Guías de puertas correderas

Por LeroyMerlin

Cada tipo de puerta corredera necesita un tipo de guía para su instalación. Te contamos toda la información sobre las diferentes guías de puertas correderas.

Hay dos tipos de puertas correderas, en función de su instalación. Pueden ser sobrepuestas, que se deslizan sobre la pared y no necesitan obra, o empotradas, que corren por dentro del muro, con lo que dejan también libre la pared. Las segundas necesitan realizar obra para su instalación. La ventaja de estas últimas es que al correr por dentro del muro dejan también libre el espacio de la pared. 

Tanto si optas por una puerta corredera sobrepuesta como si lo haces por una empotrada, debes atender a sus características concretas para elegir la guía más adecuada. A continuación te contamos qué aspectos debes tener en cuenta para hacer la mejor elección.

Guías de puertas correderas

1. Guías para puertas correderas sobrepuestas

Tipos de guías para puertas correderas sobrepuestas

Si has decidido instalar una puerta corredera sobrepuesta podrás elegir entre dos tipos de guías: guías con embellecedor, disponibles en varios acabados y colores, o guías vistas decorativas. Estas últimas solo son compatibles con puertas de madera y con marco metálico, es decir, no son válidas para puertas de cristal.

Si tu puerta es de cristal, deberás incorporar siempre el juego de 2 pinzas para puertas de cristal.

Puedes consultar las compatibilidades y características de cada guía en su ficha técnica. 

Guías de puertas correderas

Cómo instalar puertas correderas sobrepuestas

Para instalar tu puerta corredera sobrepuesta solo tienes que:

  1. Retirar la puerta existente.
  2. Quitar el premarco o colocar embellecedores a su alrededor.
  3. Colocar la guía y ajustar la puerta corredera.

Una tarea bastante sencilla que puedes realizar tú mismo. Pero, si lo prefieres, en Leroy Merlin lo hacemos por ti. Consulta las condiciones de instalación en tu tienda. 

2. Guías para puertas correderas empotradas

Tipos de guías para puertas correderas empotradas

Para instalar una puerta corredera empotrada en el muro, necesitarás una guía encastrable o casoneto. El casoneto está formado por un armazón que se empotra en el muro para alojar la puerta cuando está abierta, y una guía y bastidor con sus correspondientes rodamientos y fijaciones, para abrir y cerrar la puerta.

Hay varios tipos de casonetos. A la hora de elegir, debes tener en cuenta el material y el grosor del tabique, así como el espesor de la puerta y si esta lleva molduras, o no. En función del material del tabique, hay casonetos específicos para paredes de ladrillo o de cartón yeso. Ten en cuenta que el grosor del casoneto y del tabique varía según el espesor de la puerta y si ésta lleva o no molduras.

Guías de puertas correderas

En la gama de Leroy Merlin puedes encontrar guías encastrables para puertas de madera y de cristal, con anchos entre 60 y 160 cm, para puertas simples y dobles. Además, si lo necesitas, podemos hacer tu casoneto a medida.

Cómo instalar puertas correderas empotradas

Para empotrar la puerta corredera en el muro hay que hacer una pequeña obra.

  1. Tras quitar la puerta y el premarco si los hubiera, hay que abrir el espacio necesario para la guía en el tabique.
  2. A continuación, se instala la estructura siguiendo las indicaciones del fabricante.
  3. Después, se aplica masa entre la guía y la pared (en el caso de paredes de ladrillo) o se coloca la nueva placa sobre la guía (en las paredes de cartón yeso).
  4. Ya solo queda dar el acabado final a la pared y a continuación, instalar la puerta y ajustarla.

Y recuerda que si lo prefieres, en Leroy Merlin lo hacemos por ti.