Cómo purgar radiadores

Por Leroy Merlin

Cada año, antes de encender el sistema de calefacción, conviene purgar los radiadores para extraer las bolsas de aire que pueda haber en el circuito y conseguir un funcionamiento más óptimo. Si los radiadores tienen aire acumulado en su interior no calentarán homogéneamente y gastarán más energía para calentar la casa, lo que provocará el encarecimiento de tu factura. Lo recomendable es que purgues los radiadores antes de la temporada de frío para optimizar su funcionamiento. En este artículo te enseñamos a hacerlo.

Cómo purgar un radiador

Cómo saber cuándo purgar radiadores

Si notas que tu radiador no calienta de forma homogénea lo que debería, es momento de purgarlo. Esto consiste en eliminar el aire sobrante que se ha acumulado dentro de su sistema, contribuyendo así a mejorar su rendimiento. Es importante llevar a cabo esta práctica ya que si un radiador no calienta bien, la caldera hará el doble de trabajo, y esto derivará en un gasto más alto de energía.

Otro síntoma de que tu radiador necesita ser purgado es si emite ruidos extraños. Estos sonidos se producen por la acumulación de burbujas de aire dentro del sistema.

Cómo purgar un radiador

¿Por dónde empezar a purgar los radiadores?

Si vas a purgar radiadores, lo primero que debes tener en cuenta es cuál es el mejor momento para hacerlo. Lo normal es purgar los radiadores antes de la llegada del frío, durante los meses de otoño. De esta forma, te asegurarás de que tus radiadores están en perfecto estado para calentar tu hogar y evitarás posibles problemas. 

Una vez claro todo lo anterior, el factor a tener en cuenta a la hora de decidir por dónde empezar a purgar radiadores es el tipo de vivienda en el que estés. Si se trata de una casa de una sola planta, lo que se recomienda es empezar a purgar los radiadores del más cercano al más lejano de la caldera. En caso de que tenga dos plantas, comienza por la planta alta y ve bajando. 

Cómo purgar un radiador
¿Qué vamos a hacer?

Te lo explicamos paso a paso

PASO 1

Comprueba que la calefacción está encendida

Antes de empezar, asegúrate de que la llave de paso del radiador esté abierta y aumenta la presión de la caldera para facilitar el purgado. Para comprobar si necesitas purgar tu radiador, pasa la mano por encima. Si la parte superior está más fría que la inferior, esto significa que tiene aire acumulado.

Cómo purgar un radiador

 

PASO 2

Coloca un recipiente debajo del purgador

Puedes utilizar un vaso o cualquier cosa que tengas a mano. Sitúalo justo debajo de la llave para evitar que se moje el suelo durante el purgado. Una vez colocado, gíralo con un destornillador en el sentido contrario a las agujas del reloj. En primer lugar saldrá el aire acumulado junto con agua. En cuanto salga solo agua, cierra el purgador. Esto significa que ya se ha desalojado todo el aire. 

Cómo purgar un radiador

 

PASO 3

Cierra la llave cuando el chorro sea fluido

En cuanto notes que el chorro de agua que cae es del todo fluido, todo el aire habrá salido ya, por lo que podrás cerrar la llave. Hazlo en sentido inverso.

Cómo purgar un radiador

 

PASO 4

Realiza la misma operación con el resto de radiadores 

Si el acceso con el destornillador no es posible, puedes utilizar una llave especial cuadrada. Una vez hayas purgado todos los radiadores, revisa la presión de la caldera y ponla en la posición recomendada por el fabricante.

Cómo purgar un radiador

 

Materiales y herramientas