Conoce más sobre las herramientas de albañil

Por Leroy Merlin

Los trabajos de albañilería tienen una serie de herramientas particulares y comparten el resto con otras tareas de bricolaje, como las que se hacen en madera, fontanería, alicatado o electricidad, entre otras.

Elementos de seguridad

Te aconsejamos que antes de utilizar o comprar cualquiera de estas herramientas uses la protección adecuada a cada una de ellas. Los elementos de seguridad pueden ser: guantes, mascarilla, gafas protectoras, casco, cascos para proteger los oídos, ropa adecuada, calzado adecuado, chalecos reflectantes, arneses, botiquín básico.

1. Llanas

Una de las herramientas estrella del albañil. Hay que tener un equipo de varias llanas para la manipulación de materiales como el yeso, el cemento y, en general, las pastas de agarre. Hay casi una llana para cada tarea específica, con mangos cerrados o abiertos y de madera o plástico. Llanas especiales son la dentada, para colocación de azulejos o baldosas, o las talochas para fratasar superficies de mortero de cemento. Hay llanas de goma para el rejuntado y con base de esponja para la limpieza de azulejos. Todas ellas en diversos tamaños y con modelos acabados en punta o redondeados.

Conoce las herramientas de albañil

2. Espátulas

Es necesario tener un buen conjunto de espátulas útiles sobre todo en las tareas de acabado. Pueden sustituir a la llana y la paleta en determinadas circunstancias y en la aplicación de materiales como el yeso, la escayola, el cemento, las colas, etc. Las hay de muy diversos tamaños, especialmente en el ancho de la hoja y con gran variedad de mangos. Suelen ser de acero, pero también las hay de material plástico. Las de carrocero presentan la hoja muy flexible.

Conoce las herramientas de albañil

3. Paletas

Junto con la llana, es la herramienta más común en los trabajos de albañilería. Existen de muchos tamaños y acabados, con mangos de madera o plástico. Son esenciales para levantar tabiques, mezclar materiales, aplicar la pasta de cemento, morteros o yeso, o para la limpieza de paramentos. Dependiendo del trabajo, debes probar cuál es el tamaño y la forma que más se adapta a tu manera de trabajar, pues muchos modelos son polivalentes en varios usos.

Conoce las herramientas de albañil

Las hay con acabados rectos, redondeados o en punta, que reciben diversos nombres como catalana, madrileña, andaluza… Las paletas más pequeñas llevan se llaman paletines y se emplean para remates más precisos, sobre todo con materiales como el yeso. Las hay con placa de metal muy estrecha, conocidas como llagueros, para la aplicación de juntas en paredes de ladrillo o de piedra. Y modelos de doble hoja para trabajar los rincones o esquinas.

4. Medición y nivelado

- Nivel de burbuja: herramienta imprescindible para todos los trabajos de bricolaje. Hay que tener al menos dos niveles para trabajar con soltura. Los hay de distintos tamaños. Útiles para comprobar la horizontalidad y verticalidad de los trabajos realizados de todo tipo. Suelen fabricarse en aluminio o aleación, pero también los hay de material plástico. Hay niveles de burbuja de dos viales, uno horizontal (180º) y otro vertical (90º), pero existen modelos que incorporan varios viales verticales y alguno a 45º, para marcar ángulos.

Conoce las herramientas de albañil

- Plomada: es un complemento del nivel. Muy útil a la hora de comprobar la verticalidad de paredes o para marcar puntos de trabajo en el suelo en alineados con trabajos en el techo. Consta de una pesa con acabado en forma cónica y una cuerda de sujeción.

Conoce las herramientas de albañil

- Tiralíneas: especie de depósito o bota con un cordel, que se utiliza para trazar líneas rectas para marcar rozas, el inicio de zanjas, el recorrido de las instalaciones eléctricas o de fontanería, para marcar la hilada a la hora de levantar muros o alicatar, etc. Existen con cordeles de diferente tamaño y sus complementos son los repuestos de bote de tinta para rellenar.

Conoce las herramientas de albañil

- Escuadra: marca los ángulos rectos y la usada en albañilería debe ser de tamaño largo, mínimo de 600 a 800 mm. Esencial para la marcación de trabajos en los que haya que obtener o comprobar ángulos de 90º.

Conoce las herramientas de albañil

- Reglones, reglas y miras: el reglón es una especie de listón grande, ideal para dejar superficies planas en paredes que se están enfoscando y conseguir soleras niveladas. Las miras son reglones específicos que se usan como guías cuando se levantan muros o tabiques o se hacen cotas para revocos. También se usan como guía en trabajos verticales y para realizar tabiques, muros, revocos, enyesados… Las reglas con acabado biselado sirven para extender el material de manera rápida y dar un acabado liso a las paredes, por ejemplo, en el enlucido con yeso, como si fuera una llana de gran formato.

Conoce las herramientas de albañil

- Flexómetro: son las herramientas flexibles de medición. Es aconsejable tener varios flexómetros, de diferentes tamaños. Mínimo de 3 metros, 5 y 8 metros, para cubrir el mayor número de trabajos posibles. Una cinta métrica de al menos 10 metros es muy útil también para marcar medidas en grandes tramos de obras, como en la señalización de muros, tabiques, zanjas.

Conoce las herramientas de albañil

- Puntas de yesero: imprescindibles para sujetar reglones o miras, en la realización de muros y tabiques, para marcar niveles sobre el terreno, etc. Tienen un acabado en punta fina para poderlo clavar en materiales de obra.

5. Preparación de trabajos

- Palas y palotes: esenciales para hacer mezclas de mortero y hormigón, para mover tierras, hacer zanjas o recoger escombros. Las hay con mango de anilla, con mango tipo muleta o con mango largo. También puedes comprar herramienta y mango por separado para colocar el mango más apropiado a cada trabajo. Existen en acero y también en aluminio, con formas cuadradas, o acabados en punta y redondos.

Conoce las herramientas de albañil

- Barra de desencofrar: la barra de desencofrar resulta imprescindible en muchas tareas como picar en determinados sitios; levantar materiales; mover de lugar piedras o piezas grandes de albañilería, como vigas; para desescombrar y levantar baldosas… Son muy resistentes, existen de varios tamaños y generalmente los extremos acaban en punta plana y en uña, lo que permite también extraer puntas, clavos, tornillos y hacer fuerza localizada para levantar tablas, por ejemplo. La barra ahorra muchos esfuerzos en infinidad de tareas de albañilería. 

Conoce las herramientas de albañil

- Pico, azadas y azadones: el pico, conocido también como picachón, es necesario a la hora de abrir zanjas o picar materiales duros, como la piedra. Azadas y azadones resultan también útiles para picar y en la realización de zanjas, en rellenos o en alisado de soportes y mezcla de materiales como morteros y hormigón.

- Mazas y macetas: las mazas son una especie de grandes martillos con mango largo, útiles en tareas de golpeo en los que haya que realizar mucha fuerza, como en las demoliciones o derribos o trituración de materiales. Las hay de diferente peso y con mango de madera o sintético. Las macetas son de menor tamaño y de mango más corto. Tienen distintas formas –redondeadas o rectas– y distinto peso. Imprescindibles en infinidad de tareas de albañilería, como hacer rozas o seccionar materiales. Con mango de madera o de fibras. Las macetas de goma son especiales para trabajos de embaldosado y alicatado.

Conoce las herramientas de albañil

- Cortafríos, cinceles y punteros: herramientas de distinto diseño pero funciones similares. Se usan en común con la maceta en tareas de picado, realización de rozas, roturas de elementos, eliminación de morteros y hormigón. Son útiles muy duros, fabricados normalmente en acero y con diferentes puntas, largos y grosores. Hay modelos con protección de la mano durante el golpeo.

Conoce las herramientas de albañil

- Alcotanas y piquetas: su función es la de picar materiales, en paredes, suelos, techos y en la preparación de revocos. Existen en diferentes tamaños y con distintos acabados en la punta y en la cabeza. También hay modelos con martillo y acabados en pala y con mango de madera o de fibras.

- Martillos: herramienta común en casi todos los trabajos de bricolaje. Existen variedades específicas para trabajos de albañilería, como la colocación de soportes, en encofrados o el ajuste de andamios y para todas las tareas de golpeo ligeras, como meter clavos o quitarlos con su acabado en uña. Disponibles con mango de madera o de plástico. Al menos hay que tener dos martillos para este tipo de tareas.

Conoce las herramientas de albañil

- Rastrillos y raederas: fabricados normalmente en acero forjado, son necesarios para extender o mover grava, arena, mortero, cemento… y resultan muy útiles en tareas de cimentación y de realización de soleras. Las raederas tienen acabados con hombros curvos o rectos y los rastrillos los encontrarás con más o menos dientes.

Conoce las herramientas de albañil

- Cribas: aconsejable a la hora de filtrar arenas o tierras y materiales para morteros con distintos grosores. Las encuentras en distintos tamaños y con mallas con orificios más o menos grandes.

- Tenazas: herramienta en acero, ligera, muy manejable y esencial en trabajos de derribos con maderas y en la realización de encofrados o verjas.

6. Herramientas para placas de cartón yeso

El trabajo con placas de pladur necesita algunas herramientas particulares, como el puntal específico para sujeción de placas, el serrucho de punta para abrir orificios y serrar huecos, el cepillo de cantos de placas o la tijera para cortes rectos en metales, como los montantes o las canales.

7. Movimiento y sujeción de materiales

- Carretilla: es básico tener al menos una carretilla para el transporte de materiales sin esfuerzo, tanto en desescombro como en el traslado de piezas a pie de obra. Resulta útil también para la mezcla ocasional de morteros de cemento o de cal y para trasladar el hormigón o mortero de la hormigonera al punto de trabajo. Para tareas de albañilería escoge siempre una carretilla estable.

- Carro de materiales: es el complemento ideal de la carretilla, para el traslado y movimiento de materiales embalados, muebles, herramientas, maquinaria… Hay que seleccionarlo según el peso que se necesite trasladar.

Conoce las herramientas de albañil

- Recipientes de materiales: fabricados normalmente en goma muy resistente, sirven para el traslado de materiales de desescombro como las espuertas, capazos o cubos de goma. También se usan para el traslado a pie de obra de materiales. Los cubos son convenientes, además, en las mezclas para tener agua cerca, como cuando se hacen hormigón o morteros. Las gavetas sirven para mezclar en pequeñas cantidades materiales como el yeso, el mortero o los cementos cola y para tenerlos a pie de obra.

Conoce las herramientas de albañil

- Puntales: es necesario tener siempre un grupo de puntales, para sujeción de soportes, vigas, etc. Es un elemento imprescindible de seguridad en el trabajo.

8. Otras herramientas

- Sopletes: necesarios cuando se utilizan productos bituminosos que necesiten calor para su aplicación. También en tareas de soldadura en cobre, en reparaciones o en la realización de acometidas de agua.

- Destornilladores, alicates y llaves: estas son herramientas comunes con la mayoría de los trabajos de bricolaje. En trabajos de albañilería siempre harán falta destornilladores de varias puntas y tamaños, además de llaves Allen, así como determinados alicates, como el de pico de loro o llaves inglesas de distintos tamaños.

- Taladro percutor: herramienta polivalente. Imprescindible disponer de una taladradora de gran potencia para poder acometer muchas de las tareas de albañilería. Debe ser con percusión y apta para acoplarle no sólo brocas de taladro sino también palas para picar paredes, hacer rozas o abrir huecos en paredes o suelos.

Conoce las herramientas de albañil

- Amoladora: la popular radial es imprescindible para facilitar los cortes de muchos materiales, desde el metal, hasta la piedra, azulejos o baldosas, el ladrillo o la madera. Es básica una amoladora pequeña y discos intercambiables para varios materiales.

- Hormigonera: si se van a hacer trabajos de cierta envergadura con mucha mezcla de morteros o se van a hacer zanjas, cimentaciones o soleras, o enfoscar paredes, la hormigonera será imprescindible para ahorrar tiempo y mucho esfuerzo. Las hay para trabajos básicos de bricolaje o para tareas muy profesionales.

Conoce las herramientas de albañil

- Escaleras y andamio: para trabajos en altura son necesarios los dos elementos. El andamio de interior o de exterior es necesario para todas las tareas en altura, en paredes o techos. Y el de exterior en arreglos de tejados, fachadas, pérgolas… Son recomendables para trabajar con seguridad y con el menor esfuerzo posible. Las escaleras deben ser resistentes y que aguanten el peso de quien la utiliza y el andamio tiene que estar preparado para soportar el peso máximo que se pretende utilizar.

Conoce las herramientas de albañil