Delimita el espacio en el jardín

Por Leroy Merlin

Las vallas de jardín son perfectas para separar parcelas contiguas, ganar privacidad, esconder elementos que quieras ocultar y, por supuesto, delimitar espacios.

Las vallas de jardín se pueden utilizar para cerrar el perímetro de la parcela separándolo de las propiedades contiguas, y al mismo tiempo ocultar vistas no deseadas y ganar privacidad. Dentro del propio jardín son un recurso útil para camuflar algún elemento poco estético, o para acotar un área determinada o una pista deportiva. A ellas se suman las borduras, de menor altura, ideales para trazar los parterres de césped, áridos y plantas y distintas zonas.

DECORATIVO Y FUNCIONAL

Consigue mayor privacidad con un estilo muy decorativo en tu jardín

Ver productos

Cerramientos para delimitar tu propiedad

Si necesitas delimitar o cerrar tu propiedad con una valla o cercado, cuentas con una gran diversidad de soluciones, desde mallas y rejas a paneles y celosías de alturas, solidez y materiales muy diferentes. Son funcionales y decorativas al mismo tiempo.

1. Mallas y paneles metálicos

Sirven para cercar el perímetro de la parcela y se fabrican con alambre de acero galvanizado con o sin plastificado. Si además quieres ganar intimidad, puedes adosarles un seto decorativo, malla de ocultación o cañizo, o recurrir a una trepadora o un seto vivo.

  • Mallas metálicas. Pueden ser de simple torsión, las más apropiadas para grandes superficies y pistas deportivas, que puedes escoger en medidas de 1, 1,5 y 2 metros, o de triple torsión, más resistentes aunque solo disponibles hasta una altura de 1 metro, las más indicadas para la separación de propiedades y para instalar sobre muretes. También hay mallas electrosoldadas plastificadas, un material muy resistente y adaptable. Se presentan en rollos.
  • Paneles. Son electrosoldados y están revestidos de plástico de doble adherencia. Tienen un gran potencial decorativo y pueden anclarse al suelo o instalarse sobre muretes. Son ideales para cercar propiedades en urbanizaciones.
Delimita el espacio en el jardín

2. Rejas de hierro

Son un clásico para delimitar espacios, de gran calidad y valor ornamental gracias a los múltiples diseños que admiten. Los barrotes pueden ser de calibres y formatos muy diferentes, con o sin motivos decorativos.

Soluciones para delimitar espacios dentro del jardín

1. Vallas

Si necesitas cercar un espacio específico dentro del jardín, te recomendamos utilizar vallas, que son sencillas de instalar. Disponibles en madera (las más habituales) pero tambien las puedes encontrar en hierro y PVC.

Delimita el espacio en el jardín

2. Celosías

Para delimitar y decorar el premetro del jardín o la terraza o separar ambientes dentro de ellos, las celosías resultan ideales.

  • Pueden ser de madera certificada natural o tintada, tratada en autoclave para soportar la intemperie, mimbre, metal, LOP (un material que combina madera con un polímero sintético) o plástico (PVC, polipropileno), estos dos últimos muy resistentes a la intemperie y fáciles de limpiar.
  • La variedad de diseños es extensa, con el enrejado dispuesto de forma recta o en diagonal, retícula más cerrada o abierta, y distintos grosores de lama, lo que determina la sensación de ligereza. Los colores son blanco, verde, negro, gris antracita u óxido de algunos modelos de material sintético, y los tonos naturales de la madera y el mimbre. Algunas incorporan jardinera.
  • Las hay fijas o extensibles, para instalar en el suelo o sobre muretes, y móviles, que actuán como verdaderos biombos de exterior para separar ambientes de forma transitoria. Las extensibles suelen ser sintéticas o de mimbre y tienen la ventaja de que se pueden adaptar en altura y extensión al espacio disponible; algunos modelos llevan hojas artificiales decorativas.
Delimita el espacio en el jardín

3. Borduras

El bordeado es una técnica que permite trazar separaciones nítidas en el jardín y de ese modo definir senderos, parterres de césped y áridos, arriates y macizos de flores… evitando la confusión o la expansión asilvestrada de unos sobre otros. Para ello se pueden utilizar tanto borduras como bordillos de diversos materiales: madera, metal, piedra, sintéticos, o setos de plantas naturales de baja altura. Estos materiales dan pie a una gran variedad de diseños entre los cuales escoger. Son elementos decorativos de gran valor para el diseño del jardín.

  • Plásticas (polipropileno y resina). Son tan versátiles en diseño como asequibles y fáciles de instalar. Son altamente resistentes a la acción de la intemperie y los rayos UV, e inmunes a las plagas y hongos. Con muchas de ellas se pueden realizar trazados rectos, sinuosos o circulares. Pueden tener las formas más diversas e imitan la forja y las borduras de madera en forma de listones o troncos. Suelen ser blancas, negras, marrones o verdes.
  • De madera. Son vallas muy bajas de listones planos, con los extremos acabados en punta para clavarlos en la tierra, o en forma de medios troncos o tablas colocados en vertical y unidos con alambre galvanizado, ideales para trazados en curva. Las hay de madera de pino en tono natural o tintado tratada en autoclave.
  • Metálicas. Son las de aspecto más ligero gracias a su estructura de alambre, generalmente acero plastificado con polvo de poliéster de color verde, o recubierto con pintura epoxi muy resistente.
  • De otros materiales. También puedes realizar borduras con rocallas, adoquines o ladrillos para exterior, colocando las piezas alineadas.
Delimita el espacio en el jardín

4. Borduras vivas

Para crear setos bajos geométricos o libres, de menos de 50 cm de altura, puedes usar plantas de follaje perenne, lento crecimiento y larga vida. Entre las especies ideales para este propósito hay aromáticas como la lavanda, el romero y la santolina, muy vistosas donde abundan los áridos y el ladrillo, o la madreselva enana, el boj, el aligustre, la eugenia y algunos bambús.

Delimita el espacio en el jardín