¿Cómo ahorrar agua en el baño?

Por Leroy Merlin

El agua es de todos y, por eso, es responsabilidad de todos gastarla de manera responsables para respetar el medio ambiente. Puedes hacerlo de manera sencilla y económica, con su consiguiente contrapartida en tu factura del agua que verás sensiblemente reducida. Te mostramos algunas soluciones para gastar menos en el baño.

En España consumimos unos 150 litros de agua diariamente por persona, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. La cifra debería ser inferior: en torno a los 100 litros, si nuestro consumo fuera más eficiente y responsable.

Es muy importante tomar conciencia y poner en marcha hábitos eficientes que ayudan a reducir el consumo de agua en el baño o los aseos que tengas en casa con pequeños gestos, como poner aireadores en los grifos. 

Ahorra en la parte de la ducha

  • Ducha en lugar de baño: una ducha de 5 minutos necesita 100 litros con un caudal normal y 50 litros si el grifo está equipado con un reductor de caudal. Por el contrario, si te das un baño consumirás hasta 250 litros de agua.
  • En tu bañera o ducha sustituye tus viejos grifos por unos termostáticos: estos grifos te ayudan a ahorrar tanto agua como energía ya que al prefijar la temperatura deseada no derrocharás litros de agua ni energía en calentar el agua hasta la temperatura deseada. Con un grifo tradicional se gastan unos 8 litros de agua en conseguir la temperatura deseada, frente a los 2 litros con uno termostático. Además, gracias a su limitador de caudal, puedes ahorrar entre un 20 % y un 50 % de agua. Otras de sus ventajas es que el agua sale siempre a la temperatura seleccionada y se mantiene constante, aunque se abra otro grifo en la vivienda, y también evita quemaduras puesto que bloquea la temperatura a 38 º.
  • Utiliza mangos de ducha con sistemas eco-stop: las alcachofas de ducha con botón eco-stop permiten detener el flujo de agua con un solo gesto, por ejemplo durante el enjabonado, y restablecerlo con la misma temperatura y caudal. Así evitas derrochar agua aunque el grifo se mantenga abierto.
Ecoopciones: ahorrar agua en el baño

Adapta los grifos para hacerlos eficientes

  • Coloca dispositivos de ahorro en el grifo y la ducha: con los aireadores o reductores de caudal reducirás el consumo casi un 50 % de agua cada vez que lo utilizas. Estos productos mezclan el agua con el aire reduciendo el caudal, pero sin disminuir el confort y la sensación de cantidad de agua. Por ejemplo, si durante un lavabo de manos se consumen unos 12 litros, con un aireador el consumo se reduciría a 6 litros de agua. Además, son productos económicos y fáciles de colocar en el grifo.
  • Si los grifos de tu baño (tanto del lavabo como del bidé) tienen mandos independientes para el agua fría y el agua caliente, una buena medida de ahorrar es sustituirlos por grifos monomando con limitador de caudal. Al controlar la apertura y mezcla de agua con una sola palanca evitan derrochar agua.
  • Cierra el grifo mientras te enjabonas, afeitas o lavas los dientes: gastarás 12 litros menos cada vez y unos 10.000 litros al año.
Ecoopciones: ahorrar agua en el baño

El inodoro, la pieza qué más se usa

  • Repara las fugas: un inodoro que pierde agua puede gastar 200.000 litros al año. El goteo de un grifo supone un derroche de 30 litros al día: con esta cantidad podrías llenar 5 veces al día la cisterna del inodoro.
  • En el inodoro utiliza un sistema de doble descarga: gastarás la mitad porque puedes optar por la descarga parcial (3 litros) o total (6 litros). Si tu inodoro no incluye este sistema puedes decantarte por otras opciones para regular la descarga: como un doble pulsador, grifos que limitan el llenado de la cisterna o contrapesos que reducen la cantidad de agua que dispensa la cisterna. Para esta última opción puedes introducir una botella de agua en la cisterna, para reducir su capacidad.
  • No uses el inodoro como cubo de basura: si utilizas una papelera ahorrarás de 6 a 12 litros cada vez. Además, tirar residuos por el wc dificulta el trabajo de las depuradoras y contamina.

En general, instala reductores de presión o cierra levemente la llave de paso de tu vivienda. Conviene colocarlos en viviendas donde la presión del agua es muy elevada. Con este simple gesto, reducirás el consumo de agua un 30 %, evitarás daños en los grifos y problemas en las tuberías y desagües. La presión ideal para una vivienda es de 3 bares aproximadamente. Para comprobar si la presión de tu casa es elevada, llena una botella de agua de un litro con el grifo abierto al máximo: si se llena en menos de 4 segundos es que es excesiva.

Ecoopciones: ahorrar agua en el baño