Consejos para reformar tu baño

Por Leroy Merlin

Si crees que ya es hora de reformar tu baño, empieza por el principio: definir bien lo que quieres para pedir tu primer presupuesto. Te contamos cómo hacer tu propio proyecto para que todo sea según lo imaginas.

¿Qué es lo que no funciona?

Haz una lista de lo que no te gusta de tu baño. ¿No usas la bañera y prefieres una ducha? ¿No hay lugar suficiente para guardar tus elementos de higiene? ¿Necesitas un baño más seguro para los peques o los mayores? ¿Es imposible que dos personas usen el baño al mismo tiempo en las horas punta? Escribe todo lo que te gustaría mejorar, desde lo más importante hasta esos pequeños detalles que para otros pueden parecer irrelevantes. Además, es probable que existan más soluciones de las que te imaginas.

Busca inspiración en revistas, en Internet… Es el momento de decir: “Me gustaría un lavabo justo como este, pero con el mueble con cajones que tiene mi tía”. En nuestra web, en redes y en la comunidad tienes un montón de ideas. ¿Conoces nuestro último catálogo?

Diseña tu baño ideal

Hacer un pequeño plano en planta de tu baño actual es de gran ayuda. Toma las medidas con un flexómetro y dibuja los sanitarios. Observa también dónde se encuentran los enchufes: todo esto te servirá a la hora de valorar la reforma y presupuestarla.

¿Y ahora? Utiliza ese plano como referencia para diseñar tu nuevo baño. ¡Puedes cambiarlo todo de sitio, incluso los sanitarios!

1. La distribución

Una ayuda para repensar tu baño es considerar tres zonas: la de ducha o bañera, la del lavabo y la del inodoro. Si tu baño es grande, puedes conseguir que sean bastante independientes. Así, por ejemplo, mientras uno se ducha, otro ocupa la zona del WC. O puedes incluir un doble lavabo, cada uno con su espejo y su mueble.

Si tu objetivo es ganar espacio, valora la posibilidad de reemplazar la bañera por un plato de ducha o eliminar el bidé. Después redistribuye los sanitarios a tu gusto. Recuerda que hay lavabos de distintos formatos y medidas y muebles e inodoros de fondo reducido. También existen todo tipo de platos de ducha, incluso puedes encargarlo a medida.

¿Un truco para despejar la entrada? Instalar una puerta corredera.

2. La luz

Además de una buena iluminación general, necesitarás luces puntuales en la zona del espejo. ¿Y por qué no contar también con una iluminación que cree una atmósfera relajante para un baño de espuma? Hay un montón de soluciones aptas para lugares húmedos y que apenas consumen electricidad. Como los espejos de lavabo con luz integrada: los hay con la intensidad perfecta para maquillarse o peinarse y los que emiten un flujo suave y decorativo. Algunos incorporan sensores de movimiento o altavoces para escuchar tu música favorita. También hay luces que cambian de color para una ducha más relajante o tonificante, según prefieras.

Si tienes luz natural, ¡aprovéchala al máximo! Si, por ejemplo, la ventana está en la zona de ducha, una mampara transparente dejará pasar la luz del día.

Planifica también dónde poner enchufes: ante la duda, es mejor pasarse que quedarse corto.

3. Los muebles

¿Qué quieres guardar en el baño? Además de los muebles para debajo del lavabo, hay columnas y baldas. Con patas o suspendidos… Para un rincón, para aprovechar el espacio encima del inodoro… Con cajones, puertas, espejos incorporados… ¿Y los colores y acabados? ¡Los que te imagines! Los hay de todos los estilos así, además de ser útiles, te servirán para decorar y dar personalidad a tu baño. Accesorios

Además, con los accesorios adecuados, tendrás todo a mano y ordenado a tu manera.

Consejos para reformar tu baño

Consulta a un profesional

Ahora toca encontrar la empresa que pueda llevar a cabo tu proyecto. Decide tu presupuesto y pregúntate si necesitas algún tipo de financiación. Lleva tu planito y tus apuntes.

El objetivo es conseguir un presupuesto previo lo más ajustado a la realidad posible. Así podrás compararlo con otras opciones y tomar la mejor decisión.

Ten en cuenta… ¿Qué pedir a una empresa de reformas?

1. Asesoramiento profesional, desde lo más técnico a lo más práctico: ¿es necesario algún permiso?, ¿qué plato de ducha es más cálido a la pisada?, ¿qué elementos de seguridad puedo incluir para personas con alguna discapacidad?, ¿cuál es la última tendencia en cerámica?, ¿cuánto puede alejarse el inodoro de la bajante sin modificar su altura? Tú no tienes que saberlo todo: el profesional sí. Y, además, debe explicarse de forma clara.

2. Capacidad para hacer la reforma completa, incluyendo las labores de albañilería, fontanería o electricidad que sean necesarias. Así no tienes que coordinar a distintos profesionales. Y algo fundamental: con garantía de servicio.

3. Que tenga todo lo que necesitas para tu baño: desde los sanitarios o el foco led para zonas húmedas hasta la cerámica imitación cemento o los complementos decorativos. Además, que te ofrezca muchas opciones para que tú decidas. Con distintos estilos, calidades y precios para elegir. Y algo importante: que disponga de soluciones a medida. Quédate solo con lo que realmente quieres y necesitas.

¿Conoces el servicio de reformas de LEROY MERLIN?

¿Sabías que en LEROY MERLIN nos encargamos de la reforma completa de tu baño? Te ofrecemos un servicio integral, con una garantía de dos años. Y solo trabajamos con profesionales expertos y certificados. Además, todos están coordinados por una sola persona: se ocupa de la reforma de principio a fin.

Consejos para reformar tu baño

Habla con uno de nuestros asesores en tienda: te ayudará a diseñar tu proyecto de baño. Y podrás ver los materiales y productos en la tienda, mientras te explica sus características y ventajas. Para que tú elijas tus mejores opciones y hagas realidad tu proyecto como lo has imaginado.