Cómo hacer tu pérgola de madera por piezas

Por Leroy Merlin

¿Quieres diseñar tu propio espacio de sombra en tu terraza o jardín? Una pérgola por piezas es la solución ideal para crear una zona de relax a la medida de tus necesidades. Mide el espacio disponible y ponte manos a la obra. Te contamos cómo.

Adosada o independiente

Una pérgola te permite crear un espacio resguardado en la terraza o el jardín. Las hay de varios tipos, pero si te has decidido a crear una pérgola por piezas, lo primero es pensar si la quieres adosada a la vivienda o independiente.

Las denominadas marquesinas son una buena elección si dispones de un espacio adecuado para crear tu zona de relax adosada a la vivienda. Puedes aprovechar una zona embaldosada, comunicarla con la vivienda por la puerta de la cocina o el comedor…  Estas estructuras de anclan por un lado a la fachada y por el otro al suelo con dos postes o más, en función del tamaño.

Otra opción es crear una zona de sombra independiente en el centro del jardín o en un rincón, para utilizarla como cenador, como zona de relax o incluso como cochera. 

Ten en cuenta que las pérgolas se construyen siempre sobre superficies niveladas y firmes. En LEROY MERLIN encontrarás anclajes específicos para solados y para césped y terrenos arenosos.

Las piezas de la pérgola

Todas las pérgolas se construyen a base de las mismas piezas. Habrá que utilizar más o menos cantidad en función de la ubicación y el tamaño.

Cómo hacer tu pérgola de madera por piezas

Cómo diseñar tu pérgola

Lo primero que debes hacer es diseñar tu pérgola. Toma las medidas del espacio donde quieres colocar la pérgola y dibújala en un papel. Puedes consultar en tu tienda LEROY MERLIN qué cantidad de material necesitarás exactamente para la estructura del tamaño que quieres crear.

Los anclajes dependerán del tipo de suelo donde vayas a colocar la pérgola. Los hay de dos tipos: para suelo y para césped o terrenos arenosos, donde se pueda clavar.

Además de las piezas que conformarán la estructura recuerda elegir la tornillería adecuada. Asegúrate de que es resistente a la intemperie: deben ser de acero inoxidable.

También necesitarás unas pocas herramientas: un metro, un taladro, una atornilladora y un mazo o martillo. Con todo esto, ya puedes ponerte manos a la obra con la ayuda de otra persona, para poder manejar las piezas, que son de gran tamaño.

Manos a la obra

Si vas a colocar tu pérgola sobre un terreno blando, lo primero es compactarlo y nivelarlo. Para ello puedes utilizar un rodillo de jardín, especialmente pensado para estos trabajos.

Antes de empezar a construirla, es recomendable realizar las perforaciones para los tornillos en todas las piezas de madera. De esta forma, luego será más fácil y rápido el montaje.

Une los pilares y los travesaños tendidos en el suelo formando un ángulo recto. A continuación, coloca las escuadras para que la estructura sea más rígida.

Encaja los soportes en cada uno de los pilares.

Levanta y ubica las dos mitades de la pérgola y asegúrate de que están en paralelo.

Coloca los travesaños en sus posiciones y, por último, fija la estructura al suelo.

Existen diferentes tipos de producto para proteger de la intemperie o hacer sombra (toldos, malla de sombreo, placas de teja, tegola asfáltica…).