Decorar con cerámica, ¡qué gran elección! Descubre todos los tipos, cómo y dónde usarlos con éxito

Por Leroy Merlin

Si te gusta la cerámica como material decorativo, no dudes en elegirla para renovar el estilo de tus habitaciones o dar otro aire a tus espacios exteriores. Como pavimentos, sobre paredes y murales… Hay muchos tipos, formatos y colores que puedes emplear. Sólo hay que descubrirlos y saber qué aporta cada uno a tu decoración.

Decorar con cerámica, ¡la gran elección!

Las cerámicas que puedes encontrar

Gracias a la versatilidad que ofrece la cerámica como solución decorativa es posible pensar en ella para diferentes superficies de la vivienda. Desde las paredes o suelos de tus habitaciones, a todo el espacio, como un conjunto lleno de unidad. Pero también es un material que funciona muy bien en los exteriores de la casa, como por ejemplo la terraza, el jardín y la zona de la piscina. De ahí la importancia de conocer qué tipos de cerámica es posible escoger dentro de la gran oferta actual, qué los distingue y cuáles son sus principales características técnicas.

  • Gres: estas piezas cerámicas, también conocidas como esmaltadas, son duras y poco absorbentes, de modo que son idóneas para crear con ellas pavimentos de interior en los que no haya demasiado tránsito, sin descartar su uso en muros y paredes. Suelen ser baldosas de más de 8 mm de grosor, y su pasta puede ser blanca o rojiza.
  • Gres rústico: es una cerámica irregular en su aspecto porque contiene granos de arcilla gruesos y  posee una mínima absorción al agua, de ahí que sea una gran solución como suelos de exterior, e incluso como revestimiento para fachadas. A la hora de elegirla se presenta en forma de baldosas de tonos marrones y tierras, con un grosor superior a los 10 mm.
  • Porcelánico: es la cerámica más versátil del momento, funcional y cien por cien decorativa, pues puede imitar otros materiales, por ejemplo la piedra natural. Los porcelánicos son perfectos, principalmente, para recubrir suelos fuera y dentro del hogar, aunque cada vez se emplean más como revestimientos de paredes de interior y como material de  fachadas. Destacan por su alta dureza a los golpes y al tránsito de personas por su pasta vitrificada, además de ser muy resistentes a la intemperie, la humedad y antideslizantes. En concreto, los porcelánicos de alta gama tienen un nivel antideslizante clase 3 y esto quiere decir que son los más seguros para evitar resbalones en zonas encharcadas, como el borde de la piscina o la ducha del jardín. Además de ser suaves al tacto y anti-rayaduras (6/10 en la escala Mohs).
  • Hidráulica: es una cerámica resistente, sólida y de fácil mantenimiento, que imita a la perfección a los mosaicos hidráulicos originales. En realidad el soporte de estas piezas suele ser material porcelánico, gres o pasta roja, y se identifican fácilmente por los motivos florales y dibujos geométricos que lucen. Ante todo se recomienda para suelos de interior con un papel muy decorativo, pero también es una válida opción como revestimiento de paredes, y una alternativa a tener en cuenta para el exterior de casa.
  • Barro cocido: es una cerámica muy rústica y su soporte está hecho en pasta roja a base de diversas arcillas. Estas baldosas se caracterizan por tener un aspecto bastante irregular, y eso hace que cada pieza sea única.  Su grosor puede variar –es posible encontrar piezas de 15, 20 y 30 mm- y su capacidad de absorción es elevada, por lo que siempre se recomienda aplicar un tratamiento impermeabilizante que proteja la superficie. Por tanto, lo ideal es utilizarla en interiores de casa, como pavimentos muy rústicos.
  • Azulejo: es un revestimiento cerámico principalmente recomendado para recubrir las paredes, pues no está pensado para pisar sobre él. Pueden ser de pasta roja, debido a las arcillas con óxido de hierro de su composición, y también de pasta blanca. Se trata de un material absorbente, de ahí que el acabado esmaltado sea el más apropiado. A la hora de elegir estas piezas, con menos de 10 mm de grosor, suelen presentarse dentro de series en las que se ofrecen suelos coordinados para hacer conjuntos decorativos homogéneos. 
Decorar con cerámica, ¡la gran elección!

Formatos de siempre y otros que sorprenden

La cerámica no solo se presenta en los formatos tradicionales, es decir, baldosas cuadradas y rectangulares. También es posible descubrir otras propuestas, como una atractiva alternativa para que los suelos y paredes de casa luzcan una imagen más contemporánea. O para plantear composiciones bastante más personalizadas. Por tanto, una vez decidido el tipo de cerámica adecuada para tu espacio interior o exterior, es importante saber qué formatos existen y cuál te puede interesar más.    

Decorar con cerámica, ¡la gran elección!

Los formatos grandes son los últimos en llegar dentro de la oferta, como pavimentos o revestimientos de pared. Cada vez se utilizan más en proyectos decorativos porque permiten crear superficies muy actuales que proporcionan una gran continuidad visual a las habitaciones. Al ser piezas que suelen medir entre 100 y 120 cm x 25 cm se necesita menos cantidad de material en la instalación. Una vez colocadas, el número de juntas se reduce al máximo y a cambio se obtienen suelos y murales limpios de uniones.  Otra manera de utilizar estas piezas es combinadas con diseños rectangulares o cuadrados de la misma serie cerámica cuando existe esta posibilidad. O bien mezcladas con grandes cerámicas de otros colores y acabados.

Los diseños rectangulares tipo tarima son formatos muy llamativos, pensados para crear suelos y murales de pared con una acertada profundidad y muy bonitos estéticamente. Como contrapartida a ellos, en la oferta cerámica de hoy también existen piezas pequeñas, ideadas para revestir superficies más acotadas en suelos y paredes. Al mismo tiempo son perfectas para recubrir otras superficies; desde una isla de trabajo en una cocina, al frente de un lavabo de estilo moderno. Por último, las piezas hexagonales son una excelente solución para crear espacios llenos de dinamismo con una estética geométrica.

Decorar con cerámica, ¡la gran elección!

Dentro y fuera de casa, desde la cocina a la terraza

La actividad y tipo de vida que desarrollas en cada espacio de tu casa es clave a la hora de acertar en la elección de una cerámica. Dentro de ella,  la cocina y el baño necesitan suelos altamente funcionales, es decir, que soporten sin problemas el uso diario, el tránsito frecuente, resista bien posibles golpes y sea antideslizante. Cualquier material porcelánico será una buen elección porque reúne estas cualidades. Ahora bien, conviene optar por modelos con un nivel elevado antideslizante -moderado, normal y alto- y de resistencia al desgaste, indicado por el índice PEI. Mientras que los azulejos son ideales como revestimientos de pared en dichas estancias.

Decorar con cerámica, ¡la gran elección!

Para los dormitorios y las zonas comunes, como el salón, hay otras cerámicas que pueden encajar perfectamente, además del porcelánico. Al ser espacios menos transitados y expuestos al desgaste, las baldosas de gres esmaltado y las de barro cocido son una opción acertada. Sobre todo si buscas crear decoraciones con un pronunciado acento rústico. Además podrás jugar con una amplia variedad de colores: rojizos, verdes, tierras, albaricoques, etc.

Sin duda las baldosas hidráulicas cerámicas también son perfectas para integrar en estos espacios domésticos al tratarse de piezas resistentes y prácticas. En el suelo pueden ir combinados con otros materiales, pero también como un solo pavimentos o para realizar llamativos pasilleros. Si te gusta su estética nostálgica, no renuncies a decorar alguna pared de estos espacios con ellas.

Para tus espacios exteriores, de nuevo los materiales porcelánicos se presentan como una solución polivalente, la más idónea para moverte por ellos con seguridad y confort. Puedes escoger un mismo modelo de pavimento dentro y fuera de la vivienda, y conseguir así una decoración totalmente en armonía y unificada. O todo lo contrario, combinar colores e introducir algún acabado que imite materiales naturales: cemento, piedra natural, madera, etc. El gris rústico también es una cerámica muy indicada para decorar las superficies principales de esos ambientes al aire libre, quizá el suelo de la terraza.

Decorar con cerámica, ¡la gran elección!