Cuándo sembrar tomates en semillero

Por Leroy Merlin

El momento de siembra de los tomates va asociado a la región y a las condiciones climáticas concretas. No es lo mismo sembrar tomate en España, un país del hemisferio norte de clima templado, que hacerlo en países del hemisferio sur, o en los que el clima sea claramente distinto.

Por lo general, en los climas templados y fríos, los tomates se suelen sembrar en semilleros, debido a que las condiciones ambientales aún no son favorables para el desarrollo de la planta en el exterior.

Lo más frecuente es que se comience con la siembra a finales del invierno o a principios de la primavera, según sea la dureza del clima. Cuanto menos frío, se puede realizar antes.

Cómo preparar los semilleros de tomates

Los semilleros necesitan un sustrato específico, que sea suelto y rico en nutrientes. Lo puedes obtener mezclando un tercio de arena con dos tercios de compost o turba negra, o puedes recurrir a un sustrato para semilleros listo para usar. Estos productos contienen una mezcla equilibrada, óptima para la germinación y la formación de los plantones. Suelen contener turbas, perlita y abono NPK, formado por nitrógeno, fósforo y potasio, lo que mejora la disponibilidad de agua para las plantas y aporta un alto contenido de nutrientes y favorece el desarrollo de las raíces.

Conviene ubicarlos en un lugar con bastante luz y una temperatura templada para que los plantones crezcan con fuerza. Una buena opción es mantenerlos dentro de casa, donde la temperatura ayudará a la germinación, al desarrollo de las plántulas y donde se puede controlar mejor la evolución de la siembra. Otra alternativa es colocarlos dentro de un invernadero. Si la temperatura exterior es templada se pueden tener al aire libre durante el día.

Cuándo sembrar tomates en semillero

Para garantizar que las plantas sean de calidad, lo mejor es recurrir a las semillas en sobres. Esta opción asegura que los plantones broten con vigor y cuenten con un óptimo estado fitosanitario. Además, muchas de ellas llevan el sello eco y los sobres incluyen calendarios de siembra, repicado y cosecha, que sirven de guía para el cultivo. De todos modos, siempre debes tener en cuenta el microclima de la zona y la orientación del huerto.

Los productores de semillas también indican la profundidad a la que hay que enterrarlas y la distancia de plantación, dos aspectos muy importantes, además de otros consejos de cultivo y cuidados.

 

Descripción

Te lo contamos paso a paso

Paso 1

Cómo construir el semillero de tomates

1. Rellena con sustrato el semillero y entierra una o dos semillas en cada hueco, según la profundidad de plantación indicada en el sobre.

Puedes elegir el tipo de semillero entre:

- Bandejas de alveolos: están diseñadas para plantar en un único recipiente una buena cantidad de semillas, lo cual facilita su manipulación, cuidados y control. Además, están acondicionadas para proporcionar a la siembra las condiciones adecuadas para una buena germinación. Suelen ser de poliestireno y algunas cuentan incluso con una tapa de plástico transparente para proteger las plántulas del frío. Pueden tener desde 12 a 105 alveolos.

Cuándo sembrar tomates en semillero

- Macetitas de fibra de coco: son individuales y tienen la ventaja de que el plantón se puede plantar en el huerto sin extraerlo de ella. Son totalmente porosas.

Cuándo sembrar tomates en semillero

 

Paso 2

Cómo regar el semillero

2. Riega, en forma de lluvia suave con la ayuda de una regadera de florón, para que las semillas queden perfectamente rodeadas de sustrato. A lo largo de la germinación, cuida que el sustrato esté siempre húmedo, pero no lo satures de agua.

Paso 3

Dónde colocar el semillero

3. Coloca el semillero en un lugar luminoso, pero fuera del sol directo y a una temperatura templada (entre 15 y 18°).

Paso 4

Cómo mantener tus plántulas

4. Las plántulas que surjan de las semillas deberán mantenerse en el semillero o las macetitas entre uno y dos meses. Para ser trasplantadas al huerto, lo que se llama repicado, deberán alcanzar un determinado tamaño y tener entre cuatro y seis hojas, según la especie.

 

Materiales y herramientas

  • Sustrato específico
  • Sobres de semillas
  • Bandeja de alveolos o macetitas de fibra de coco
  • Guantes
  • Pala
  • Regadera de florón