Descanso seguro en el dormitorio 

Por Leroy Merlin

En el dormitorio infantil es fundamental proporcionarles seguridad en la cuna o en la cama y conseguir que duerman tranquilos. En el de las personas de más edad la cama debe ser accesible y tener todo al alcance de la mano.

La habitación infantil es el lugar donde más tiempo pasan tus hijos, por eso tiene que ser su mejor refugio. Mientras el bebé duerme en cuna, la distancia entre barra y barra debe ser inferior a 6 cm. Puedes aumentar su seguridad colocando mallas específicas, que impedirán que el pequeño quede atrapado entre los barrotes. Para evitar que el niño caiga al suelo cuando pasa de la cuna a la cama, conviene colocar un protector de cama. Se trata de un tipo de barrera que se instala en el lateral de la cama y que se adapta a todas las medidas.

Procura que los muebles tengan los bordes redondeados y que no contengan piezas pequeñas que se puedan caer o desenroscar. Asegúrate, además, de que estén fabricados con materiales ignífugos y no tóxicos. Evita que los niños manipulen las ventanas de su habitación instalando cierres o limitadores de apertura. Hay diferentes sistemas: limitadores de apertura atornillables a los carriles o autoadhesivos para instalar en la hoja y seguros para impedir la apertura.

Pon alfombras acolchadas o suelos infantiles tipo puzle en el suelo. Lo aislarán térmicamente y minimizarán los golpes en caso de caídas. Si eliges alfombras, asegúrate de que tengan malla o cinta antideslizante en la base, para evitar que se plieguen o se muevan y evitar tropezones y resbalones. La ventaja de los suelos infantiles, fabricados en goma EVA, es que son completamente antideslizantes, blanditos, muy cálidos y suaves al tacto. Se montan fácilmente y son muy sencillos de limpiar, con un paño húmedo o la fregona escurrida y detergente neutro.

Descanso seguro en el dormitorio

Consigue un ambiente sano y protege la salud de tus hijos asegurándoles una temperatura y una calidad del aire adecuados. La temperatura recomendada para ellos es de 19 grados. Puedes controlarla instalando en la habitación un termostato conectado al sistema de calefacción. Además, es recomendable utilizar humidificadores para disminuir la sequedad ambiental en el dormitorio. Son muy útiles cuando los niños están constipados o les cuesta respirar, y disminuyen el riesgo de contraer infecciones respiratorias y alergias. Puedes combinar su uso con el de purificadores, que sirven para eliminar las sustancias nocivas del aire. Por último, recurre a pinturas fotocatalíticas cada vez que pintes la habitación de tus pequeños: no huelen, evitan la suciedad y los malos olores y previenen la aparición de moho.

Descanso seguro en el dormitorio

Garantiza su tranquilidad mientras duermen instalando luces quitamiedos. Son dispositivos que emiten una luz tenue que impide que el dormitorio quede completamente a oscuras. Son pequeñas, fáciles de instalar y las hay con divertidos motivos infantiles. Algunos modelos, más sofisticados, incorporan detector de movimiento por infrarrojos, apagado automático al detectar luz... Para asegurar tu propia tranquilidad, puedes recurrir a las cámaras de vigilancia. Te permitirán ver y oír lo que ocurre en la habitación infantil en todo momento y son muy sencillas de instalar. Algunos modelos pueden controlarse a través del teléfono móvil a través de una aplicación específica.

Descanso seguro en el dormitorio