Nuevas estufas de gas de bajo consumo

Por Leroy Merlin

Si con una estufa de gas convencional gastas 23 bombonas por invierno, con estas necesitas solo 10. ¡Un ahorro de más del 50%! La clave está en el novedoso termostato de bajo consumo, capaz de mantener constante la temperatura deseada con un gasto mínimo de butano. Te contamos sus principales características y ventajas, no te pierdas este vídeo:

El novedoso termostato de bajo consumo

Cualquier sistema de calefacción que tenga un termostato regulable ayuda a ahorrar. Ajustas la temperatura y así solo consumes la energía que necesitas. ¿Cuál es la diferencia con el nuevo termostato de bajo consumo? Es mucho más preciso: el quemador principal se apaga completamente al alcanzar la temperatura elegida. Y se enciende automáticamente cuando hace falta.

El resultado: un mayor ahorro y una temperatura estable constante. Disfrutas de un ambiente confortable, sin picos de frío o calor. Y te olvidas de estar ajustando la temperatura a cada rato.

Al ser novedoso, pocos modelos cuentan con este tipo de termostato. Como la estufa Equation Eco, o las TCM con termostato “ON-OFF” (= bajo consumo). Todas ellas de venta exclusiva en LEROY MERLIN.

Estufas de gas de bajo consumo

Todo el mes con la misma bombona

Una estufa de gas convencional, encendida 4 horas cada día consume dos o más bombonas al mes. Las que tienen el nuevo termostato de bajo consumo no llegan a agotar una bombona. El ahorro está avalado con pruebas de laboratorio: se comparan dos estufas de la misma potencia (4,2 kW) para calentar un espacio de 30 m2.

¿Y si usas la estufa 8 horas por día durante los 6 meses de invierno? El ahorro aumenta significativamente: con una estufa con termostato de bajo consumo consumes 16 bombonas, frente a las 31 de una estufa convencional. Con un coste de 13€ por bombona, ahorrarías casi 200€ cada año.

¿Enciendes la estufa unas 6 horas por día? Gastarías solo 10 bombonas en todo el invierno, frente a las 23 de una estufa convencional.

Con todas las ventajas de la llama azul

Las nuevas estufas con termostato de bajo consumo ofrecen todos los beneficios de la llama azul:

- Mayor eficiencia. La ignición del gas se produce a una temperatura más elevada. Por eso se aprovecha mejor el combustible y la emisión de calor es mayor.

- Calor más rápido y mejor repartido. Normalmente tienen dos salidas de calor: por la parte frontal y por la superior. Así se crea un flujo de aire comparable al de los termoventiladores. Y se calienta la habitación más rápidamente que con otras estufas de gas.

- Más duraderas. El quemador de acero donde se produce la combustión del gas tiene una duración, en principio, ilimitada. Y no necesita mantenimiento.

Además, cuentan con todas las medidas de seguridad que exige la normativa europea.

Estufas de gas de bajo consumo