El certificado energético

Por Leroy Merlin

El certificado energético de una vivienda informa sobre su eficiencia energética, consumo y emisiones de CO2. Es obligatorio para alquilar o vender una casa.  

Desde junio del 2013 es obligatorio que todas las casas de nueva construcción y aquellas que se alquilan o vendan tengan un certificado energético expedido por un profesional capacitado, registrándolo en el organismo correspondiente de su comunidad autónoma. La intención de la Unión Europea es que para 2020 todas las viviendas dispongan del suyo. Este certificado, que tiene diez años de vigencia, lo emite una empresa o profesional autorizados y sin él no puedes vender o alquilar tu casa. Si lo hicieras, puedes enfrentarte a sanciones de 300 a 600 euros. También falsear el resultado puede suponer hasta 6.000 euros de multa.

El objetivo es que la eficiencia energética sea un factor importante a la hora de adquirir o alquilar una casa, como lo son su ubicación, los metros cuadrados o el diseño. Se pretende concienciar sobre el coste energético anual que puede llegar a suponer para un comprador una vivienda no eficiente. Al reducir las facturas en gas, electricidad o combustible, también se reducen las emisiones de CO2.

El certificado energético

El certificado energético es un documento que recoge en varias páginas datos sobre diferentes aspectos de la vivienda y que se resume en la etiqueta energética: un distintivo que refleja el consumo energético y las emisiones de CO2, con un código de colores y alfabético, fácilmente interpretable. La mayor calificación es la A, para las casas más eficientes, y la G para las menos eficientes.

Los certificados energéticos los emiten los arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros o ingenieros técnicos. Los precios no están regulados oficialmente y no existe tarifa máxima, por eso es conveniente consultar a varios profesionales antes de encargar el proyecto, porque las diferencias son grandes. Existen en Internet portales rastreadores de precios en materia de certificación energética que pueden resultar interesantes.

El Programa PAREER-CRECE del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) establece préstamos al 0% de interés de entre el 20% y el 70% de la inversión. Al igual que el Plan PIVE para la compra de automóviles nuevos o el Plan Renove de calderas, cuentan con unos fondos, por lo que cuando estos se acaben no se adjudicarán más ayudas hasta que se abra un nuevo programa.

Las comunidades autónomas y ayuntamientos cuentan con sus propios planes de ayuda. En el Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, cuentan con el plan MAD-RE, un plan que establece unos puntos básicos de actuación y que suponen el salto de, al menos, una letra en el certificado energético de la vivienda.