporcionan diferentes grados de flexibilidad, lo que permite puentear fisuras o prevenir grietas por movimientos y dilataciones de las estructuras. Este tipo de mortero puedes encontrarlo de un componente o de dos, en este caso viene pre dosificado para que no tengas dudas al hacer la mezcla. Es transpirable y muy resistente al hielo.

  • Se aplica con llana, brocha o rodillo de pelo largo.

Mortero impermeabilizante reforzado

Para paredes muy expuestas al viento o la lluvia o fachadas con revestimientos en mal estado, este mortero reforzado con fibras impermeabiliza a la vez que refuerza el soporte sin peligro de descuelgue, incluso si la adherencia de la base no es la ideal o si el material sobre el que se va a aplicar está húmedo.

  • Se puede adaptar la consistencia al tipo de trabajo, según el espesor que se necesite y se aplica con llana, brocha o rodillo.
Cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas

Aditivos impermeabilizantes para morteros

Si has comprado un mortero convencional, puedes convertirlo en impermeabilizante añadiéndole un aditivo, tanto en líquido como en polvo, en el momento de la preparación.

Cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas

Sobre el mortero transpirable, acabados que no cierren el poro

La ventaja de estos morteros es que son impermeabilizantes, frenan el agua del exterior, pero son transpirables, dejan salir al exterior el vapor de agua que se produce en el interior de la casa. Por eso, es muy importante que, si los cubres con un acabado (pintura, revoco, etc.), este no cierre el poro y deje respirar al muro. Usa pinturas a base de silicatos o a la cal y morteros de cal.

Reparar filtraciones a través de grietas y fugas: productos obturadores

Añadido al mortero hace que este fragüe rápidamente y pueda taponar filtraciones de agua de intensidad media antes de aplicar el mortero impermeabilizante.

  • Se pone el acelerante en la gaveta, preferiblemente de plástico, se añade el cemento (no es necesario añadir agua, a menos que se quiera una consistencia más fluida), se amasa unos segundos y se aplica rápidamente con la paleta o la mano enguantada en el punto de la fuga de agua.

Fachadas porosas o sin tratamiento antihumedad: impregnantes

Estos productos están especialmente indicados para proteger paredes de ladrillo, de piedra, de bloques de hormigón aligerado, de klinker o de cualquier material poroso y sus juntas por las que se puede filtrar el agua, pero que necesiten mantener su aspecto inalterado ya que son transparentes y transpirables.

Cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas

La ventaja de estos productos es que, además de impermeabilizar, protegen la fachada de la suciedad, de la aparición de musgo o eflorescencias.

  • Se aplican con brocha, rodillo o pistola y verás su efecto por el perlado que produce el agua en la superficie protegida con el impregnante.
 
Cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas

Barniz transparente, impermeabiliza pero no deja respirar 

Una alternativa a los impregnantes para las fachadas que quieres proteger manteniendo su aspecto original es el barniz transparente. Solo debes tener en cuenta que la mayoría de los barnices cierran el poro y, por tanto, el vapor del agua del interior no podrá salir al exterior por esa pared. Úsalo en paredes que no linden con cuartos de baño o cuartos de lavado y, en general, aquellas habitaciones donde el ambiente sea seco. 

Protección y acabado con pinturas impermeabilizantes

Puedes optar por pinturas impermeables para aplicar sobre el revoco o renovar el aspecto de fachadas de ladrillo. Ten en cuenta que las pinturas no dejan respirar a la pared por lo que, con el paso del tiempo y si la fachada está muy expuesta a la humedad, se puede desprender, con lo que tendrás que renovarla cada cierto tiempo. Elige un producto que resista hasta en climas extremos, que puede llegar a durar en buen estado de 12 a 15 años. 

Cómo prevenir y evitar la humedad en las fachadas

Bajo cualquier acabado, láminas transpirables 

Una opción para asegurarse una impermeabilización total de la fachada, permitiendo respirar al muro, es colocar una lámina impermeable transpirable antes del acabado. Además de proteger de la lluvia, es una barrera muy efectiva contra el viento en paredes muy expuestas. Se coloca sobre la mampostería o el aislante (si se ha colocado este en el exterior) y sobre ella se aplica el mortero, con malla de refuerzo o sin ella, y sobre este la pintura o mortero de acabado, siempre productos que no cierren el poro. También es muy efectiva en fachadas de lamas de madera o PVC.