Cómo reproducir plantas idénticas por esquejes

Por Leroy Merlin

La reproducción por esquejes es una de las formas de reproducción asexual o vegetativa de las plantas para obtener ejemplares idénticos a la planta madre a partir de segmentos de tallos de madera blanda, semidura, dura o leñosa. Es una técnica muy eficaz y sencilla, ideal para reproducir todo tipo de plantas. 

¿Qué vamos a hacer?

Te lo contamos paso a paso

Paso 1

Escoge el momento más favorable para hacer los esquejes

Las ventajas de los esquejes respecto a la siembra son:

- Mayor fiabilidad que las semillas obtenidas de las plantas del jardín, que no siempre aseguran que la nueva planta va a ser igual que la planta madre dada la variabilidad genética que surge con la reproducción sexual.

- Mayor rapidez: las vivaces y leñosas que se obtienen por esquejes tardan menos tiempo en alcanzar cierto desarrollo que las que se reproducen a partir de semillas. Así y todo, algunas especies crecen muy lentamente y es necesario tener paciencia.

Para conseguir una rápida, potente y abundante formación de raíces en tus esquejes puedes recurrir a la ayuda de los enraizantes. Estos productos contienen fitohormonas de origen orgánico u organomineral, generalmente formuladas con principios activos obtenidos de algas marinas, aminoácidos libres y micronutrientes. Se presentan en formato líquido o en polvo, en los que se moja, diluido en agua, o rebozan los nudos inferiores y el extremo del esqueje en el momento de plantarlo. A continuación, se aplica periódicamente con el agua de riego.

Los esquejes se deben realizar en el momento del año adecuado para cada especie, un aspecto clave para la formación de raíces, de modo que debes respetarlo al máximo para tener éxito. Averigua cuál es en cada caso.

Paso 2

Esquejes de madera semidura

Es la forma de reproducción por esquejes más frecuente entre los arbustos de hoja perenne o caduca. Las lagerstroemias o árbol de Júpiter, lavandas, adelfas, fucsias, hortensias, camelias, madreselvas, geranios, yucas, laurel, lantanas, mirtos, fotinias, leptospermum, Pittosporum tobira, verónica o hebe, plumbago, forsitia, Convolvulus cneorum, la mayoría de los jazmines, las piracantas, los hibiscus y la hiedra, Hedera helix, se reproducen fácilmente por esquejes de madera semidura.

También árboles como el acebo, el sauce, el arce japonés, Acer palmatum, y los ficus, incluida la higuera. Se deben escoger los brotes del año, que presentan un extremo de madera blanda y el otro, un poco más endurecido. Según la especie, se obtienen desde mediados de julio al final del otoño. En numerosas ocasiones se aprovechan los tallos recortados en los periodos de poda de comienzos del otoño para obtener los esquejes. 

Cómo reproducir plantas idénticas por esquejes

2.1. ¿Cómo se hacen y preparan?

2.1.1. Riega la planta el día anterior y realiza los esquejes por la mañana, cuando están más turgentes.

2.1.2. A continuación, procede como con los de madera blanda, aunque dejándolos un poco más largos: de 15-25 cm, con varios nudos, procura que no estén muy separados, al menos uno ellos con hojas. Elimina las hojas del extremo inferior y el exceso de follaje para privilegiar la producción de raíces y evitar la pérdida de humedad por transpiración de las hojas.

2.1.3. Trátalos con hormonas de enraizamiento igual que los de madera blanda. 

2.2. ¿Dónde se colocan y cómo se mantienen?

2.2.1. Puedes colocar varios a la vez preferentemente en un tiesto con arena o arena y turba, aunque en este caso será necesario procurarles un grado mayor de humedad ambiental, 70-80%. Por lo tanto, cúbrelos con una bolsa, una campana o una botella grande de plástico transparente, que has de ventilar una vez a la semana para que no surjan hongos perjudiciales. Mantén el medio de cultivo húmedo, no encharcado. También puedes favorecer la humedad dentro de la bolsa colocando un trozo de turba de Sphagnum mojada junto al tiesto.

2.2.2. Mantén los esquejes en su recipiente hasta la llegada de la primavera para darles tiempo a generar raíces y poderlos plantar en el jardín cuando la época de heladas haya pasado.

 

Paso 3

Esquejes de madera dura o estacas

Los esquejes de madera dura se obtienen en los meses más fríos del año, durante el periodo de reposo invernal. Pueden ser de especies caducifolias, que en esta época del año están sin hojas, o perennifolias. Consisten en segmentos de ramas finas, muy leñosas, preferentemente del año anterior, aunque pueden ser incluso más viejas. Se suelen utilizar los restos de poda para obtener estas estacas, a excepción de los árboles y arbustos de floración primaveral, que no se podan en esta época del año.

Cómo reproducir plantas idénticas por esquejes

En las caducifolias

Selecciona ramas del grosor de un bolígrafo, de 15 a 20 cm, con entrenudos no muy largos y al menos dos nudos, y descarta el extremo apical. Una única rama puede servir para obtener varias estacas. Si bien son esquejes de madera dura, es preferible que no esté excesivamente lignificada para que la emisión de raíces sea más fácil.

3.1. ¿Cómo se hacen y preparan?

A la hora de segmentar la rama, el corte debe ser horizontal en la parte inferior, donde surgirán las raíces, y oblicuo en la superior, para no equivocarte al plantar los esquejes.

3.1.1. Haz los cortes siempre a 1 cm del nudo.

3.1.2. Elimina todas las ramillas secundarias y trata el extremo y los nudos inferiores de las estacas con hormonas de enraizamiento.

3.1.3. Reúne los esquejes, no más de 12, en gavillas y átalos con rafia. 

3.2. ¿Dónde se colocan y cómo se mantienen?

3.2.1. Busca un lugar en el jardín, preferentemente al pie de un muro orientado al norte. Excava una pequeña zanja, llénala de arena y entierra las gavillas de estacas entre dos tercios y tres cuartos de su altura. Mantenlas así todo el invierno procurando que la arena esté siempre húmeda, no encharcada.

3.2.2. Hacia mediados de marzo, extrae las gavillas de la zanja, desátalas y separa las estacas. Para entonces algunas especies habrán emitido raíces y otras no; ten cuidado de no dañar las raíces si las hubiera.

3.2.3. Coge tiestos individuales, coloca en la base gravilla para favorecer el drenaje y llénalos de sustrato de plantación o una mezcla de tierra de jardín, mantillo y arena. Tengan o no raíces, entierra una o dos estacas en cada uno dejando que asomen un 50% por encima de la superficie, y riega generosamente.

3.2.4. Coloca los tiestos en un invernadero o un lugar al aire libre protegido del frío y las heladas, donde reciban mucha luz, pero fuera del sol directo. El medio de cultivo debe permanecer siempre húmedo, no encharcado. Según la especie, las nuevas plantas pueden estar listas para ser trasplantadas a su lugar definitivo en el otoño o deberás esperar hasta la siguiente primavera. 

En las coníferas

Los esquejes de madera dura también permiten obtener nuevos ejemplares de coníferas. En algunas especies, como los tejos o Taxus, tuyas o Thuja y falso ciprés o Chamaecyparis, las posibilidades de éxito son mayores que en otras, como los pinos o Pinus y píceas o falsos abetos o Picea, en las que el enraizamiento es más difícil y lento. Cuanto más joven sea la rama de la planta madre, más fácil será que las estacas generen raíces. Los esquejes se obtienen generalmente en invierno, aunque con excepciones: la Thuja orientalis en primavera, las píceas en agosto, la Thuja occidentalis, en verano e invierno… Además, ten en cuenta que los esquejes extraídos de las ramas laterales de abetos o Abies, píceas y pinos difícilmente se comportarán en el futuro como eje central, con lo que no podrás obtener una conífera piramidal.

3.3. ¿Cómo se hacen y preparan?

Los más aptos para reproducir coníferas son los esquejes de talón. Para ello:

3.3.1. Elige una rama lateral no muy gruesa y córtala llevándote un trocito de 1-2 cm de corteza de la rama donde está insertada, el talón. Para ello, debes utilizar un cuchillo o navaja bien filoso y desinfectado o, simplemente, tirar suavemente de la rama para desprenderla. La herida de la planta madre se debe cubrir con pasta cicatrizante.

3.3.2. Deja el esqueje de 15-20 cm, haciendo un corte oblicuo a 1 cm por encima de un nudo.

3.3.3. Elimina las hojas de la mitad inferior y deja más cortas las agujas y hojas restantes si son muy largas. 

3.4. ¿Dónde se colocan y cómo se mantienen?

3.4.1. Prepara un tiesto con una capa de drenaje en el fondo y llénalo con sustrato de plantación, una mezcla de arena gruesa, perlita con mantillo o tierra del jardín al 50%.

3.4.2. Trata el talón y los nudos de la base del esqueje con hormonas de enraizamiento y entiérralo hasta la mitad. Apisona un poco la tierra y riega generosamente.

3.4.3. Lleva el tiesto a un invernadero o colócalo al aire libre en un lugar donde no le dé el sol y a salvo de las heladas y las corrientes de aire, protegido por una bolsa, campana o botella de plástico transparente. El sustrato debe estar siempre húmedo, pero no encharcado.

3.4.4. En las coníferas, la generación de raíces es muy lenta: puede tardar cerca de un año. Cuando veas que el esqueje empieza a generar yemas o brotes quiere decir que ha enraizado y ha llegado el momento de llevarlo a su lugar definitivo.

3.4.5. Para estimular la emisión de raíces en los esquejes de madera semidura y dura de algunas especies, como acebo, magnolias, juníperos o tuyas, conviene realizar un lesionado en el extremo inferior, que consiste en practicar una incisión longitudinal de 0,5 a 2 cm mediante un instrumento filoso y desinfectado, como cúter o navaja, para que en el callo que producirá la cicatriz surjan raíces. Esta herida se debe rebozar o remojar con hormonas de enraizamiento, al igual que el extremo del esqueje.

El esqueje de talón se utiliza también para reproducir higueras y olivos, en cuyo caso conviene escoger ramas de 2-3 años de edad. Espera que a la higuera se le hayan caído las hojas. En rosales y vides, estos esquejes son una alternativa a los injertos, para los cuales se necesita mayor pericia.

 

Paso 4

Esquejes de hoja

Es una técnica de reproducción muy sencilla, ideal para realizar con los niños, que permite multiplicar, sobre todo, plantas de interior como las sansevierias o espadas de San Jorge y las Begonia rex, y muchas crasas, dotadas de hojas con buenas reservas nutricionales. En este caso son el limbo de las hojas, o el limbo y el pecíolo, los que se entierran en el sustrato para que generen una nueva planta. Estos esquejes llevan a cabo en la primavera y el verano, épocas de mayor crecimiento vegetativo.

Cómo reproducir plantas idénticas por esquejes

4.1. ¿Cómo se hacen y preparan?

4.1.1. Riega la planta madre la noche anterior.

4.1.2. Por la mañana, escoge hojas sanas y fuertes y córtalas con su pecíolo con una tijera de poda afilada. En el caso de las espadas de San Jorge puedes obtener varios trozos, de unos 6-7 cm de largo, de una misma hoja. 

4.2. ¿Dónde se colocan y cómo se mantienen?

4.2.1. Las hojas deben ser plantadas de inmediato para que no se deshidraten, excepto las crasas, que es mejor dejarlas secar 2-3 horas al aire libre.

4.2.2. Para ello, ten preparado de antemano un tiesto con una capa de carbón vegetal en el fondo que asegure un buen drenaje e impida la formación de hongos del suelo, y un sustrato rico y poroso, hecho de turba mezclada con arena gruesa, perlita o vermiculita.

4.2.3. En el caso de las begonias de hoja y determinadas crasas, deja el pecíolo de unos 2 cm, trátalo con hormonas de enraizamiento y entiérralo procurando que el limbo de la hoja quede lo más asentado posible sobre el sustrato de modo que la nervadura principal esté en contacto con la tierra.

4.2.4. En el caso de las sansevierias, deberás enterrar los trozos de forma vertical por el lado de un corte tratado con hormonas de enraizamiento.

4.2.5. Estos esquejes necesitan mucha luz, fuera del sol directo, una temperatura en torno a los 20° y nunca por debajo de 18°, y humedad ambiental.

4.2.6. Mantén el sustrato húmedo, pero no encharcado; dado el tipo de material vegetal lo ideal es humedecerlo con un pulverizador de agua.

4.2.7. La emisión de raíces es rápida: bastarán unas 7-8 semanas. Cuando empiecen a aparecer las nuevas plantitas ha llegado el momento de trasplantarlas a su tiesto definitivo.

 

Materiales y herramientas

  • Turba, arena de cuarzo de granulometría media-gruesa, perlita o vermiculita
  • Agua de lluvia o libre de cal
  • Gravilla para drenaje
  • Carbón vegetal
  • Etiquetas para identificar la planta y anotar la fecha
  • Bolsa, campana o botella de plástico transparente
  • Tijeras de poda, cuchillo filoso, navaja, cúter
  • Un pequeño tiesto o un bote de cristal
  • Pulverizador