Cómo proteger tus ventanas con rejas  

Por Nuria Baena

La seguridad en el hogar es lo primero. En viviendas unifamiliares o plantas bajas se emplean rejas en ventanas y puertas para proteger la casa de un posible acceso no deseado. La función principal de una reja es la de proteger nuestro hogar. No obstante, tampoco debes desestimar el aspecto estético más acorde a la vivienda. 

Si estás pensando en dotar de seguridad los accesos de tu vivienda con esta opción, en este artículo te contamos cómo proteger tus ventanas con rejas atendiendo a criterios de tipo de reja y el material con el que están hechas.

Cómo proteger tus ventanas con rejas

1.  Elige el tipo de reja

- Rejas fijas

Suelen estar compuestas de forja o hierro galvanizado pintada a fuego, para mayor resistencia al exterior. Se componen de un marco plano en forma de rectángulo y dentro del mismo, barrotes y travesaños simples, planos o tubulares. Estos puedan crear formas u ornamentos que dan una visión más decorativa de la propia reja. La colocación de estas rejas pueden ser atornilladas, de fácil instalación, o con garras, para lo que se precisa realizar obra. 

Cómo proteger tus ventanas con rejas

- Rejas extensibles

Generalmente usadas en comercios y puertas de paso frecuente. Al igual que las rejas fijas, son de material de hierro galvanizado, lacado a fuego. Se componen de una o dos hojas, dependiendo del tamaño, de apertura extensible y abatible. Las hojas son de pequeños perfiles unidos, unos con otros, actuando en forma de tijeras que permiten ser plegadas sin esfuerzo. Las hojas incorporan unas bisagras giratorias de 180º. Se adaptan fácilmente a cualquier hueco de ventana o puerta, convirtiéndose en un elemento de seguridad y diseño ideal para hogares, comercios e industrias. Son de fácil instalación, van atornilladas en la fachada, y disponen de cerradura de seguridad. Ambas rejas se fabrican en diversos tamaños y permiten ser lacadas en colores básicos como blanco, negro, marrón y gris, así como cualquier otro. 

- Rejas interiores desmontables

Se suelen utilizar para proteger los huecos de las ventanas o puertas frente a los niños cuando están abiertas. Son vallas o rejas que actúan como barrera al paso de los más pequeños. Son menos seguras que las fijas ante robos. Su instalación no requiere obra, van ancladas en el interior de la ventana mediante presión o atornilladas y las puedes poner o quitar cuando sea necesario. 

Cómo proteger tus ventanas con rejas

2. Elige el material de la reja

Una vez decidido el tipo de reja que se adapta mejor a las necesidades de tu ventana, el otro criterio importante a tener en cuenta es el material de la reja.

- Rejas de hierro forjado

Este es el material más utilizado. Las rejas de hierro forjado ofrecen mucha seguridad a las ventanas gracias a su base tan resistente. Las propiedades del hierro lo convierten en un material moldeable que garantiza la protección del hogar, impiendo que se rompa o dañe con facilidad. Existen multitud de diseños disponibles con este tipo de materia, desde el más tradicional hasta otros que evocan una imagen más moderna y vanguardista. Su mantenimiento es bastante sencillo y duran mucho tiempo.

Cómo proteger tus ventanas con rejas

- Rejas de madera

Dentro de la gran variedad que existe, los paneles de madera son los más utilizados. Estos garantizan una gran seguridad a la hora de proteger tus ventanas. Sin embargo, no es muy recomendable abusar de su uso, pues disminuyen considerablemente la entrada de luz a la vivienda. 

Si tienes alguna duda sobre los tipos de rejas, puedes abrir un hilo de conversación en los Foros. de la Comunidad. Si ya has puesto una reja para la ventana, puedes subirla a la sección de Proyectos.