Gresite para tu piscina

Por Leroy Merlin

El gresite es un material perfecto para revestir las paredes y el suelo de la piscina porque es un excelente aislante, muy resistente a la humedad, a las heladas y a los cambios de temperatura, a los agentes externos y a los productos químicos. Es un revestimiento compuesto por baldosas de gres de pequeño tamaño que se adquiere en planchas llamadas teselas. Esos azulejos forman mosaicos que permiten una multitud de posibilidades decorativas y en una inmensa variedad de colores.

Gresite para tu piscina

Hay varios tipos de gresite:

Gresite de papel: los diferentes azulejos de cada tesela se presentan unidos gracias a un papel pegado en la parte vista. El papel se retira 24 horas después de su colocación.

Gresite de malla: los azulejos de gresite están unidos por una malla que se queda entre el gresite y el material de pegado utilizado. Su facilidad de colocación es su mayor ventaja.

Gresite de PVC: las piezas vienen unidas entre sí con gotas de PVC formando una baldosa. Destaca por su mayor facilidad de colocación.

Gresite para tu piscina

También puedes optar por los azulejos de cerámica que imitan el gresite. Se trata de teselas que, igualmente, forman mosaicos cerámicos de infinidad de colores y con los que se puede conseguir el acabado que desees, en función de su colocación.

Lo más importante al elegir el gresite para la piscina es que no sea poroso y que sea antideslizante. Otros aspectos que hay que tener en cuenta son su resistencia al rayado y al desgaste.