¿Cómo ahorrar energía aislando bien la casa?

Por Leroy Merlin

Si la base de una vivienda no es buena, por muchas medidas que adoptemos en el interior no conseguiremos el impacto deseado y pretendido en el ahorro. Ten en cuenta que entre un 20 y un 25 % de la energía se escapa por las paredes de las casas mal aisladas y entre un 5 y un 10 % por los techos y las cubiertas. Además, el 15 % de las pérdidas de calor se producen por las ventanas mal aisladas. Invierte en elementos que garanticen un buen aislamiento y notarás la diferencia desde el primer momento.

Materiales de construcción y sus capacidades aislantes

  • El hormigón celular proporciona solidez, confort y ahorro. Gracias a su alta inercia térmica, almacena el calor en el interior de la casa. Además, regula la temperatura interior en todas las estaciones. El hormigón celular no solo contribuye a mejorar la eficiencia sino que también es más respetuoso con el entorno ya que el consumo energético de fabricación es menor con respecto a otros materiales como los ladrillos cerámicos. En definitiva, los bloques de hormigón son un buen aislamiento térmico respecto a productos tradicionales y puede suponer un ahorro de hasta el 50 %.
  • La fibra de vidrio es un aislante de origen mineral. Aunque conlleva un alto consumo energético en su proceso de fabricación destaca por su capacidad aislante tanto térmica como acústicamente. Su estructura porosa atrapa el aire en el interior del aislamiento y evita la transmisión de calor. Permite un ahorro de entre un 20 y un 40 % de la energía usada en calefacción y acondicionamiento del hogar. Se vende en placas y en rollos.
  • El poliestireno extruido es un aislante versátil y duradero. Aunque es un derivado del petróleo y conlleva un alto consumo energético en su proceso de fabricación destaca por su capacidad aislante y por su resistencia al agua. Se vende en placas.
Ecoopciones, ahorrar energía en aislamiento

Acondiciona correctamente las ventanas

  • Ventanas de PVC: el 15 % de las pérdidas de calor en una vivienda se producen por las ventanas mal aisladas. Sin embargo, un vidrio bien aislado permite conservar la temperatura interior de la vivienda en invierno y evitar que entre el calor del sol en verano. Puedes reducir hasta un 50 % las pérdidas de calor sustituyendo las ventanas de cristal sencillo por sistemas con mejor aislamiento, como el cristal doble o las carpinterías con rotura de puente térmico.
  • Para saber la capacidad aislante de una ventana fíjate en su coeficiente U o transmitancia térmica, que viene indicado en la etiqueta. Este expresa la cantidad de calor o frío que traspasa el vidrio: cuanto más bajo sea este valor más aislamiento ofrece.
  • Los perfiles de PVC son los de mayor capacidad aislante aunque es un material biodegradable.
  • Las persianas permiten mejorar el aislamiento y ahorrar energía. En invierno permiten ganar hasta 4º de temperatura frente a una ventana sin persiana. En verano reducen un 70 % la entrada de calor.
  • Los estores son capaces de reducir sustancialmente las necesidades energéticas de la estancia donde los coloques.
  • Otra opción para evitar la entrada de aire frío es colocar unas cortinas gruesas frente a las ventanas mal aisladas. Si las eliges con un forro térmico, reforzarás el aislamiento térmico de la ventana. Ayudan a reducir el consumo de calefacción en invierno y el de aire acondicionado en verano. De este modo, pueden ayudar a reducir la temperatura hasta 7º C en verano.
Ecoopciones, ahorrar energía en aislamiento

Medidas para zonas exteriores

  • Usa toldos en tus zonas exteriores, ya que actúan como bloqueadores de los rayos del sol. De esta forma, permiten rebajar la temperatura y, por tanto, el uso del aire acondicionado con el consiguiente consumo de energía.

Para facilitar su uso puedes instalar un motor en el toldo que, además de evitarte esfuerzos, te permitirá programar la subida o bajada automática de la lona en las horas de mayor incidencia del sol aunque no estés en casa y así reducir el consumo de aire acondicionado cuando llegues. 

No te olvides de las tuberías

- El aislamiento térmico de las tuberías y conductos supone un ahorro energético de hasta el 90 % con respecto a las instalaciones sin aislar. Las coquillas o fundas pueden ser de espuma elastomérica (un tipo de caucho sintético), lana de vidrio, de roca o de espuma de neopreno. Este tipo de aislamiento, que mejora el rendimiento al evitar las pérdidas de calor y la congelación, es de uso obligatorio cuando la tubería transporte un líquido en estas circunstancias: a una temperatura menor a la del lugar por que discurre; a más de 40º C en aparcamientos, salas de máquinas, cuartos de contadores, falsos techos y otros lugares no habitables; por tuberías instaladas en el exterior de un edificio.

Ecoopciones, ahorrar energía en aislamiento

Por último, os mostramos dos trucos muy sencillos para mejorar el aislamiento de vuestra casa. Por un lado, instala paneles reflectantes tras los radiadores y emisores eléctricos para mejorar su rendimiento. Evitan que el calor se filtre por la pared y se pierda y lo proyectan hacia la habitación, con lo que se alcanza antes la temperatura de confort y se consigue hasta un 20 % de ahorro en calefacción.

Y, por otro parte y enfocado a evitar pérdidas de calor y frío por puertas y ventanas es colocar burletes y bajopuertas. Son bandas de silicona y otros materiales que se colocan en los bordes de las ventanas y las puertas y evitan las filtraciones de aire.