Consejos para distribuir el interior de tu armario

Por Leroy Merlin

Viste tu armario de la manera más personal y práctica para organizar tus ropa. Solo así tendrás un armario ordenado y tus prendas lucirán sin arrugas.

Lo primero que debes hacer es decidir la división que quieres. Para ello, piensa en el tipo de ropa que vas a guardar y su tamaño, ya que no es igual el espacio que se necesita para distribuir un armario para niños que para adultos. El tipo de prendas que vayas a guardar, ya sean vestidos largos, camisas, pantalones… determinarán los módulos que vas a necesitar, como columnas, módulos altos, módulos bajos, esquineros., etc. También la altura a la que colocar las barras y la posibilidad de aprovechar el espacio inferior, la distancia entre balda y balda, etc.

¿Tienes más ropa de colgar o de doblar? Así determinarás el espacio que dejas disponible para una o varias barras y el que reservarás para baldas o cajones donde guardar la ropa doblada. Si tienes más número de prendas para colgar que para doblar, te recomendamos que coloques colgadores abatibles que te permiten aprovechar toda la altura del armario.

Las perchas son muy importantes para conservar la ropa sin arrugas y bien colgada. Las de madera son las adecuadas para mantener la forma del hombro en americanas, abrigos, chaquetas, vestidos con mangas, camisas; guárdalas abotonadas para que no se deformen. Las perchas con pinzas están indicadas para las faldas. Mientras, para las prendas de tirantes como los vestidos debemos elegir perchas con muescas para que no resbalen en el interior del armario. Además también puedes colocar perchas específicas. Unas sirven para colgar accesorios: son perchas en forma de gancho en donde puedes poner bolsos, fulares, colgantes, etc. Otras son específicas para colgar corbatas o fulares.

Las baldas o los cajones son los lugares apropiados para guardar los jerséis ya que no es conveniente colgarlos porque pueden que cojan holgura y se deformen en la percha, al igual que las prendas de lana. Las camisetas, sudaderas, polos… también irán en esta parte del armario.

Los zapatos pueden ir guardados en el armario o en un zapatero independiente. Si los quieres tener en el interior del armario puedes elegir entre los que se fijan a la pared del armario o los que se colocan superpuestos sin necesidad de ningún montaje; también hay zapateros extensibles, que se adaptan a distintas medidas de interior del armario.

Consejos para distribuir el interior de tu armario

Si quieres combinar elementos fijos y extraíbles puedes recurrir a un divisor vertical del módulo. De esta forma puedes separar varios espacios para prendas largas y cortas, para colocar rejillas o cestas, para utilizar como zapatero, etc. Los elementos extraíbles ofrecen un plus de comodidad puesto que puedes sacarlos hacia fuera para ver más claramente todo lo que guardas en el interior.

Una vez configurado el interior de tu armario, puedes rematarlo con complementos que te aportarán mayor comodidad, como estanterías de tela apilables, cestas, separadores de cajones… Estos últimos son ideales como separadores del espacio para prendas delicadas como ropa interior o para los complementos, como pueden ser cinturones, pañuelos, gafas, joyas, etc. De este modo conservarás el orden, tendrás las cosas más a mano y se evitan extravíos de calcetines, pendientes, etc.

Para tener iluminación extra para poder ver más fácilmente todo lo que guardas dentro del armario tienes varias opciones. Puedes colocar una barra con luz o colocar luces independientes en diversos puntos del armario. Pueden ser inalámbricas que se pegan mediante velcro, ser de pulsar sobre la luz para que se encienda, con sensor de presencia que activa las luces cuando abres el armario…