Fungicidas, la solución a la antracnosis

Por Leroy Merlin

Ahora puedes preveer la aparición de los ácaros en tus plantas. Evita que las arañas rojas, amarillas y blancas aparezcan en tu jardín con el uso de fungicidas y antihongos.

Plantas que ataca

Pueden afectar a gran variedad de planta ornamental; son frecuentes los ataques a frutales, árboles, arbustivas, trepadoras, hortícolas y verduras, etc.

Afecta más a plantas de ambientes cálidos, a la sombra, con humedades altas y con poca ventilación; atacan ejemplares debilitados o con claros síntomas de padecer estrés.

Sintomatología y daños

  • Los síntomas y la agresividad de la enfermedad dependen de la especie de planta afectada.
  • Es una enfermedad causada por hongos y se desarrolla sobre hojas, brotes, tallos y frutos.
  • Empiezan con manchas amarillas, marrones o púrpuras, con márgenes bien definidos.
  • Las lesiones en tallos son más o menos redondeadas y oscuras; en hojas son angulares y siguen las venas, pero en otras ocasiones las lesiones constan de anillos circulares concéntricos
  • En frutos pueden provocar manchas deprimidas con anillos concéntricos bien marcados.

Medidas preventivas

Utilizar plantas libres de infecciones o tolerantes a la enfermedad y a ambientes húmedos.

Cambiar la ubicación de las plantas afectadas por lugares más soleados y ventilados.

Reducir los riegos por aspersión y los abonados ricos en nitrógeno.

Realizar podas para eliminar exceso de ramas/tallos, reducir la sombra y facilitar la aireación.

Recoger y eliminar el material infectado del parterre (hojas, frutos, ramas, tallos).

Desinfectar las herramientas de jardinería de manera frecuente, con una solución de lejía.

Para disminuir los daños se pueden realizar mejoras en el suelo mediante abonos orgánicos animales o del tipo abono de compost; también pueden realizarse los típicos abonados líquidos o granulados sólidos aplicados a suelo; otra medida cultural consiste en las cubiertas con acolchados específicos a base de triturados vegetales (mulching).

Es conveniente adecuar el riego a las necesidades propias de la planta, así como al tipo de suelo, plantación y ubicación de la misma.

Medidas curativas

  • Eliminar y destruir las hojas, brotes, tallos, flores y frutos fuertemente afectados.
  • Si aparecen ataques significativos, pueden realizarse aplicaciones con productos fungicidas a base de cobre como el fungicida cobre.