Cuadros eléctricos premontados: mayor rapidez en tu instalación

Por Leroy Merlin

Los cuadros premontados son la alternativa idónea para ahorrar tiempo en la instalación del sistema eléctrico, ya que traen todos los interruptores montados y cableados. Los hay empotrados, que se utilizan sobre todo en obras de nueva construcción, y de superficie, perfectos en caso de reforma de la vivienda o renovación del sistema eléctrico.

La principal ventaja de los cuadros eléctricos premontados es la sencillez con la que pueden instalarse. Al traer el cableado incorporado, así como todos los interruptores obligatorios que regula el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT, 2002), se reduce notablemente el tiempo de instalación y lo hace más fácil.

Los cuadros de luces premontados están dotados con el Interruptor General Automático (IGA), el diferencial (ID) –ambos obligatorios según la normativa– y, al menos, 5 magnetotérmicos o Pequeños Interruptores Automáticos (PIAS). Algunos disponen también de interruptor contra sobretensiones permanentes y transitorias (PCS) para aumentar la seguridad del sistema.

Al adquirir un cuadro premontado, has de tener en cuenta los circuitos que vas a necesitar para proporcionar electricidad a toda la instalación. Los cuadros premontados pueden tener entre 2 y 24 módulos y no se recomienda su modificación o manipulación, ya que se perderías toda la rapidez en la instalación. Lo adecuado es planificar correctamente cuántos circuitos necesitará la instalación eléctrica y, a partir de ahí, seleccionar un cuadro premontado que se ajuste a tus necesidades.

Tipos de cuadros premontados

De superficie y de empotrar

Los cuadros eléctricos premontados de superficie se emplean sobre todo en reformas de casas antiguas o en la renovación del sistema eléctrico, donde suele mantenerse el número de circuitos previo. Además, lo habitual es que el hueco en el que estaba el cuadro eléctrico no se pueda hacer más grande debido a la posible presencia de cables o tuberías. Pero también sirven para ampliar el sistema eléctrico, destinando, por ejemplo, un circuito a los enchufes a los que se conectan aparatos delicados ante una sobrecarga, como los ordenadores, la televisión o el frigorífico.

Los cuadros eléctricos premontados empotrados se suelen emplear en la construcción de nuevas viviendas. Su gran ventaja es la comodidad en el tiempo de instalación.

Comodidad en tu instalación eléctrica

De interior y de exterior

Todos los cuadros eléctricos para exterior son estancos y requieren un IP65 (Índice de Protección), que los protege contra el polvo y los chorros de agua. Los premontados, además, facilitan la instalación. Hay varios tipos:   

  • Específicos para piscinas. Estos modelos cuentan con un interruptor digital (programador) en los que que se pueden predeterminar el tiempo que debe que estar funcionando la bomba de la depuradora, por ejemplo. Sirve también para controlar el encendido y apagado del alumbrado exterior: con un cuadro eléctrico con programador, las luces se activarán y apagarán en la franja horaria en que las hayas programado.
  • Con enchufes adicionales. Son perfectos si necesitas conectar, esporádicamente, algún aparato, como el cortacésped –si es eléctrico–. Son muy habituales en las parcelas de los camping, ya sea para enchufar tanto la caravana como la iluminación o la nevera. 

Los cuadros eléctricos premontados de interior se emplean tanto en reformas de viviendas o del sistema eléctrico como en obras nuevas. En las primeras se utilizará uno de superficie, mientras que si es una nueva construcción, lo más frecuente es uno empotrado.

Comodidad en tu instalación eléctrica

¿Qué interruptores incluye un cuadro premontado?

Según el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT, 2002), un cuadro premontado debe contar, obligatoriamente, con el Interruptor General Automático y el Diferencial.  Después, estará dotado de varios magnetotérmicos (según el nivel de electrificación de la vivienda) y, opcionalmente, de un interruptor de protección contra sobretensiones. Te contamos para qué funciona cada uno:

IGA. El Interruptor General Automático es obligatorio en los cuadros de nueva instalación según el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT 2002). Interrumpe el suministro de electricidad cuando se supera la potencia que la instalación puede soportar. En cierto modo sustituye al antiguo ICP (Interruptor General de Potencia), aunque este “salta” cuando se supera la energía contratada con la compañía eléctrica. Con la implantación de los contadores digitales (que lo traen incorporado), no es obligatoria su presencia dentro de la vivienda. 

ID. El Interruptor Diferencial es un elemento obligatorio en todas las instalaciones. Sirve como protección complementaria en caso de que falle alguno de los magnetotérmicos. Su amperaje varía entre 25 y 40 amperios (A) y corta la electricidad cuando detecta una fuga en la red eléctrica (defecto o anomalía en un aparato eléctrico o en la instalación). Controla la cantidad de electricidad que entra y sale y, cuando detecta una diferencia, interrumpe la corriente por seguridad. Según el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT, 2002) ejercen una protección complementaria en caso de fallo de otra medida de protección. Según la normativa, si el cuadro eléctrico es para una vivienda debe tener una sensibilidad alta, no superior a 30 mA (miliamperios).

 

Magnetotérmicos o PIAS. También llamados Pequeños Interruptores Automáticos (PIAS), rigen el funcionamiento de cada uno de los circuitos (iluminación, enchufes, vitrocerámica…). También protegen, mediante la desconexión del interruptor, de cortocircuitos o sobrecargas. De esta manera, si detectan un exceso de consumo en una parte de la vivienda, el interruptor determinado se desconecta, pero sin dejar sin electricidad al resto de la casa. Su amperaje puede ser entre 10 A y 40 A. Según la normativa, los magnetotérmicos para viviendas deben ser bipolares, que protegen la fase y el neutro. El número de PIAS dependerá de los circuitos en los que se divida la instalación eléctrica.

PCS. El interruptor de Protección Contra Sobretensiones protege a los elementos conectados a la red eléctrica contra sobretensiones en la red, evitando que sufran daños o desperfectos. Aunque la normativa no lo exige en las viviendas, dependiendo de la distribuidora que te suministre la electricidad, su presencia será obligatoria o no

Comodidad en tu instalación eléctrica

Cómo se instala un cuadro premontado

Según la normativa, todos los cuadros eléctricos deben instalarse en espacios seguros y protegidos, evitando siempre baños, cocinas, galerías o terrazas. Deben colocarse a una distancia del suelo de, al menos, 140 cm, y nunca a más de 2 m. Lo más adecuado es colocarlo cerca de la puerta principal, lo más próximo a la entrada de derivación eléctrica principal, que proviene del contador eléctrico.

Antes de instalar el cuadro eléctrico premontado, corta la electricidad general. Después, tan solo hay que enganchar el cable principal de corriente y las salidas a cada uno de los circuitos:

  • La iluminación se conectará a un PIA de 10 A y con un cable de 1,5 mm2.
  • Los enchufes requieren un magnetotérmico de 16 A e irán conectados a un cable de 2,5 mm2.
  • Las tomas del baño y la cocina necesitan un magnetotérmico de 16 A y un cable de 2,5 mm2.
  • La lavadora y el lavavajillas (o un calentador de agua) se conectarán a un interruptor de 20 A y con un cable de 4 mm2.

El horno y la vitrocerámica (o placa de inducción) necesitan 25 A y un cable de 6 mm2.

Prevén todos los circuitos que vayas a necesitar y, si crees que en el futuro necesitarás más, puedes elegir un cuadro eléctrico con más módulos de los que necesitas, de manera que si quieres realizar futuras ampliaciones, esta será muy sencilla. Y si quieres incluir algún magnetotérmico más a tu cuadro premontado, ten en cuenta que debes contar con el espacio físico suficiente en el cuadro y recuerda que deberás cablear desde el último PIA hasta el siguiente.