Comprueba el estado de la estructura

Por Leroy Merlin

Antes de acometer la reforma de la buhardilla, hay que analizar muy bien el estado en que se encuentra. Lo más importante es la estructura. Si no está en condiciones no tiene sentido hacer otras tareas ya que será lo prioritario.

Los problemas más comunes

En una buhardilla que ha estado sin uso o mucho tiempo abandonada, los problemas pueden ser estructurales. La lluvia o el deterioro de la cubierta pueden haber hecho mella tanto en las vigas o pares que la sujetan como en los pilares.

En casas antiguas es muy habitual que la estructura sea de madera. Si algún elemento ha estado expuesto a la humedad quizá tenga partes con pudrición. También pueden estar atacadas por xilófagos, especialmente en las zonas de campo y en cascos antiguos de las ciudades.

Comprueba el estado de la estructura

La humedad

La lluvia persistente sobre la estructura de madera –porque el tejado esté en mal estado y hubo goteras durante mucho tiempo sin arreglar– causa un daño que puede ser irremediable. Si no se ha subido en mucho tiempo a la buhardilla pudiera haber vicios ocultos (no siempre la lluvia tiene que calar al piso de abajo, depende muchas veces del forjado intermedio y la intensidad) y tener vigas a punto de romperse o completamente partidas.

Comprueba el estado de la estructura

Exceso de peso

La armadura de la estructura de madera puede llegar a partirse por el mal cuidado o por el exceso de peso en la cubierta. Muchas veces, con el paso del tiempo, se van acumulando sedimentos en el tejado. También puede ocurrir que la estructura no estuviera correctamente dimensionada, lo que hace mella con los años. La intensidad de la lluvia, la acumulación de hielo y nieve pueden ser un problema de peso igualmente, sobre todo en las cubiertas que no tienen la caída suficiente.

La carcoma

Este es un problema común con el paso de los años. Se puede dar el caso de que la viga o pilar haya estado atacada pero ya no lo esté. Hay que analizar la situación pues quizá es posible conservar la pieza. Si no, habría que sustituirla. En cualquier caso, siempre hay que aplicar un tratamiento curativo, por si aún quedaran restos de actividad. Si el ataque es muy grave y no tiene remedio, la única opción es sustituir la pieza dañada.

Comprueba el estado de la estructura

Las termitas

Puede ser un problema muy grave en caso de que las colonias hayan invadido parte de la madera del edificio. El problema está relacionado mucho con las humedades, así que es más probable en maderas expuestas, aunque también hay especies que anidan en la madera seca. Hay que analizar muy bien la situación y guiarse por las opiniones de expertos en la materia. Hay tratamientos directos en la madera y mediante cebo. En casos graves, no queda otra opción que la sustitución del pilar o viga.

Comprueba el estado de la estructura

Licencias y proyecto para reparar la estructura

La reparación de piezas en la estructura tiene que llevar un pequeño proyecto de obra y sacar la licencia de la misma. Si es una casa unifamiliar, debes consultar en el Ayuntamiento para proceder en consecuencia. En edificio con comunidad de propietarios los pilares y la cubierta son elementos comunes, con lo que la obra de sustitución de esas partes de la estructura competen a la comunidad, que ha de supervisar que los trabajos se hacen de manera que no afecte al edificio o que respete las particularidades estructurales. También debe haber proyecto, fundamental para cómo deben ser los elementos que se sustituyan, tamaño, etc., y en la supervisión detallada de la obra. 

Vigas y pilares: fundamentales para sostener la cubierta

Aunque todos son partes de la estructura, las partes más visibles de una obra en madera está compuesta por las piezas verticales, llamados pilares o pies derechos, sobre los que se apoya la viguería maestra horizontal. Sobre ésta se apoyan a su vez un extremo de los pares o vigas, que, por el otro extremo, descansan en los durmientes de los muros de carga exteriores. Según el largo que tengan los pares, en las buhardillas puede haber pequeños pilares separados del muro de carga que evitan el alabeo de los pares y que se apoyan sobre las vigas del forjado.