Tipos de mamparas: completa tu ducha con la opción adecuada

Por Leroy Merlin

Las mamparas hacen más funcional la ducha pues evitan salpicaduras, mejoran la seguridad al pisar y aíslan la zona de baño del resto. Además son una solución más higiénica y duradera que las cortinas, ya que no acumulan moho y aíslan. Pero ¿qué tipos de mamparas hay? Es la clave para elegir bien.

¿Qué tipo de mampara necesito?

Si estás pensando en colocar una mampara de ducha en tu baño, una de las cuestiones principales que deberás tener en cuenta a la hora de elegirla es su tipología. Sea como sea tu baño, hay una opción que se adapta a ti. ¿Necesitas fácil acceso? ¿Quieres un bonito diseño? ¿El confort es lo más importante para ti? ¿Quieres un precio más asequible? Todas estas preguntas son fundamentales para poder escoger el modelo adecuado. 

TU MAMPARA

Diseño, acceso, medidas, apertura... ¿Cómo es tu mampara ideal?

Ver mamparas

Además, también es importante que pienses en el uso que le vas a dar, si es más bien ocasional por tratarse de una segunda vivienda, por ejemplo, o si va a ser un uso frecuente o intenso en un baño para toda la familia. 

En función de la disposición de tu baño, del tipo de plato de ducha y de tus necesidades, pues encontrar distintos tipos de mamparas:

  • Mamparas de ducha frontales
  • Mamparas de ducha rectangulares
  • Mamparas de ducha cuadradas
  • Mamparas de ducha curvas
  • Paneles de ducha
Completa tu ducha con la mampara adecuada

Elige según el tamaño y forma de tu plato de ducha

La forma y disposición del plato de ducha es, junto con las medidas, de los primeros criterios a la hora de escoger entre los diferentes tipos de mamparas. Los platos cuadrados y los rectangulares se suelen situar entre tres o dos paredes. En caso de que el plato esté rodeado por dos muros puedes optar por que uno de los paneles sea fijo o con las dos hojas móviles mediante un sistema de freno para impedir que golpee el tabique.

Al margen de que esa zona de tu baño cuente con dos paredes o tres, podrás escoger un diseño cualquiera de los siguientes mamparas según su tipo de apertura: corredera, plegable, abatible o panel abierto. En cuanto a la modalidad de apertura es necesario atender a los siguientes aspectos:

  • Tamaño del cuarto de baño y espacio disponible alrededor: En espacios pequeños en los que sea preciso aprovechar al máximo los metros lo más recomendable es elegir un sistema de apertura que ocupe lo mínimo al abrirse, como las opciones angulares, correderas, plegables o un panel abierto.
  • Espacio de entrada: Cuanto mayor sea éste, más cómodo será entrar y salir de la ducha. Si ésta la van a usar personas con movilidad reducida lo ideal es optar por tipos de mamparas que permitan accesos espaciosos.

Los cristales: qué acabado escoger

Al margen de la  amplia oferta de tipos de mamparas que puedes encontrar, todas son de cristal templado de seguridad, y eso significa que en caso de rotura este tipo de vidrio se hace añicos en trozos pequeños y redondeados. En relación con el acabado que presentan estos cristales, es posible escoger diversas opciones:

  • Totalmente transparentes: Dan sensación de mayor amplitud a los baños, los despejan porque el vidrio amplía visualmente el espacio.
  • Serigrafiados o traslúcidos: Son los ideales si prefieres preservar la intimidad mientras te estás duchando. Se puede jugar estéticamente con numerosos dibujos y motivos que los hacen mucho más decorativos.
  • De espejos: Cumplen una doble función. Por un lado, no dejan ver y por otro se pueden usar como un espejo auxiliar dentro del baño.
Completa tu ducha con la mampara adecuada

Elementos que marcan la diferencia de calidad

Estos tipos de mamparas incluyen una serie de elementos y piezas que determinan su calidad  y durabilidad.

- El grosor del vidrio templado de seguridad: Las mamparas están realizadas en vidrio templado de seguridad porque es resistente a los impactos y en caso de rotura lo hace en trozos no cortantes (muy pequeños y redondeados). También debes tener en cuenta al elegir modelo el grosor del cristal, ya que garantiza la estabilidad y seguridad del conjunto. Para las puertas correderas el ideal es de 6 mm; para paneles fijos es de 8 mm en adelante. Un extra que te aconsejamos que tenga el cristal es el tratamiento antical. Si el vidrio ya está tratado,  evitará la acumulación de cal y facilitará su limpieza.

- Componentes: Son los rodamientos, las piezas que permiten abrir la puerta. De ellos depende, en cierta medida, la durabilidad de todos los tipos de mamparas que hay en el mercado. Lo recomendable es que sean dobles para facilitar el deslizamiento de la mampara y de este modo que la apertura sea suave, silenciosa y no se atasque. Además, los dobles reducen el desgaste frente a los rodamientos simples. Los rodamientos inferiores también pueden elegirse desmontables para facilitar la limpieza y mantenimiento de la mampara.

Completa tu ducha con la mampara adecuada

- Perfiles: Son de aluminio, un material ligero y resistente a la humedad. Sus acabados más comunes son blanco, plata brillo, cromo brillo y acero mate, aunque existen otras alternativas. Junto a ellos a veces se recomienda utilizar en la instalación de la mampara los llamados perfiles de compensación, unos elementos que sirven para fijarla a la pared y conseguir un ajuste perfecto. Sirven para compensar pequeñas desviaciones en el alicatado. Y también para aumentar el ancho de la mampara estándar y ajustarlo a tu hueco.

Completa tu ducha con la mampara adecuada

- Gomas: En el caso de tipos de mamparas con cierre parcial y abatible es necesario el uso de gomas. Son las juntas que unen la mampara con el borde de la ducha y que garantizan la estanqueidad.

Completa tu ducha con la mampara adecuada

Consejos para limpiarlas a la perfección

La limpieza y mantenimiento de estos tipos de mamparas es sencilla y no conlleva tratamientos especiales. Lo más recomendable cuando tengas que limpiar la tuya, sobre todo el vidrio, es que utilices agua jabonosa o productos con pH neutro. Enjuaga la solución y seca con un paño suave o retira el agua con una rasqueta limpiacristales. Así evitarás la acumulación de cal sobre el cristal. Descarta el uso de productos químicos antical, sobre todo en los casos de diseños serigrafiados o con tratamiento antical, puesto que lo deterioraría y eliminaría.

Hazlo tú mismo

Te guiamos paso a paso en la instalación de tu mampara

Ver consejo