Cómo sembrar césped 

Por Leroy Merlin

La mejor época para plantar el césped natural es otoño, en septiembre, y primavera en marzo y abril. Evita las temporadas de mucho frío, calor extremo y sequía. Si vas a instalar riego enterrado o conductos eléctricos para la iluminación del jardín, efectúa estos trabajos durante la preparación del suelo.

A continuación te explicamos con detenimiento el paso a paso de cómo sembrar césped natural. ¡No te pierdas detalle!

Cómo sembrar césped
¿Qué vamos a hacer?

Te lo contamos paso a paso

PASO 1

Elige el césped adecuado a tu terreno

El césped ofrece frescor a tu suelo, placer tanto al verlo como al pisarlo y, además, reduce el ruido y la polución del ambiente. Es un recurso de jardinería del norte de Europa para absorber el agua de lluvia y evitar la formación de lodo.

Cómo sembrar césped

Ofrece en la actualidad mezclas adaptadas a las condiciones de sequedad típicas de las regiones de clima mediterráneo marítimo y continentalizado que predominan en España. Escoge la mezcla de semillas de césped adecuada para el uso que deseas:

  • Universal: son céspedes densos, que se caracterizan por su resistencia media-alta a las pisadas y su crecimiento medio-rápido. Son de hoja densa y tipo rústico, aptos para toda clase de suelos y climas.
  • Rústico: son céspedes de hoja ancha que crecen rápidamente. Su resistencia al pisoteo es máxima. Requieren poco mantenimiento y muy poco riego, una vez al mes, para conservarse en buenas condiciones durante todo el año. Pueden soportar tanto la sequía como la humedad abundante.
  • Para terrenos secos: de hojas finas y largas, generalmente grama o bermuda, Cynodon dactylon, han sido especialmente desarrollados para adaptarse a las condiciones de sequía de las regiones del Mediterráneo y el sur de España. Crecen a un ritmo entre moderado y rápido, y resisten un grado de pisoteo medio-alto. Necesitan sol abundante y no toleran la sombra. Resisten muy bien el pisoteo y las temperaturas extremas, pero amarillean en invierno. Las alternativas son la grama gruesa o kikuyu, de hoja ancha, muy rústico y agresivo, y el gramón o hierba de San Agustín, muy duro, basto y poco agradable al tacto, pero especialmente resistente a la sequía, la salinidad del suelo, la escasa fertilidad de sustrato y el calor intenso.
  • De economía: el ahorro de agua y la sostenibilidad son la finalidad de estas mezclas de semillas de gramíneas y trébol enano, diseñadas para reducir al máximo la frecuencia de riego. Tienen una alta tolerancia al pisoteo. Crecen rápidamente.
  • Ornamental: estos céspedes destacan por su atractivo e intenso color verde y su tacto suave. Cumplen fundamentalmente una función decorativa. Conviene no pisotearlos. Las mezclas disponibles permiten implantarlos en cualquier clima, incluso seco, y en sombra.
  • Grandes extensiones: son mezclas ideales de céspedes de hoja fina para grandes áreas de césped por su mínimo mantenimiento y fácil instalación. Su ritmo de crecimiento es medio y resulta apto para cualquier clima.
  • De sombra: mezclan especies de hojas densas y finas ideales para zonas sombreadas u orientadas al norte. Se pueden implantar en todo tipo de suelos, pero no soportan los terrenos encharcados. Impiden la propagación de malas hierbas. Tienen una resistencia media-alta al pisoteo. Para zonas de sombra también resulta muy adecuada la dichondra repens, que no es una gramínea como las cespitosas, sino una tapizante de hoja redonda y denso crecimiento, muy apropiada para los terrenos secos y las zonas mediterránea y sur de España. No soporta el pisote.

Cómo sembrar césped

 

PASO 2

¿Cómo preparar la tierra?

  • Para recuperar o hacer crecer de nuevo el césped, el suelo debe estar completamente limpio de vegetación, removido y nivelado. Aunque se puede trabajar con pala, ganarás tiempo con una motoazada.
  • Regula la altura del manillar según tu complexión para poder trabajar con la espalda bien erguida. El espolón trasero regula la profundidad del trabajo. Cuanto más lo bajes, más penetran las cuchillas en el suelo. Por lo tanto, regúlalo bastante alto para la primera pasada.
  • Arranca y empieza la primera batida. Al principio, se trata sobre todo de destruir las hierbas y raíces mientras se cava ligeramente. Para de vez en cuando para eliminar las bolas de hierba y las raíces con el rastrillo.
  • Haz una última pasada primero en un sentido y luego en el otro para desmenuzar  los últimos terrones. Rastrilla después cruzando las pasadas.
  • Nivela con la regla para eliminar los posibles baches. Una pasada con el rodillo ayuda a apisonar y nivelar algo más la tierra.

Cómo sembrar césped

 

Paso 3

¿Cómo sembrar césped natural?

Se siembra en dos épocas: de marzo a mayo y de septiembre a octubre. La siembra de primavera evita la asfixia por la caída de hojas muertas en las zonas con árboles pero la siembra de otoño permite un crecimiento más rápido porque el suelo todavía está caliente.

  • El uso de una sembradora de césped ofrece un mejor reparto de las semillas. Consiste en un depósito cuyas ruedecillas accionan un mecanismo que libera los granos. Arrástrala cubriendo el suelo en bandas paralelas.
  • Un rastrillado superficial permite enterrar ligeramente los granos para facilitar la germinación. Termina pasando meticulosamente el rodillo para fijar mejor los granos al suelo.
  • Humedece el suelo periódicamente pero sin excesos durante los primeros días. Cuando la hierba joven alcance de 2 a 3 centímetros, vuelve a pasar el rodillo para consolidar las raíces.
  • Cuando la hierba alcance de 6 a 8 centímetros de altura efectúa el primer corte.

Cómo sembrar césped

3.1 No descuides el riego

Aunque las mezclas de césped aptas para el clima mediterráneo necesitan menos riego que las más clásicas, no puedes desatender sus necesidades de agua. Ten en cuenta las especificaciones indicadas en el envase de semillas acerca de la frecuencia necesaria para hacerlo, pero recuerda valorar también las características del suelo y, sobre todo, la relación entre evaporación y transpiración en cada época del año.

Cómo sembrar césped

Lo ideal es preparar muy bien la cama de cultivo para que puedas hacer riegos generosos y espaciados, de modo que consigas empapar bien la tierra y logres que las raíces profundicen en busca de humedad, con lo que estarán mejor preparadas para afrontar una sequía. Recuerda que, también en el caso del césped, el exceso de riego resulta tan perjudicial como su falta. El riego automático por aspersión, ya sea mediante aspersores o difusores en función del tamaño del área, es el método más adecuado para atender sus necesidades de agua.

Cómo sembrar césped

Asimismo, contribuye a la sostenibilidad con las micorrizas. Las micorrizas son unos hongos beneficiosos que establecen una relación simbiótica a nivel de las raíces en la mayoría de las plantas, mejorando su capacidad de obtener agua y nutrientes del suelo y protegiéndola planta las enfermedades. Un césped micorrizado puede llegar a necesitar un 40% menos de agua que otro igual sin micorrizar. Las micorrizas se pueden aportar antes de la siembra o la instalación de tepes o durante la escarificación o aireación. Se presentan en formulados líquidos, granulados o en polvo. Para que la implantación en las raíces se produzca correctamente se debe reducir el abono, en especial el fosfórico, que dañaría a estos hongos.

3.2 Nútrelo con abono

El césped, incluso si es rústico, necesita nutrientes para mantenerse saludable y lucir un color uniforme. Por eso, es fundamental que le aportes fertilizantes específicos. En marzo, abril y mayo, cuando está creciendo con fuerza, es importante proporcionarle alimento mediante el abonado. Y lo mismo en septiembre y octubre, para prepararlo y darle fortaleza para afrontar los meses más fríos. En los periodos de latencia o de calor extremo no se debe abonar. Los más aconsejables son los granulados de liberación lenta, ya que:

  • Liberan los nutrientes a lo largo de varias semanas o meses, a demanda de la propia hierba y evitando el crecimiento excesivo.
  • Reducen la pérdida de nutrientes por el arrastre del agua y la evaporación.
  • Evitan el riesgo de quemaduras en la hierba.
  • Confieren al césped mayor resistencia a las plagas, enfermedades y al efecto de las sequías y heladas.
  • Algunos fertilizantes cuentan con ingredientes que previenen la aparición de musgo, algas y hongos.

Cómo sembrar césped

No obstante, si necesitas acelerar el crecimiento de la hierba en primavera también puedes aplicar abonos de liberación rápida, que favorecen un desarrollo vigoroso y proporcionan un color verde brillante e intenso.

Las letras NPK que aparecen en los envases de fertilizantes te informan de los porcentajes de macronutrientes presentes en su fórmula. Así, NPK 20-10-5 quiere decir que contiene un 20% de nitrógeno (N), un 10% de fósforo (P) y un 5% de potasio (K).

3.3 Escarifica para favorecer la absorción de agua y nutrientes

Con el tiempo, en la base del césped, se forma un fieltro de raíces y hojas muertas que cubre la tierra impidiendo el paso hacia las raíces del agua y los nutrientes. Para rasgarlo deberás pasarle el escarificador, que es un rodillo con cuchillas verticales que realiza cortes a unos 3 o 4 cm de profundidad. Después de escarificar, pasa un rastrillo de puntas flexibles para retirar los restos vegetales que se desprenden; no te preocupes por las marcas sobre el terreno, ya que en pocas semanas habrán desaparecido. Esta operación suele hacerse en febrero y marzo para ayudar a la hierba a crecer sana y fuerte, y tras el verano. No obstante, la frecuencia debe regirse por el tipo y orientación del terreno y el clima; en zonas húmedas y áreas de sombra, por ejemplo, conviene hacerlo más a menudo.

Cómo sembrar césped

Los escarificadores pueden ser mecánicos, eléctricos o a gasolina. Según el tamaño del área de césped y la frecuencia con que necesites hacer esta labor, deberás escoger un modelo con la potencia y el ancho de escarificado apropiado. La mayoría cuenta con varias alturas de corte o altura regulable, cuchillas para un escarificado en profundidad y púas para trabajos más superficiales. Algunos modelos también sirven para airear el terreno.

Cómo sembrar césped

3.4 Airea los suelos compactados

El sustrato tiende a compactarse con el tiempo, especialmente si es de naturaleza arcillosa, dificultando el paso del agua y los nutrientes hacia las raíces, lo cual puede traducirse en zonas amarillentas en el verde del césped. Para revertir esta situación será necesario airear la tierra practicando pequeños agujeros con algún tipo de aireadora manual o mecánica. Esta labor es muy eficaz al final del invierno y comienzos de la primavera para ayudar a la hierba a crecer con fuerza. Si ves que las raíces no superan los cinco centímetros de profundidad, puede ser síntoma de que necesiten aireado.

Cómo sembrar césped

3.5 Aplica recebo

Después de escarificar o airear el área de césped conviene recebarla, es decir, aplicarle una ligera capa de mantillo mezclado con arena de sílice que rellene los huecos practicados en el terreno. También puedes recebar sin escarificado previo. Se trata de reforzar la nutrición de la hierba con abono orgánico.

3.6 Escarda las malas hierbas o aplica herbicida

A menudo, la uniformidad del césped se ve interrumpida por la aparición de malas hierbas. Las siegas continuas y bajas previenen su aparición. Para mantenerlas a raya puedes realizar escardas manuales continuas, o aplicar un herbicida de hoja ancha.

Cómo sembrar césped

3.7 Previene y combate los hongos del césped

Si observas pequeñas zonas de césped seco o amarillento, lo más probable es que obedezcan a la presencia de un hongo. Pythium, Phytophthora, Fusarium, Dollar spot (Sclerotinia homoeocarpa), Rhizoctonia son los nombres de los patógenos más comunes del césped. Debes identificar el hongo y aplicar cuanto antes el fungicida específico. La mejor forma de prevenir el ataque de este tipo de enfermedades es dándole a la hierba los cuidados de siega, riego, nutrición y escarificado que necesita para que esté fuerte. Si un hongo ha hecho acto de presencia un año, aplica un tratamiento preventivo la temporada siguiente.

3.8 Elimina el musgo

En las zonas más húmedas, compactadas y sombrías del área de césped es frecuente que aparezcan manchas de musgo, algas o líquenes. Un correcto escarificado, así como el drenaje de las zonas donde se forman charcos permanentes, prevendrán su aparición. Pero si surgen deberás aplicar un producto antimusgo. Cuando la superficie tratada se haya secado, deberás rascarla con un rastrillo o escardillo, escarificarla y resembrar.

Cómo sembrar césped

3.9 Resiembra las calvas

Para repoblar las zonas donde el césped ha desaparecido, afloja la tierra ligeramente con el rastrillo o una azadilla, esparce semillas de césped repoblador, aplica una capa fina de mantillo y riega a continuación. El momento más adecuado es hacia el final del invierno, febrero-marzo, o en septiembre. El césped repoblador suele ser una mezcla de variedades de Raygrass de rápido crecimiento, con resultados visibles en una semana.

Cómo sembrar césped

 

Paso 4

Cuida tu césped

El césped, aunque sea de tipo rústico, exige una serie de atenciones a lo largo del año para mantenerse uniforme y bonito. Estos cuidados son imprescindibles para asegurarle energía, buena salud y, por lo tanto, belleza.

Cómo sembrar césped

Siégalo con la frecuencia necesaria. La siega es clave para conseguir un césped uniforme y tupido, ya que los cortes constantes estimulan la extensión de las plantitas a lo ancho, evitando que se espiguen, y la aparición de malas hierbas.

La frecuencia de la siega está condicionada por el tipo de césped, el uso, el clima, la orientación y la frecuencia de riego, entre muchos otros factores. Por regla general, se debe pasar el cortacésped una vez al mes de enero a febrero; entre dos y tres veces de marzo a mayo; una vez por semana de junio a agosto, y entre dos y tres veces al mes de septiembre a noviembre.

Cada especie de césped requiere una determinada altura de corte, pero recuerda que en épocas de calor o frío intensos, o de falta de agua, conviene no cortarla muy bajo para proteger la corona del efecto abrasador del sol o las heladas.

Cómo sembrar césped

Debes utilizar el cortacésped adecuado a tu extensión de césped, tipo y ancho de corte… y también puedes ayudarte del cortabordes, que sirve para obtener unos remates perfectos en las zonas donde no llega el cortacésped, tales como recovecos, bordes, junto a las paredes, macizos de flores, arbustos y árboles, o entre los muebles de exterior. Esta herramienta complementaria al cortacésped puede llevar motor eléctrico de cable o batería, que son muy sencillos de utilizar y no necesitan mantenimiento, o de gasolina. Los extensibles se adaptan mejor a la altura del usuario.

Césped decorativo, para todo uso o terreno de juego. Hay muchas semillas adaptadas para cada necesidad. En tres semanas, tu jardín se convertirá en una bella alfombra vegetal.

Materiales y herramientas

  • Semillas adaptadas al uso de tu césped y a las condiciones climáticas
  • Una pala o una motoazada
  • una regla metálica larga
  • Un rastrillo
  • Rodillo de césped
  • Una esparcidora-sembradora
  • Una manguera de jardín