Cómo rebajar una puerta que roza el suelo  

Por Juan Gómez Romero

Con el paso del tiempo, uno de los problemas más frecuentes que puedes detectar en las puertas de tu casa es que pueden rozar el suelo. Es una molestia, pero que tiene una fácil solución. Los motivos más frecuentes de que una puerta acabe rozando en el suelo van desde las condiciones climatológicas, hasta un peso excesivo de la misma, que repercute en las bisagras que la sostienen. Por eso, antes de pasar a mayores, debes probar a apretar los tornillos de las bisagras, siempre y cuando ninguna de ellas esté dañada. En ese caso debes sustituirlas. A continuación, en este post, te explicamos cómo rebajar una puerta que roza el suelo.

Cómo rebajar una puerta que roza el suelo

1. Cuando el roce de la puerta es leve

Con la hoja abierta, introduce por debajo de la puerta un pliego de lija para madera y repasa la zona donde se produce el roce contra el suelo. Es una tarea sencilla y en la que no necesitarás ayuda. En función de la cantidad de superficie a repasar, usa lijas de distintos granos.

Cómo rebajar una puerta que roza el suelo

2. Cuando el roce de la puerta persiste

Puede que con el pliego de lija hayas avanzado un buen trecho, pero no el suficiente para eliminar el problema del todo. Por esto, usa la lija de una forma más agresiva. Para ello, debes descolgar la puerta, con la ayuda de alguien, colocarla sobre un par de caballetes y lijar la parte inferior con un pliego de lija envuelto en un taco de madera. De este modo, ejercerás una mejor presión y el desgaste será mayor y más uniforme.

Cómo rebajar una puerta que roza el suelo

3. Cuando el roce de la puerta es alto o el problema reaparece

En este caso necesitas desgastar una superficie mayor de madera, por lo que debes usar otros métodos. Usa una lijadora eléctrica o, nuestra recomendación, un cepillo.

Existen dos tipos de cepillo: el manual y el eléctrico. Ambos tienen la misma función, la de rebajar superficies de madera con la ayuda de unas cuchillas que van arrancando pequeñas virutas hasta conseguir una superficie óptima y uniforme.

Cómo rebajar una puerta que roza el suelo

Consejo

Nuestro consejo es usar uno eléctrico, ya que te facilitará mucho el trabajo y más en el caso de que no tengas experiencia previa con este tipo de herramientas.
Con la puerta totalmente rebajada y, tras comprobar que has solucionado el problema, toca reparar los posibles daños que ésta haya causado durante este tiempo:

- Normalmente, los perfiles para suelos son los que peor parados salen de estos casos, por lo que podremos eliminar la dañada y colocar una nueva.

- Si el problema es el suelo de parquet, también puedes reparar los pequeños arañazos.

Recuerda aprovechar la situación para engrasar y fijar bien las bisagras, la cerradura y demás complementos de la puerta. Si tienes algunas duda, puedes compartirlo en nuestros Foros de la Comunidad y abrir un nuevo hilo sobre este o cualquier otro tema.