Cómo protegerte del ruido en casa

Por Leroy Merlin

El tráfico, los locales de ocio, los vecinos… generan ruidos que pueden ser molestos si llegan al interior de tu vivienda. Descubre cómo combatirlos.

En construcciones de baja calidad, antes de que la normativa obligara a tomar medidas contra el ruido en las casas de nueva construcción, el ruido es un problema muy frecuente: paredes exteriores delgadas o sin cámara de aire, ventanas de vidrio sencillo, tabiques compartidos entre viviendas, huecos de ascensor sin aislar…

El Código Técnico de la Edificación (marzo de 2006) establece que los edificios de nueva construcción deben tomar medidas frente al ruido. Estas medidas se desarrollan en el Documento Básico de Protección frente al Ruido (DB-HR), pensadas para proteger a los propietarios del ruido exterior, pero también del producido por los vecinos o por los elementos comunes del edificio, como bajantes de agua, ascensores, cuartos de calderas, etc.

Además, en España, la normativa sobre ruido en las comunidades de vecinos viene regulada en la Ley de Ordenación de la Edificación, la Ley de Propiedad Horizontal y la Ley del Ruido, junto a las ordenanzas municipales de cada ciudad o municipio. Estas, en general, coinciden en lo que a uso residencial se refiere, estableciendo tres franjas horarias y permitiendo un nivel sonoro en cada una de ellas.

Hay dos tipos de ruidos principalmente: aéreos y de impacto. Los ruidos aéreos son los que se transmiten a través del aire, ya sea provenientes de la calle o del interior de la vivienda, es decir, de los vecinos. Los ruidos por impacto son los que se transmiten de una planta a otra, producidos por la caída de juguetes y objetos, por arrastrar sillas, por andar con tacones, correr, etcétera. Hay varias soluciones para proteger tu vivienda de ambos tipos de ruido.

Gran parte del ruido aéreo proveniente del exterior se evita con la instalación de ventanas de doble acristalamiento. En cuanto al material del cerco, el que mejor aísla del ruido es el PVC, que es totalmente impermeable al aire. El sistema de apertura también influye en la transmisión del sonido. Las ventanas practicables, tanto abatibles como oscilobatientes, son las que más aíslan, ya que tienen un sistema de cierre de doble junta que impide que penetren las ondas de sonido. Otro punto sensible es la persiana. Si el cajón no está bien instalado o es de mala calidad será un coladero de ruidos del exterior. Ten en cuenta que la mayoría de las comunidades autónomas ponen todos los años en marcha planes de ayuda y subvenciones para la renovación de las ventanas.

Otra opción para evitar el ruido aéreo es colocar paneles y láminas aislantes. El objetivo es crear una barrera entre el ruido y nosotros, que lo disminuya cuando las ondas sonoras lo atraviesan. Puedes situarlos en paredes, techo o suelos, allí donde haya una transmisión molesta del sonido. Están fabricados en diferentes materiales y disponibles para varias maneras de colocación. Normalmente se colocan con perfilería de cartón-yeso. 

Para proteger a tus vecinos de la planta inferior o las propias plantas bajas de tu casa unifamiliar, antes de colocar un suelo nuevo es imprescindible que pongas un aislante contra el ruido producido por impactos. Estos pueden ser por la caída de juguetes y objetos, por arrastrar de sillas, por andar con tacones, correr de mascotas o infinidad de situaciones más. Hay varias soluciones.

Cómo protegerte del ruido en casa

En los edificios, se combina la transmisión de ruidos aéreos y por impacto. Cada problema, tiene una solución. Para evitar el ruido del ascensor, hay que aislar el interior de la caja y panelar; si el ruido del motor es muy fuerte, habrá que colocar absorbente acústico en todo el hueco. Para eliminar el ruido del agua al correr por las canalizaciones o la resonancia al abrir o cerrar grifos, hay cubrir los tubos con lámina viscoelástica. Para que no se oigan los sonidos de los motores, contadores, etcétera del cuarto de calderas, conviene colocar en el suelo placas antivibraciones y paneles absorbentes en las paredes y las puertas.