Consejos para elegir las puertas de tu cocina

Por Leroy Merlin

Además del color y el brillo de las puertas y los frentes de cajón, conviene considerar el material con el que están fabricadas. Y como de decorar se trata, también puedes combinar puertas de distinto color o con sus versiones vitrina.

Consejos para elegir puertas de cocina

Cómo influirá el color en tu cocina

  • Blanco… y más. Es el color más utilizado en las cocinas porque da un aire de limpieza, luminosidad y amplitud. Es una excelente decisión si tu cocina es pequeña o con poca luz. Pero si quieres romper la monotonía del blanco y dar un toque personal a tu cocina, incluye algunas puertas de la misma serie en otros colores más vivos o en acabados madera. Otra opción es colocar una encimera de color (las hay muy atractivas y decorativas) o jugar con el tono de alguna pared o, incluso, del suelo.
  • Tonos pastel. Las puertas y frentes de cajón en tonos pastel tienen la virtud de crear ambientes cálidos y apacibles. Además, son fáciles de combinar con el resto de elementos de una cocina, consiguiendo un resultado muy armonioso. Los colores más utilizados son el crema, el visón y el azul claro.
  • Colores oscuros. Si tu cocina es amplia y bien iluminada puedes dejarte tentar por tonos más oscuros. Incluso puedes combinar distintos acabados. Eso sí: para que el conjunto no resulte agobiante, elige blancos o colores claros para el techo, las paredes y la encimera. Y para completar, escoge electrodomésticos con acabados metalizados.
  • A todo color. Una cocina amplia te permite jugar con colores vivos o ácidos: naranjas, rojos, verdes, violetas... Y para equilibrar, incluye elementos en acero o cristal. Si tu cocina es más bien pequeña, es mejor descartar los colores cálidos y seleccionar los fríos, como los azules y algunos verdes o morados.
Consejos para elegir puertas de cocina

Las ventajas de cada material

  • Laminadas o estratificadas. Están fabricadas con tablero aglomerado, recubierto por una lámina estratificada a alta presión. Además de ser económicas, tienen muchas ventajas: los colores no se alteran con el tiempo, son resistentes al impacto y al rayado y se limpian fácilmente. En comparación con puertas de otros materiales, son menos robustas, con lo que los herrajes sufren más.
  • Lacadas. Están fabricadas con tablero de MDF al que se aplica varias capas de pintura de poliéster. El acabado puede ser brillo, mate o con texturas. Son muy estéticas, porque la superficie lacada es uniforme y satinada, con un tacto inigualable. El lacado brillo, por ejemplo, parece de cristal, algo que ningún otro material puede conseguir. Tienen menor resistencia a los golpes y arañazos, pero admiten reparaciones.
  • PVC o polilaminadas. Las puertas están fabricadas con tablero MDF recubierto de PVC o polilaminado. Son prácticamente inalterables al agua, por lo que son súper fáciles de limpiar. Además, el acabado permanece igual con el paso del tiempo. Su inconveniente es que soportan peor el calor.
  • En madera. Pueden estar fabricadas con madera maciza o con tablero de partículas de madera recubierto por una chapa de madera maciza. La variedad es enorme, tanto por la diversidad de maderas (roble, haya, cerezo, mukali…), como por el efecto de los barnices protectores de poliuretano. Destacan por su belleza natural y la calidez. Además, tienen una alta durabilidad. Para mantenerlas en perfecto estado, hay que evitar golpearlas o rayarlas, además de limpiarlas con productos específicos para madera.
Consejos para elegir puertas de cocina

¿Lisas o con molduras?

Las lisas producen sensación de amplitud, por eso son las más recomendables para las cocinas pequeñas. Son, además, fáciles de limpiar. Las que tienen molduras llenan visualmente el espacio, lo que las hace más adecuadas para cocinas grandes.