Consejos para iluminar cada estancia

Por Leroy Merlin

La clave es no contar con una única fuente de iluminación. La combinación de una buena iluminación general, con luces puntuales y otras decorativas da resultados excelentes. También hay que tener en cuenta el tono de la luz: más amarilla o más blanca.

¿Cuáles son los tipos de iluminación?

General. Es la principal, la que ilumina una estancia de manera homogénea, evitando sombras y zonas oscuras. La suelen aportar las lámparas de techo, los plafones o los focos.

Consejos para iluminar una estancia

Ambiental. Para crear una atmósfera determinada, hacer el espacio más confortable, acogedor o cálido… Se consigue con luz indirecta, generalmente proyectada sobre otras superficies, con apliques de pared o lámparas de pie. También jugando con la temperatura y el color de la luz. Por ejemplo, para conseguir sensación de intimidad, opta por luces tenues y cálidas.

Consejos para iluminar una estancia

Directa. Para iluminar espacios concretos de una estancia de manera focalizada. Es necesaria para llevar a cabo ciertas actividades con comodidad: leer, cocinar, maquillarse... Se logra con focos dirigibles, flexos, apliques o lámparas de techo.

Consejos para iluminar una estancia

Decorativa. Para realzar espacios y llamar la atención sobre elementos decorativos, como cuadros o vitrinas. Para ello se utilizan apliques, focos dirigibles o tiras led.

A cada estancia, su luz

Salón. En el lugar donde más tiempo pasamos, es importante integrar el confort visual y la comodidad en la iluminación. Lo ideal es iluminar toda la estancia con una luz general no muy intensa. Podemos usar lámparas de techo, plafones de superficie o focos empotrados. Otra opción son los apliques de pared que lanzan el haz de luz hacia el techo, consiguiendo una agradable luz ambiental. La zona de lectura y el comedor necesitan iluminación puntual. Para completar, conviene echar mano de la iluminación decorativa.

Consejos para iluminar una estancia

Dormitorio. Para favorecer el descanso es importante que la luz no sea muy intensa. Las sombras ayudan a que la vista se relaje. Lo mejor es optar por una luz general indirecta, con una lámpara de colgar o focos en el techo. En las mesillas, una luz puntual directa con una lámpara de sobremesa o apliques. Para el armario o vestidor, lo ideal es contar con una iluminación general y evitar las sombras. Los focos empotrados son muy adecuados para estos espacios.

Consejos para iluminar una estancia

Cocina. Debe contar con una luz general uniforme, que no dé calor y consuma poco, como empotrables, paneles led o fluorescentes. En la zona de trabajo, es ideal una luz directa bajo los armarios superiores. Dentro de los armarios se pueden colocar regletas u otras soluciones led a pilas. Y para la mesa del office, una lámpara de colgar.

Consejos para iluminar una estancia

Baño. Además de una iluminación general en el techo con un plafón o focos, es importante contar con una luz puntual en la zona del lavabo. Debe tener el Índice de Protección adecuado: IP44. Si hay un espacio diferenciado para la bañera o ducha, una luz ambiental contribuirá a la relajación. El Índice de Protección recomendado es IP65.

Consejos para iluminar una estancia

La temperatura del color

Para elegir las bombillas o soluciones con leds integrados, fíjate en la temperatura del color, que puede ser fría (tono azulado) o cálida (más amarilla). Elige en función del ambiente que quieras crear en cada estancia. La temperatura del color se mide en grados Kelvin (K).

Luz cálida (amarilla). Con menos de 3.000 K. Favorece la relajación: recomendada en dormitorios y salones.

Luz neutra (blanca normal). Entre 4.000 y 5.000 K. Es la más apropiada para la iluminación general.

Luz blanca (azulada). Entre 5.000 y 6.500 K. Tiene más tonos azules. Nos estimula y mantiene alerta y despiertos, por lo que es adecuada en oficinas, despachos y salas de estudio.