Cómo resolver cualquier problema con el agua de tu piscina

Por Leroy Merlin

Existen diferentes motivos por los que el agua de la piscina presenta un mal estado: una tormenta, un uso más intenso de lo habitual, un incorrecto mantenimiento... Te contamos qué síntomas puede presentar tu piscina, las causas y qué tratamiento debes aplicar para resolver cada problema.

Descripción

Te lo contamos paso a paso

Paso 1

Si el agua está turbia y tiene mal olor

1.1 Causa

La turbiedad del agua indica una elevada cantidad de residuos orgánicos en suspensión. Probablemente te haya pasado porque no has previsto un incremento en el número de bañistas y tu dosis habitual de desinfectante no ha sido suficiente o has tenido funcionando la depuradora menos horas de las debidas.

1.2.  Tratamiento

1.2.1. Limpia las paredes y el fondo con tu limpiafondos habitual.

1.2.2. Mide y regula el pH hasta situarlo entre 7,2-7,4.

1.2.3. Pon una dosis extra de cloro de disolución rápida.

1.2.4. Aplica un producto floculante, que se encargará de aglutinar todos los restos diminutos para que el filtro pueda recogerlos.

1.2.5. Haz un lavado del filtro a contracorriente o limpia el cartucho con agua a presión.

1.2.6. Conecta la depuradora durante 24 horas seguidas y después plantéate conectarla 1 o 2 horas más diariamente. En un par de días tendrás el agua clara de nuevo.

Paso 2

Si el agua está verde

2.1. Causa

Tu piscina ha sufrido una invasión de algas. Puede ocurrir al principio de la temporada, cuando el agua está muy limpia y no has aplicado suficiente desinfectante, o, según avanza el verano, por elevados niveles de pH.

2.2. Tratamiento

2.2.1. Cepilla las paredes y el fondo con un cepillo manual, por lo menos donde no cubre, y pasa el limpiafondos.

2.2.2. Si el filtro es de arena, haz un lavado a contracorriente; si es de cartucho, sácalo y límpialo bien.

2.2.3. Mide y ajusta el pH entorno al 7-7,2.

2.2.4. Haz una cloración de choque, con cloro de disolución rápida, tanto si tu piscina es de cloro como si es de sal.

2.2.5. Aplica un alguicida y un floculante.

2.2.6. Conecta la depuradora y déjala funcionando 24 horas.

2.2.7. Vuelve a medir los niveles de pH y de cloro (o sal).

2.2.8. El color verde habrá desaparecido, pero no te descuides: aplica alguicida pasada una semana y después cada 15 días.

Cómo resolver los problemas de tu piscina

 

Paso 3

Si huele mucho a cloro e irrita los ojos

3.1. Causa

Podrías pensar que tiene demasiado cloro o demasiado desinfectante, pero el problema es justamente el contrario: por una aplicación escasa, las moléculas de cloro se combinan con residuos orgánicos formándose las cloraminas, responsables del olor a cloro y de las molestias para los bañistas. Es decir, hay cloro pero no es cloro libre, el único capaz de producir el efecto desinfectante.

3.2. Tratamiento

3.2.1. Aplica un clorado de choque con cloro activo.

3.2.2. Ajusta el pH entre 7 y 7,4.

3.2.3. Haz un lavado a contracorriente de la arena del filtro y aporta agua nueva a la piscina.

3.2.4. Pon un producto floculante.

3.2.5. Cuando se haya depositado la suciedad en el fondo, pasa el limpiafondos poniendo la válvula en posición vaciado, para evitar que la suciedad pase por el filtro.

3.2.6. Mide los niveles de cloro todos los días y aplica más desinfectante siempre que sea necesario.

3.2.7. Deja la depuradora conectada más horas de lo habitual.

3.2.8. ¿Cómo calcular cuánto cloro añadir para una cloración de choque? Mide el cloro combinado de la piscina usando un medidor en forma de tiras reactivas o pastillas. Tienes que añadir 10 veces más cloro activo que la cantidad de cloro combinado que resulta en el test. Por ejemplo: si el resultado es 2,2 ppm (o lo que es lo mismo 2,2 gr/m3) de cloro combinado, necesitas 22 gramos por metro cúbico (gr/m3) de cloro activo. Multiplica el volumen de tu piscina por 22 y sabrás la cantidad de cloro activo que necesitas añadir.

Cómo resolver los problemas de tu piscina

 

Paso 4

Si tienes las paredes blanquecinas y ásperas

4.1. Causa

Son depósitos de cal que se han fijado al suelo y paredes. Es un problema típico de zonas geográficas de aguas muy duras. También puede haber un exceso de cal cuando no se está controlando bien un pH elevado. La cal, igual que se deposita en los revestimientos, lo hace en las tuberías, bomba y partes del filtro, pudiendo llegar a producir una avería, ya que la bomba tiene que trabajar más para conseguir el mismo efecto.

4.2. Tratamiento

4.2.1. Tienes que cepillar las paredes y el fondo de la piscina, dejar que los residuos vayan al suelo y pasar el limpiafondos.

4.2.2. Si no puedes rascar los depósitos de cal de los revestimientos, deberás vaciar la piscina y limpiar las superficies con cepillo y un producto desincrustante.

4.2.3. Controla el pH, intentando que esté en valores más cercanos al 7-7,2.

4.2.4. Si el agua de tu zona geográfica es muy dura, evita que vuelva a ocurrirte el mismo problema añadiendo al agua un producto antical. Funciona dejando en suspensión en la superficie los depósitos de cal para que no se peguen en las superficies.

Cómo resolver los problemas de tu piscina

 

Paso 5

Si aparecen manchas en la línea de flotación

5.1. Causa

Se debe a la acumulación de suciedad grasa, procedente de los bañistas que entran al agua con bronceadores y cremas en el cuerpo.

5.2. Tratamiento

5.2.1. Haz descender ligeramente el nivel de la piscina para proceder a una buena limpieza de esa zona del revestimiento.

5.2.2. Frota con una esponja o cepillo con un producto desengrasante.

5.2.3. Controla el pH y el cloro libre; corrígelos si están descompensados.

5.2.4. Vuelve a llenar el vaso hasta el borde.

5.2.5. Alecciona a los usuarios de tu piscina para que se duchen siempre antes de entrar al agua.

Cómo resolver los problemas de tu piscina

 

Paso 6

Si el agua de la piscina está marrón

6.1. Causa

Puede suceder por un exceso de hierro del agua, especialmente en piscinas que se llenan con agua de pozo. Al entrar en contacto el cloro con el hierro, este se oxida, volviendo el agua de color marrón.

6.2. Tratamiento

6.2.1. Vaciar ligeramente la piscina.

6.2.2. Aplicar un tratamiento de choque con cloro para provocar una oxidación masiva.

6.2.3. Añadir floculante y esperar a que se aglutinen los restos de oxidación.

6.2.4. Pasar el limpiafondos durante varios días seguidos para recoger los residuos y dejar la depuradora en funcionamiento más tiempo.

6.2.5. Corregir los niveles de pH.

6.2.6. Rellenar el agua desalojada con agua de la red, si la que tenías era agua de pozo.

Cómo resolver los problemas de tu piscina

6.2.7. Si tu agua para la piscina tiene un exceso de hierro, es mejor que hagas las desinfecciones con oxígeno activo.

Materiales y herramientas

  • Desinfectante
  • Limpiador de gresite
  • Cloros de efectos/multifunción
  • Limpiador para la línea de flotación
  • Medidores de niveles
  • Cepillos
  • Limpiafondos y recogehojas