El riego del césped

Por Leroy Merlin

El riego es esencial para que el césped se mantenga bonito, uniforme y sano. Para ahorrar tiempo y esfuerzo, por un sistema automático de riego enterrado por aspersión.

Con un sistema automático de riego enterrado por aspersión todo son ventajas. Economizas agua y, con ello, dinero, ya que riega de forma más eficiente y controlada. Puedes elegir el horario y tiempo de riego precisos. La intensidad y la frecuencia de riego dependen del tipo de césped, el clima y la naturaleza del suelo. El riego se produce de manera uniforme y gradual, de forma similar a una lluvia suave.

Si vas a instalar un sistema de riego automático enterrado piensa que muchas de las piezas que lo integran van soterradas, de modo que es importante que te decidas antes de sembrar la pradera.

El riego del césped

El programador es el cerebro electrónico que memoriza y controla el programa de riego según un horario, tiempo y zonas de riego. Se acopla a una toma de agua y funciona con pilas, batería o conectado a la red eléctrica. Suele contar con programas prefijados, que simplifican su manejo. Algunos permiten controlar el riego del área de césped de forma independiente respecto a otras zonas del jardín con necesidades diferentes. 

Un sistema de riego enterrado se compone de:

• Emisores de riego. Son los encargados de lanzar el agua sobre el césped. Pueden ser de dos tipos: difusores, que proyectan una cortina continua de agua en forma de pequeñas gotas adecuada para áreas de césped pequeñas, y aspersores o turbinas, son los más indicados para superficies grandes y se mueven mientras lanzan el chorro de agua.

• Tuberías de distintos tamaños, conectores para electroválvulas, collarines, codos, piezas T. Están fabricados en polietileno o PVC y sirven para armar la red que permite la circulación del agua desde la toma a los difusores o aspersores. Permanecen enterrados.

• Electroválvulas. Son las piezas que abren y cierran el flujo del agua en respuesta a las órdenes del programador de riego. Son necesarias en jardines con varias zonas de riego, cada una de las cuales exige una electroválvula. Las hay que incluyen programador, para jardines pequeños.

• Filtro. Sirve para cribar las partículas que arrastra el agua y que podrían obstruir las distintas piezas del sistema.

• Reductor de presión. Garantiza una presión adecuada para el funcionamiento del sistema de riego por aspersión. Muchos reductores de presión incluyen filtro.

• Válvulas de control de reflujo. Impiden que el agua de las tuberías del riego automático retorne al circuito de la red doméstica.

• Arqueta contenedora. Cubeta con puerta en la parte superior que sirve para alojar varias electroválvulas y el programador multizona, y se entierra a ras de suelo.

• Sensor de lluvia. Es un dispositivo exterior provisto de una pequeña bandeja que al llenarse de agua envía una señal al programador para que suspenda el riego. Es un instrumento muy útil para ahorrar de agua. Algunos programadores lo incluyen.

El riego del césped