Evita enfermedades en plantas y flores

Por Leroy Merlin

La capacidad de resistencia de las plantas ante las plagas y enfermedades está relacionada con las características del cultivo y las condiciones climáticas. Lo mejor para evitarlas es la prevención.

Como sucede con todo organismo vivo, si las plantas están fuertes y saludables podrán resistir mejor y superar los ataques de las plagas y enfermedades. Para que cuenten con defensas naturales eficaces debes procurarles la luz, el riego, el abono o el tipo de sustrato y los nutrientes que necesitan. Además, si estás pendiente de los síntomas y eres constante en los tratamientos podrás mantener tus plantas ornamentales con buena salud a lo largo del tiempo. 

Cada especie de planta tiene unas necesidades específicas de luz y agua. Si recibe más de la cuenta sufrirá tanto como si no son suficientes. El suelo no debe encharcarse, ya que pueden surgir hongos de pudrición, que resultan letales. Averigua cuánto y qué tipo de abono necesitan tus plantas y dales la dosis justa. El exceso puede volverlas menos resistentes a las enfermedades y favorecer el desarrollo de hongos y bacterias perjudiciales.

Si en tu jardín o los recipientes de cultivo cunden las malas hierbas, tus plantas sufrirán una dura competencia por el agua, la luz y el abono, además de una atmósfera densa alrededor, ideal para que surjan hongos o se escondan insectos y ácaros. Apenas veas que aparecen, arráncalas a mano o con un escardillo.

Evita enfermedades en plantas y flores

Las condiciones climáticas en sus distintas variables de temperatura y humedad o sequedad ambiental resultan determinantes en la proliferación de plagas y enfermedades por hongos. Conocer cómo influyen te ayudará a estar más alerta. Las temperaturas suaves (20°) combinadas con las lluvias típicas de la primavera o el otoño propician, por ejemplo, la aparición del hongo oídio; el calor del verano, en cambio, detiene su actividad. Lo mismo sucede con la roya. El mildiu, por el contrario, es un hongo que prefiere las temperaturas bajas o medias, las nieblas y la humedad ambiental constante, por ello es más frecuente en el norte atlántico. Babosas y caracoles también necesitan temperaturas frescas y humedad, de allí su preferencia por la nocturnidad y las zonas más húmedas de la península.

El verano, con las altas temperaturas y sequedad del aire que lo caracterizan en la mayor parte de España, favorece la proliferación de la araña roja y los trips. La mosca blanca, en cambio, necesita calor y humedad en el ambiente, por ello es tan habitual en los invernaderos. Las cochinillas cerosas y estriadas, los pulgones, las hormigas y la polilla del geranio cunden desde la primavera al otoño, lo cual obliga a revisar las plantas de forma sistemática para detectar cuanto antes su presencia y ponerle remedio.

Evita enfermedades en plantas y flores

Si observas plantas afectadas por una plaga u hongo inicia el tratamiento inmediatamente. Para controlar las plagas y enfermedades de forma segura, en las tiendas Leroy Merlín encontrarás una amplia gama de insecticidas, fungicidas, acaricidas y antilimacos con el sello Autorizado para Jardinería (u Horticultura) Doméstica.

Muchos de estos fitosanitarios contienen principios activos de origen químico, pero también los hay con formulaciones ecológicas, basadas en sustancias de origen natural con menor impacto medioambiental e inocuas para los insectos útiles, especialmente los polinizadores (abejas, mariposas), tan necesarios para que se produzca la fecundación de las flores y la formación de semillas y frutos.

También puedes prevenir la aparición de plagas de manera natural cultivando plantas aromáticas. Muchas de ellas te servirán también para atraer abejas que polinicen las flores de tus hortalizas y árboles frutales.